CARGANDO

Tipo de búsqueda

Biodiversidad Medio ambiente

La pérdida de biodiversidad tiene un impacto económico y cuesta mucho dinero

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on reddit
Share on telegram

Cada año se pierden miles de especies de flora y fauna, los ecosistemas se modifican de manera radical y pierden su capacidad de ofrecer servicios esenciales para la vida. Sin embargo pocas personas conocen el real impacto económico de la pérdida de biodiversidad. El costo, en términos monetarios, que supone que desaparezcan especies y se degrade el hábitat.

Impacto económico de la pérdida de biodiversidad

La pérdida de biodiversidad afecta varias dimensiones, y la económica y la social son dos de las que no se pueden obviar y de las que poco se habla. Recientemente, el AXA Research Fund, publicó un estudio denominado Guía de Biodiversidad en riesgo, un documento que cuantifica por primera vez el impacto económico de una pérdida importante de diversidad biológica.

El estudio de AXA señala que esta merma en la economía puede estar cuantificada entre 125 y 140 billones de dólares al año y los más afectados por estas pérdidas económicas serán las poblaciones menos favorecidas, las que dependen de los recursos naturales para su sustento.      

Por su parte, la economista ambiental Begoña Álvarez-Farizo, está elaborando un método para cuantificar el valor de los ecosistemas destruidos. Si bien se puede calcular la disminución de ingresos por concepto de madera, por ejemplo, poco se sabe del costo que ocasiona en la sanidad pública el incremento de enfermedades respiratorias por la contaminación del aire.

El norte no se entera

Asegura Begoña Álvarez-Farizo que el ciudadano común de los países desarrollado tiene poca conciencia del impacto económico que significa la pérdida de biodiversidad o el empeoramiento en la calidad del aire.

Esas consecuencias las tienen más presentes los habitantes de zonas rurales de los países en desarrollo, quienes se pueden quedar sin alimento de manera inmediata por causa de algún evento climático. Si a Europa no llegan los plátanos de Canarias, seguro llegarán de Costa Rica y seguramente más baratos.

Dice la investigadora que su especialidad, la economía ambiental, busca que se incluya en el cálculo del PIB el costo que genera la pérdida de biodiversidad. Si se llegara a conocer la renta que producen los recursos naturales y los ecosistemas, costaría menos que los gobiernos nacionales o locales dedicaran recursos a la conservación de la biodiversidad.

Como los servicios ecosistémicos de los bosques no producen un flujo de dinero específico, no se aprecian en su justo valor. Paradójicamente, aumentan las áreas protegidas en el mundo pero la disminución de la diversidad biológica no se detiene. Quizá tenga que ver con que el problema es mucho más complejo, vinculado al modelo de desarrollo intensivo.

Vínculos entre economía y biodiversidad
Los efectos más duros de la pérdida de especies afectan primero a los más pobres.

Una estrecha relación

La vinculación que hay entre biodiversidad y economía es muy cercana. Sin recursos naturales no podría haber desarrollo económico. La pérdida de biodiversidad, la contaminación y el aumento de plagas afectarán los sectores de la agricultura, la pesca, el turismo y hasta la sanidad. Sin embargo los gobiernos siguen haciendo planes sin tomar en cuenta esa realidad.

No obstante, el informe es optimista porque asegura que las empresas están cada vez más conscientes de las repercusiones que tendrían en sus operaciones, y hasta en su reputación, las afectaciones a la naturaleza, sus recursos y servicios.

La humanidad se ha desarrollado sobre una falsa percepción de que la naturaleza no es necesaria para la sobrevivencia y que con la tecnología bastaría. La realidad es que la naturaleza y su diversidad biológica son necesarios hoy más que nunca cuando la población del planeta rebasa los 6 mil millones de individuos y en el año 2050 seremos más 9 mil millones.

Según lo ha determinado la ONU, mientras más se abaten los ecosistemas y su riqueza biológica, más nos acercaremos al punto de no retorno, donde la Tierra ya no será útil para la humanidad. Para ilustrar de manera más gráfica: si los ríos se contaminan con fertilizantes, crecerán las algas, morirán los peces y ya el agua no será apta para el consumo.

No es un debate sencillo

El desarrollo económico, científico y tecnológico de buena parte de la humanidad ha sido posible gracias a los recursos que provee la naturaleza. Pero, ese mismo crecimiento está dañando de manera irreparable los ecosistemas, poniendo en riesgo la sostenibilidad del modelo y los métodos que se usan para cuantificar la riqueza y el desarrollo.

perder especies de flora y fauna tiene un costo económico
Los servicios que presta la biodiversidad a la humanidad son fundamentales para el desarrollo.

Sin embargo, no es tarea sencilla colocarle un valor monetario a los servicios que otorga la naturaleza al crecimiento económico. Algunos investigadores están convencidos de que si se le da un precio a estos servicios, es posible que se tomen medidas más eficaces para la protección de la biodiversidad y los recursos naturales.

La naturaleza tiene un valor cultural y espiritual que es muy difícil de cuantificar, aparte de que sería poco ético hacerlo, y si se hiciera ¿ayudaría a reforzar las medidas de protección hacia la biodiversidad?

Conocer el impacto económico de la pérdida de biodiversidad debe ser un derecho de todos en el planeta. El actual modelo de desarrollo ha derrochado recursos naturales pero solo unos pocos se han visto beneficiados. Es necesario que los gobiernos diseñen soluciones estructurales que propendan a un desarrollo sostenible y respetuoso de la base de la riqueza: la biodiversidad.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas: