CARGANDO

Tipo de búsqueda

Consumo ético Desarrollo sostenible

La alargascencia es la respuesta a la obsolescencia programada

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on reddit
Share on telegram

Ante la obsolescencia, la alargascencia. La alargascencia es un comportamiento social y económico que cada vez cobra mayor pertinencia y suma más seguidores a la causa de un planeta que se enfrenta al cambio climático. La conciencia de cómo los hábitos de consumo impactan en el planeta y sus recursos, debe ser sembrada y fortalecida.

Qué es la alargascencia

La alargascencia surge como una respuesta necesaria ante el consumo, o el consumismo que es su fase más voraz, depredadora e inconsciente. Esta iniciativa, impulsada por la organización Amigos de la Tierra, busca alargar la vida útil de los objetos de consumo y así evitar lo que se conoce como consumo lineal, que consiste extraer recursos, crear productos, usarlos por poco tiempo y desecharlos para reemplazarlos por un producto nuevo.

Esta organización, a través de un sitio web colaborativo, ofrece un variado directorio de sitios donde se pueden reparar, reciclar o alquilar objetos, vender y comprar de segunda mano o hacer trueque. También reúnen datos de iniciativas similares para tejer una gran red de consumo circular que mitigue la sobre explotación de recursos para consumir objetos.

economía circular
¿Qué es la economía circular?

Para saber más, haz click sobre la imagen

El sistema económico promueve de distintas maneras el consumo voraz de productos, pues se cree que de esa manera se dinamiza la economía. La obsolescencia programada es una de las formas que el sistema tiene para mantener el ritmo de consumo. Comprar objetos que se desecharán irremediablemente en corto tiempo. Lo cierto es que el planeta y sus recursos naturales ya no pueden financiar ese nivel de consumo de recursos.

Pero la alargascencia no es una iniciativa aislada. Este movimiento está inscrito en la misma corriente de otros movimientos como el anticonsumismo, el decrecimiento, el friganismo, el veganismo o cualquier otro movimiento que promueva una economía sostenible y respetuosa con el medio ambiente. El reducir, reciclar y reusar es un mantra que cobra vida en los postulados de la alargascencia.

El anticonsumismo

El anticonsumismo es un movimiento que le hace frente y combate al consumismo. Los altos niveles de consumo, promovidos por las grandes corporaciones y marcas comerciales de presencia global, son una trituradora de recursos naturales que parece no saciarse. Esto ha provocado que el planeta se encuentre al borde de una catástrofe medio ambiental.

La alargascencia contra la obsolescencia
Reparar es una práctica que se lleva a cabo en los países en desarrollo desde hace bastante tiempo.

No obstante, es necesario dejar asentado que estos movimientos que combaten el consumo desmedido son propios de los países desarrollados. En el Sur Global estos movimientos no tienen mucho arraigo porque persisten deudas sociales y económicas que todavía no han sido saldadas. Grandes sectores de la población en los países en desarrollo todavía no pueden satisfacer consumos básicos, mucho menos consumos superfluos.

Reparar, alargar la vida de los objetos, es una práctica que se lleva a cabo en los países en desarrollo desde hace bastante tiempo. Las circunstancias políticas o económicas han obligado a recuperar aparatos estropeados ante la imposibilidad de sustituirlos. Cuba, sometida a un dilatado bloqueo económico, es un ejemplo diáfano de cómo el ingenio humano se pone al servicio de la recuperación de objetos.

Ahora, frente a un agotamiento de los recursos, producto del consumo desaforado e insustancial de los países del Norte desarrollado, se hace necesario avanzar, todos en el planeta, hacia modelos de desarrollo sostenible y posible dentro de un planeta que tiene sus recursos seriamente mermados.

Dejar de consumir

Dejar de consumir de manera innecesaria es un reclamo que hace el planeta. Pequeñas acciones pueden marcar la diferencia y servir como punto de partida. Salvar el planeta no es compatible con el actual modelo de consumo y por algún lado hay que empezar.

La alargascencia prolonga la vida de los objetos
Seguir las tedencias de moda es insostenible para el planeta.

Comprar ropa y seguir tendencias de la moda de manera constante es insostenible. La industria textil es una de las que más consumen recursos y tienen más emisiones de CO2. Además su producción es hecha por trabajadores explotados en países en desarrollo.

El libro Guía Para Vestir Sin Trabajo Esclavo es una publicación de la organización Setem  disponible en línea donde se puede conocer cómo grandes firmas de la industria de la moda son responsables de prácticas bastante cuestionables en países del Sur Global.  

Las tiendas de ropa de segunda mano están llenas de prendas en buen estado disponibles que pueden durar muchos años y servirle a muchas personas antes de acabar en un vertedero o una incineradora.

Cambiar el móvil o el ordenador muchas veces es una decisión que obedece a un capricho. Otras veces, ante una avería, estos dispositivos son sustituidos sin averiguar primero si es posible repararlos. Todo es cuestión de conectarse un poco con las necesidades del planeta y la de los países donde se explota el coltán y acudir a un taller de reparaciones.

Los recursos naturales que demanda el sistema económico actual son cada vez más escasos o están contaminados y el planeta no puede soportar el modelo actual de consumo. Practicar la alargascencia es una forma de comprometerse con el desarrollo sostenible dentro de los límites que marca la salud del planeta.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas: