CARGANDO

Tipo de búsqueda

Contaminación Contaminación del agua Contaminación del suelo Medio ambiente

La basuraleza invisible, o contaminación difusa, no se ve, pero es muy dañina

No son botellas, bolsas de plástico o colillas de cigarrillos que flotan a la deriva en un río o en una playa. Hay desechos que nuestros ojos no alcanzan a ver, pero están ahí, contaminando el aire, el suelo y las aguas. Se llama basuraleza invisible o contaminación difusa y está compuesta por cientos de sustancias tóxicas procedentes de medicamentos, plaguicidas, cosméticos y gran cantidad de productos.

La basuraleza invisible o contaminación difusa

Aunque no los podemos observar, estos compuestos contaminantes de origen químico dañan de manera grave las aguas de ríos, lagunas y arroyos. De ahí, llegan a los suelos y a los sedimentos y hasta los océanos. Estos contaminantes que no podemos observar a simple vista, también afectan los usos que hace el ser humano del agua y el suelo.

Es la basuraleza que no se ve, pero contamina, incluso sitios que en teoría están protegidos y donde habita fauna amenazada. Así aparece recogido en un informe llamado Ciencia Libera.

Este estudio fue elaborado por expertos de la organización SEO/BirdLife, en colaboración con el Instituto de Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (IDAEA-CSIC) y el Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos (IREC-CSIC).

Se trata de un estudio pionero porque es la primera evaluación hecha, a gran escala, para detectar la presencia de contaminación difusa en los entornos naturales de España.

La lista de compuestos contaminantes que se encuentran en la naturaleza alcanza el centenar. Se ha logrado determinar la presencia de hasta 34 compuestos farmacológicos, más de 30 plaguicidas, decenas de sustancias usadas en la formulación de pinturas, retardantes, refrigerantes e hidrocarburos.

Los datos de un plan

En el año 2017, el colectivo conservacionista SEO/BirdLife y la organización Ecoembes pusieron en marcha el Proyecto Libera. En principio, este plan se concibió para sembrar conciencia y movilizar a la ciudadanía en torno a la necesidad de mantener el patrimonio natural libre de basuraleza, littering o basura dispersa, como también se le conoce.

Basuraleza invisible contamina el agua y los suelos
Este estudio es pionero por la gran cantidad de datos que recabó y la representatividad de la muestra.

La directiva de SEO/BirdLife destaca que la información que se logró recabar constituye una base de datos única en Europa. Tras varios años de duro trabajo, fue posible registrar más de 49.000 datos de 2.595 muestras, obtenidas en siete hábitats distintos de España.

Los expertos que participaron en la elaboración del estudio seleccionaron 140 Áreas Importantes para la Conservación de las Aves y la Biodiversidad (IBA, por sus siglas en inglés). En España hay 469 de estas áreas identificadas y su distribución, en cuanto a ecosistemas y regiones, es homogénea. De tal manera que los resultados son bastante representativos.

Es de destacar que 94 de las IBA analizadas son Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA). Tres se encuentran en Parques Nacionales y 29 en Parques Naturales, donde están incluidos el Delta del Ebro, La Albufera de Valencia, Doñana y el Mar Menor. Los datos arrojados por la investigación también determinaron que:

  • En las zonas estudiadas se detectó la presencia de meso y microplásticos.
  • El agua del 97% de las IBA hay contaminación. Solo cuatro están libres.
  • Los fármacos son los contaminantes más encontrados.
  • Las cantidades de 15 de 21 fármacos identificados están en los límites que la OMS considera peligrosos para la fauna.
  • La cafeína está presente en el 74% de las muestras.
  • El antihipertensivo valsartán está en el 44% de las muestras.
  • El anticonvulsivo carbamazepina se observó en el 39% de las aguas estudiadas.
  • Los plaguicidas se observaron en 57% de las muestras, incluso se hallaron restos de DDT, prohibido desde hace al menos 25 años.

Son componentes muy dañinos

Toda esta contaminación, aunque no logremos verla, es muy peligrosa. Tanto para la salud humana como para el equilibrio de los ecosistemas. Es importante que se le preste atención a esta problemática, porque se trata de formulaciones que son carcinógenas, disruptores endocrinos, neurotóxicos y, en algunos casos, son bioacumulables.

Este estudio, además de desvelar la contaminación que se encuentra oculta en la naturaleza, revela cuáles son las regiones de España más afectadas. Para los investigadores es llamativo el alto nivel de contaminación del agua de Extremadura o el de los suelos del Pirineo oriental. No obstante, aclaran que está pendiente la elaboración de un análisis pormenorizado de cada región.

Darle poder al consumidor

Una vez conocidos estos datos, queda avanzar en darle una solución a este apremiante problema. Porque no se trata de que los ríos y suelos están contaminados por “el mal comportamiento” de la población o de un consumo no responsable.

La Contaminación difusa está en ríos y lagunas
La basuraleza difusa no se observa a simple vista, como el resto de la basura, pero está presente en aguas y suelos.

La presencia de contaminación difusa en la naturaleza, en los niveles detectados, tiene que ver con un sistema de producción que es muy dañino. La actividad desarrollada por la industria agrícola y otras industrias, además de la mala gestión de las aguas residuales, están detrás de los altísimos niveles de contaminación.

Es necesario revisar cómo la agroindustria está usando los pesticidas, en qué cantidades y por qué las aguas residuales de todas las industrias no son tratadas de manera correcta antes de ser vertidas. El grave problema de la basuraleza invisible exige que se pongan en marcha medidas que le den el control de su forma de consumo a las personas.

La contaminación difusa es más peligrosa porque no logramos detectarla solo con los sentidos y además no depende de acciones individuales. Por tanto, las personas tienen el derecho de saber que hay productos que son dañinos, incluso mucho tiempo después de ser desechados.

Etiquetas:

A continuación