CARGANDO

Tipo de búsqueda

Biodiversidad Medio ambiente

Luego de 17 años regresa la cigarra periódica

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on reddit
Share on telegram

Para muchos, la verdadera banda sonora de los veranos es el canto de las cigarras. En Estados Unidos este año es el regreso de las cigarras periódicas. Una singular y longeva criatura que con su embriagante y monótono canto, más bien es un sonido (las cigarras no cantan, estridulan), marca el inicio de la estación estival al sur de ese país cada 17 años.

Regresa la cigarra periódica

Hoy te contaremos quiénes son las cigarras periódicas, por qué pasan 17 años aguardando para salir, qué hacen durante ese tiempo, cómo lo hacen y por qué son importantes en la naturaleza y sus procesos.

En principio hay que decir que hay especies de cigarras que nos honran con su presencia todos los años, ellas son las anuales. Existen miles de especies de cigarras y se les puede hallar en todos los continentes, excepto en la Antártida.

Por otro lado, hay unas especies, las periódicas, que son más exóticas y una de ellas es la que hoy nos ocupa.

La Magicicada septendecim es un insecto cautivante, del orden Hemiptera, que pasa 17 años enterrado, alimentándose de la savia de las raíces arbóreas.

Existen al menos 14 cigarras que son la delicia de cualquier fanático de la ciencia. Son especies que desarrollan su ciclo vital coincidiendo con números primos. Es decir, hay especies muy singulares de cigarras que emergen de la tierra cada 7, 13 y 17 años.

Hasta ahora ese patrón de aparición es uno de los grandes misterios de la ciencia. Hay quienes aseguran que lo hacen para no coincidir con los ciclos reproductivos de algunos de sus depredadores.

La sorprendente vida de la cigarra periódica

La última vez que la cigarra periódica había sido vista era el año 2003. De pronto un día, cuando la temperatura del suelo alcanzó los 18 grados Celcius y la Tierra había girado 17 veces alrededor del sol, emergieron millones de cigarras periódicas de la tierra y treparon hasta las ramas superiores de los árboles en varias regiones muy específicas de Estados Unidos: Virginia, Virginia Occidental y Carolina del Norte.

Las cigarras periódicas son criaturas fascinantes
“Son grandes y son ruidosas, ¿Qué no se puede amar de ellas?”

Una vez ahí iniciará su proceso de metamorfosis colectiva. Una señal de su llegada son los pequeños hoyos en la tierra, por donde emergen las ninfas. Se instalan en las hojas y salen de su exoesqueleto con una apariencia blanca y suave.

Luego adquirirán su atavío de adultas, de cuerpo verde, a veces negrísimo, e intensos ojos rojos y empezarán a volar, para satisfacción de los mapaches, tortugas, pájaros y científicos, que han esperado con paciencia su regreso. Un entomólogo de Virginia Tech, afirma: “Son grandes y son ruidosas, ¿Qué no se puede amar de ellas?”.

Las cigarras periódicas están consideradas unos de los insectos más ruidosos de la Tierra. El sonido, emitido solo por los machos, puede alcanzar más decibeles que una máquina de cortar césped. Su ciclo vital supera ampliamente el de cualquier insecto pero solo estarán al aire libre unos pocos días.

Al finalizar su metamorfosis hará gala de un tamaño importante, y le saldrán alas, aunque no podrá volar porque deberá esperar a que se sequen y se endurezcan. En esa etapa son vulnerables y son la presa favorita de las especies salvajes del bosque.

Cuando las hembras llegan a la madurez de sus órganos de reproducción, empieza su etapa de apareamiento, la cual llevan a cabo de manera intensa. Los machos se aparean con tantas hembras como pueden y las hembras van a poner de 500 a 600 huevos cada una.

Luego de ese ritual de apareamiento con visos de orgía, todos mueren. Luego los huevos eclosionarán y las ninfas caerán al suelo, donde harán un nido en la tierra y esperarán otros 17 años para reaparecer.

No son peligrosas…para los humanos

No pican, no muerden, son inofensivas para el ser humano e incluso para los animales domésticos. Estas criaturas resultan tan fascinantes y tan exóticas que si no hay cultivos de árboles frutales o viñedos que cuidar, la aparición de las cigarras periódicas es un espectáculo que hay que disfrutar, porque las cigarras no son especialmente peligrosas para la integridad física de los seres humanos.

La cigarra periódica regresa cada 17 años
Ante su emergencia, hay que proteger a los árboles más jóvenes.

Ahora bien, para los huertos, viveros de árboles ornamentales o viñedos, las cigarras pueden ser una amenaza. El follaje no forma parte de su alimentación pero sí pueden dañar las ramas y las hojas de las plantas muy pequeñas o jóvenes cuando ponen sus huevos.

Los investigadores recomiendan a los productores del campo no sembrar nuevos árboles durante el año o dos años antes de la emergencia de los chicharras.  

Quienes han estudiado a las chicharras, como también se les conocen, advierten que las cigarras pueden reproducirse en cantidades enormes, por lo que llaman a estar atentos y tomar medidas para proteger a las plantas más jóvenes. La explosiva cantidad de huevas puede impedir el crecimiento de la planta e inclusive llegar a matarla.

En este video, una obra del año 2004 del laureado y recordado Richard Attenborough para la BBC de Londres, se puede apreciar el hipnótico momento en el que emergen las cigarras periódicas. 

Sin duda las cigarras, o las chicharras, son criaturas que nos demuestran que la naturaleza es  cautivadora y fascinante. Esperemos que el regreso de las cigarras periódicas en la próxima cita, pautada para el año 2037, podamos recibirlas en un planeta más amable con todas las especies, incluida la humana.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas:

A continuación