CARGANDO

Tipo de búsqueda

Contaminación Medio ambiente

Los videojuegos en línea también tienen un impacto medioambiental

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on reddit
Share on telegram

El impacto medioambiental de los videojuegos en línea es un asunto que muy pocas veces se aborda. A propósito de esto, Sony y Microsoft acaban de anunciar que lanzarán dentro de unos pocos días sus nuevas consolas en formato 100% digital. Visto así, parece una buena noticia. Son millones de discos que se dejarán de fabricar y no se convertirán en basura tecnológica.

Impacto ambiental de los juegos en línea

Sin embargo, es conveniente hacer un alto y reflexionar acerca del alcance de esta medida. ¿Es positivo que dos gigantes de la tecnología dejen de fabricar discos? En principio, sí. La PS5 Digital Edition y la Xbox Series no admitirán formato físico y toda la información se almacenará en formato digital. Y justo ahí radica el inconveniente.

Los formatos digitales no son un remedio absoluto. O lo son de manera parcial. El almacenamiento digital es una importante fuente de emisiones de CO2, porque eso que algunos llaman la “nube”, que tiene connotaciones de inmaterialidad, en realidad son grandes servidores, con mucha capacidad y potencia y a la vez muy demandantes de energía.

Un ejemplo del costo medioambiental de la “nube” es la música en streaming. En teoría, la música en formato digital es más eco amigable que la que se distribuye en discos compactos o vinilos, pero no.  Almacenar una cantidad de incalculable de música requiere el uso de servidores muy potentes, que además requieren casi la mitad de esa energía para enfriarse.

Los videojuegos digitales no son tan ecológicos

El impacto en el medio ambiente los videojuegos en formato digital será mayor que el de la música. Al día de hoy, solo en Estados Unidos, el consumo de energía de las plataformas de juego de transmisión continua, representan 34 teravatios-hora al año. Una cifra similar a la que consumiría cualquier estado con 2 millones de habitantes.

Los juegos digitales no son tan ecológicos
Los potentes servidores usados en la industria de los juegos consumen enormes cantidades de energía.

El elevado consumo de energía de las plataformas de juego se debe a sus servidores. Estas estructuras de almacenamiento producen emisiones de dióxido de carbono indirectas, en un número similar a las que emitirían unos 5 millones de vehículos.

Jugar en formato digital solo agravará esta realidad de contaminación medioambiental y emisiones de gases de efecto invernadero. Diversos expertos alrededor del mundo advierten que videojuegos más grandes, más ricos en detalles gráficos y de sonido, requerirán mayor almacenaje y más servidores.

Sony y Microsoft quieren se verdes, pero…

Tanto Microsoft como Sony tienen planes de dejar de emitir carbono para 2030 y 2050 respectivamente, pero nadie se explica cómo lo harán. Sus planes son poco creíbles dada la opacidad con la que manejan datos acerca de sus cadenas de suministros, la forma en que se fabrican sus consolas o la demanda de energía de sus servidores.

El Internet contamina el ambiente
Hasta el Internet le hace daño a nuestro planeta

Para saber más, haz click sobre la imagen

Las consolas y todos los componentes usados en los videojuegos, digitales y de disco, son fabricadas en plantas ubicadas en China. Un país cuya economía depende, hasta ahora, de manera muy marcada de las energías fósiles.

Las nuevas consolas además usan chips cada vez más pequeños. Contrario a lo que pudiera pensarse, mientras más pequeño es un chip, más energía debe usarse en su fabricación. Adicionalmente, estos artefactos son muy difíciles de reciclar, por lo que siempre acaban en cementerios de desechos electrónicos.

Los expertos no son nada optimistas en relación a los juegos en formato digital. Los juegos en la nube demandan más energía por hora que los juegos locales. Hasta ahora, los juegos en transmisión continua solo representan el 7% de la demanda de red. Pero los planes de los grandes fabricantes hacen pensar que para 2030, los juegos en línea aumentarán sus emisiones de CO2 en un 30%.

Playing for the Planet

Playing for the Planet es una iniciativa auspiciada por Naciones Unidas que reúne a los gigantes de la industria de los videojuegos y otras empresas más pequeñas de desarrollo. Esta alianza tiene como meta reducir para el año 2030, hasta 30 millones de toneladas de CO2.

jugar en línea tiene un impacto en el ambiente
Las consolas y los artefactos usados en los juegos electrónicos son difíciles de reciclar.

Alcanzar ese objetivo requerirá de acciones que van desde el desarrollo de videojuegos, la fabricación de consolas y embalajes, hasta la sensibilización de la comunidad de gamers en materia de sostenibilidad. Con el anuncio hecho por los dos gigantes de los videojuegos, no queda sino preguntarse ¿Dónde queda el convenio Playing for the Planet?

El anuncio de Sony y Microsoft sobre los nuevos artefactos para jugar en línea no ha hecho sino encender las alarmas y van en total contrasentido a lo que se plantean en la alianza y el compromiso hecho con Naciones Unidas. Puede que se trate de una estrategia más de greenwashing.

El impacto medioambiental de los videojuegos en streaming es real, es mensurable y no es para nada un juego. Los compromisos que los grandes fabricantes de la industria han adquirido con la comunidad global y con el medioambiente deben ser honrados.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas: