CARGANDO

Tipo de búsqueda

Derechos humanos Desarrollo sostenible

Según el último informe de la FAO, el hambre crece en el mundo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on reddit
Share on telegram

La llegada de la pandemia, y la consecuente crisis epidemiológica, significó la agudización de problemas que ya como humanidad arrastramos. A ese respecto, el más reciente informe de la FAO sobre el hambre en el mundo es sombrío y pesimista.

Informe de la FAO sobre el hambre en el mundo

El reporte advierte que a los 690 millones de seres humanos que ya padecen hambre crónica en el mundo se les sumarán 130 millones como consecuencia de la emergencia sanitaria de la Covid-19, que ha desarticulado toda la red mundial de suministros alimentarios.

El informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) correspondiente a 2020, recuerda que desde el informe anterior se viene advirtiendo que el mundo, lamentablemente, no podrá alcanzar la mayoría de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) previstos para el año 2030.

Como consecuencia de la pandemia, y a las medidas de aislamiento que han sido necesarias para contener el avance del virus, se han producido una serie de alteraciones en los procesos relacionados con los alimentos. Cadenas mundiales de comercialización y distribución de alimentos paralizadas, escasez de mano de obra y cosechas perdidas, son algunos de los efectos que se están reportando.

Un problema agravado

Con respecto al año 2019, la situación del hambre en el mundo no ha cambiado de manera sustancial en 2020, el año que marcaba la cuenta regresiva de 10 años hasta la fecha estipulada en la Agenda 2030. Los progresos para mejorar la alimentación y la agricultura en el planeta siguen siendo muy pocos.

El hambre atrasa los Objetivos de Desarrollo Sostenible
La pandemia de Covid-19 aumentará el número de personas con hambre crónica.

Antes de la pandemia, el informe de FAO del año 2019 estableció que unos 690 millones de personas padecían hambre, lo que equivale a decir, el 8.9% de la población mundial. Esto significa que en un año aumentó en 10 millones de personas y 60 millones en cinco años.

En un nivel global, la inseguridad alimentaria ha venido creciendo desde el año 2015. Se estima que en la actualidad un 25% de la población mundial se encuentra afectada. Como ocurre con todos los problemas sociales y económicos que padece el planeta, las mujeres son las que llevan la peor parte de los efectos de la emergencia epidemiológica mundial y sus repercusiones en la alimentación.

La crisis sanitaria llegó para poner en riesgo al 35% de los empleos relacionados con la gestión de los alimentos. Las personas que dependen de los sistemas de suministros de alimentos alrededor del mundo, se contabilizan en unos 4.500 millones. Quienes producen, recolectan, almacenan, elaboran, distribuyen y comercializan el sustento, para la población y para sus propias familias.

Panorama desalentador

Otros escenarios descritos en el informe de la FAO, demuestran que el rendimiento y los ingresos de los pequeños productores, de manera sistemática, siguen siendo más bajos que los de los productores de alimentos a mayor escala.

Esto es debido a que el gasto público en agricultura, durante los últimos 10 años, ha permanecido prácticamente igual, si se le compara con el porcentaje que representa la agricultura en el producto interno bruto (PIB) mundial.

También se destaca en el panorama descrito por el organismo de Naciones Unidas, el número de países afectados por la inflación de los precios de los alimentos. Si bien esa cifra disminuyó en el período 2017-2018, más de un cuarto de los países sigue afectado por la volatilidad en el costo de los alimentos.

Por otro lado, el estrés producido por la falta de agua a nivel mundial se mantiene en un porcentaje estable que gira alrededor del 17%, algunas regiones de Asia central y meridional, así como en África septentrional registran porcentajes de hasta 70% de estrés por falta del líquido esencial.

Igualmente el recurso fitogenético también se tomó en cuenta. Si bien los autores del informe destacan que se ha elevado la existencia mundial de variedades y especies para la alimentación y la agricultura, los esfuerzos por asegurar la diversidad de cultivos todavía resultan insuficientes.

¿Qué hacer?

A juicio de Qu Dongyu, Director General de la FAO, su organismo se encuentra haciendo esfuerzos constantes en aras de garantizar una alimentación estable para todos los seres humanos. Dice el funcionario que para limitar los efectos nocivos de la pandemia sobre la seguridad alimentaria y la nutrición y lograr la resiliencia se debe transformar el actual sistema alimentario.

La pandemia ha interferido en los procesos de producción de alimentos
Se deben aunar esfuerzos que logren garantizar alimentos nutritivos y adecuados para todos.

Esta transformación descansa en tres estrategias que deben dirigir las respuestas ante los retos, no solo sanitarios sino los relacionados con el cambio climático.

  • Mejorar la recolección de datos. Las respuestas oportunas ante los desafíos depende de conocer exactamente dónde y quiénes necesitan apoyo y cómo se les va a brindar.
  • Aumentar la sinergia de las acciones colectivas. La crisis sanitaria y la crisis climática exigen que se unan los esfuerzos y que se trabaje de manera simultánea para lograr juntar recursos que redunden en una respuesta y en una recuperación integrales.
  • Acelerar la innovación. Se debe incrementar la inversión en tecnología digital e innovación de la infraestructura, a fin de mejorar la recolección de datos, aumentar la eficiencia en la producción de alimentos y asegurar un acceso oportuno a los mercados.

Aunque  el tono del informe de la FAO sobre el hambre en el mundo es bastante pesimista, siempre hay palabras para la acción positiva y propositiva. Se deben aunar esfuerzos que logren garantizar alimentos nutritivos y adecuados para todos, pero siempre dentro de los Objetivos del Desarrollo Sostenible.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas: