CARGANDO

Tipo de búsqueda

Calentamiento global Cambio climático Medio ambiente

Otro iceberg se desprende de la Antártida y es el más grande del mundo. Tiene casi el tamaño de Mallorca

El calentamiento global sigue su marcha imparable y cada día demuestra con hechos que es real y está aquí. Un enorme iceberg, cuyas dimensiones se aproximan a las de la isla de Mallorca, se desprende de la Antártida. La colosal masa de hielo ha sido bautizada con el apodo de A76 y se ha desprendido del lado oeste de la plataforma de hielo de Ronne, en el mar de Weddell.

Iceberg se desprende de la Antártida

Ahora hay un iceberg de 4.000 km2 que navega por las aguas de la porción sur del océano Atlántico. Es la cuarta masa de hielo que se desprende en la región en menos de cuatro años, aunque esta es actualmente la más grande. Según las imágenes del satélite Copernicus Sentinel-1 de la Agencia Espacial Europea, el témpano se asemeja a una lengua de 170 km de largo y 25 km de ancho.  

A este iceberg solo lo supera el A68, asentado en los registros en julio de 2017 con 5.000 km2. En aquella oportunidad la mole helada se desprendió de la plataforma de hielo Larsen C en la Península Antártica. Hoy en día el A68 se ha venido fragmentando y se ha reducido considerablemente. Ahora mide unos 600 km2.  

Según los expertos, el A76, bautizado así por el Centro de Nacional de Hielo y Nieve de EE.UU,  ostenta el título de ser el séptimo iceberg más grande nunca registrado, y es el más grande salido desde la plataforma Ronne desde el año 1998. En los últimos años, de la Antártida de han desprendido cuatro grandes icebergs:

  • El A68a. De la plataforma Larsen C. Julio de 2017. Superficie de 5.000 km2
  • El D28. De la plataforma Amery en septiembre de 2019. Superficie de 1.200 km2
  • El A74. De la plataforma Brunt en febrero 2021. Superficie de 1.200 km2
  • El A76. De la plataforma Ronne en mayo de 2021. Superficie de 4.000km2

¿Cómo se forma un iceberg?

Los grandes bloques de hielo tienen dos formas principales de quebrarse. Por ejemplo, los glaciares que se ubican en el Ártico o la Patagonia se destruyen por la parte delantera cuando las aguas más cálidas debilitan la base de hielo. Los témpanos que salen de la Antártida son planos, enormes y tubulares y se gestan en las plataformas de hielo.  

Cómo se forma un iceberg

Tal como lo explican los climatólogos, estos colosales témpanos empiezan a formarse cuando el hielo continental que cubre la Antártida empieza a discurrir, por la gravedad, hacia el océano. Cuando ese hielo llega a la costa se extiende sobre el mar, formando lo que se ha llamado plataformas de hielo flotantes.

Raúl Cordero, climatólogo Universidad de Santiago de Chile, explica que en la Antártida existen varias plataformas. Estas formaciones crecen hasta ciertos límites y luego sobreviene la fractura, que es la que origina los témpanos o icebergs. Concretamente en la Antártida, las plataformas más grandes son la de Ross y la de Ronne. Cada una tiene una extensión superior a los 400 mil km2.

Los grandes icebergs y el cambio climático

Los científicos son muy cautelosos a la hora de achacarle estos desprendimientos de grandes bloques de hielo al cambio climático. El nacimiento de un iceberg no puede atribuirse directamente a la emergencia climática global. Aunque matizan que resulta curioso que, en los últimos cuatro años, los témpanos sean tan grandes y que se hayan desprendido de distintas plataformas.

Aseguran los expertos en estos fenómenos, que el movimiento de hielo de la Antártida hacia el océano es natural. También es natural que se generen icebergs cada cierto tiempo y resulta inexacto asegurar que hay más témpanos ahora que antes.

Sin embargo, no dudan en afirmar que los modelos matemáticos predicen que una Antártida con temperaturas más tórridas aumentará el número de grandes bloques de hielo en los océanos. La Antártida es un termómetro que mide el cambio climático y su pérdida de hielo incide en el aumento del nivel del mar.

Lo que sí es un hecho incontestable es que los grandes mantos de hielo polar se derriten de manera vertiginosa, sobre todo en la última década, y eso sí que es un indicador del cambio climático. Los científicos también matizan que los glaciares de Groenlandia se derriten más rápido que los que se encuentran en la región antártica.

Hay que vigilarlos

Según lo prevén los especialistas, el nuevo tempano empezará a rondar por las costas de la Antártida en sentido contrario a las agujas del reloj. Posteriormente se adentrará en el mar de Wedell y bordeará el litoral este de la península hacia el norte. Estas masas de hielo tardan años y hasta décadas en desaparecer por completo.

Los grandes icebergs impactan sobre los ecosistemas

A estos grandes témpanos hay que mantenerlos vigilados. La presencia del iceberg A68, desprendido de la plataforma Larsen en 2017, cerca de las islas de Georgia del Sur despertó mucho temor entre los científicos. Consideraban que la mole helada colisionaría contra el territorio británico de ultramar.

El impacto que tendría este hecho sobre los ecosistemas de tierra firme y los costeros son impredecibles. Si un témpano se atasca en las costas, las especies que hacen vida en el lecho marino perecerán aplastadas, lo que impactará en el equilibrio trófico de la zona. Igualmente, los icebergs pueden bloquear el camino de los pingüinos y otras especies hacia sus zonas de alimentación.

Durante la estación de cría ese trayecto que recorren las focas y los pingüinos para abastecerse de comida es clave en la supervivencia de la descendencia. Si un témpano los obliga a desviarse, lo más probable es que los padres se retrasen y las crías mueran de hambre.

Otro de los efectos que pudieran tener los icebergs es que contribuyen a aumentar los niveles del mar. Todavía los científicos se encuentran recabando datos del más reciente iceberg que se desprende de la Antártida. La información que se recabe del A76 orientará a la comunidad científica acerca del desarrollo de calentamiento global y el cambio climático.

Etiquetas:

A continuación