CARGANDO

Tipo de búsqueda

Cambio climático Medio ambiente

“Hackear” el clima no siempre es una solución

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on reddit
Share on telegram

El cambio climático y la amenaza que representa para la vida en el planeta, ha acicateado la inquietud de lo que muchos han denominado hackers climáticos. Un hacker, según sea el contexto, es un individuo que manipula uno o varios sistemas para buscar y hallar una solución a un problema. Y el cambio climático es el gran problema que desafía a la humanidad en su conjunto.

Qué propone un hacker climático

Esta palabra, hacker, tiene dos acepciones. Ser un hacker, aquel que lleva a cabo la acción de hackear, puede ser algo negativo o bien una acción ética cargada de nobleza y virtud. En el caso del cambio climático la acción de manipular, de hackear, un sistema para que redunde en beneficios medioambientales se conoce desde hace un tiempo como geoingeniería.

La geoingeniería durante mucho tiempo ha sido considerada un tema tabú dentro de ciertos círculos científicos, hoy en día luce como una promisoria medida en favor de revertir o ralentizar el cambio climático. A pesar del peligro que corre el sostenimiento de la vida en el planeta, son pocos los avances obtenidos en ese sentido.

Alegan quienes se oponen al hackeo climático, que estas acciones pueden acarrear consecuencias irreversibles en la naturaleza, que podrían agravar el problema que se intenta remediar. Incluso algunos de sus detractores aseguran que esos métodos podrían desencadenar conflictos bélicos.     

Alan Robock, profesor de ciencias ambientales en la Universidad de Rutgers se muestra especialmente preocupado por las consecuencias geopolíticas que pudiera tener un experimento de geoingeniería en las manos equivocadas.

Por su parte, un estudio publicado en la prestigiosa revista digital Nature Climate Change, aboga por diseñar un escenario donde pequeñas intervenciones de geoingeniería puedan ayudar a disminuir los termómetros en el planeta.

Agregan los investigadores que las perturbaciones que sin duda se generarán en el clima, serán insignificantes si se les compara con los estragos que ya está causando el cambio climático y que se traducen en cruentas sequías y peligrosos aumentos en el nivel de los mares.

elevación del nivel del mar
Monitoreo del Aumento del Nivel del Mar

Para saber más, haz click sobre la imagen

Los que militan en la idea de intervenir el clima para revertir los impactos del calentamiento global, aseguran que esta es la única vía para enfriar el planeta en un plazo perentorio, dado que ya no hay manera de actuar de manera expedita para evitar una catástrofe medioambiental.

Richard Hass, avezado diplomático estadounidense, en su cuenta de Twitter afirmó que no había señales de un consenso mundial que lograra reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Lamentó que Estados Unidos no estuviera al frente de una iniciativa mundial por lo que era partidario de invertir dinero en la investigación y el desarrollo de la geoingeniería.

¿Qué propone la geoingeniería?

La geoingeniería ha venido proponiendo estrategias en dos sentidos: aspirar dióxido de carbono de la atmósfera para que acumule menos calor y reflejar más luz solar mediante espejos para que el planeta absorba menos calor.

Quién defiende a los hackers climáticos
La geoingeniería es ambiciosa: cambiar el clima en favor de la vida en el planeta.

En el imaginario de muchos, no resulta difícil relacionar la geoingeniería con la ciencia ficción. Sus planteamientos pueden parecer demasiado ambiciosos y difíciles de concretar. Enormes satélites de espejos que orbitan alrededor de la Tierra, tubos que absorben el CO2 de la atmósfera, reforestar el Sahara, son algunas de las propuestas que han ofrecido algunos investigadores.

Drones que surquen la estratosfera, esparciendo en su vuelo pequeñas partículas de algún material reflectante que desvíe la radiación solar desde la Tierra hacia el espacio, o que rocíen agua de mar sobre las nubes, son dos de las propuestas que se han puesto sobre la mesa los hackers climáticos.

Aunque suenan muy ambiciosos y si se quiere, inviables, proyectos de geoingeniería ya están siendo aplicados, aunque en escalas más modestas, y sus promotores son organismos tan prestigiosos como Harvard o la NASA, o start-ups de reciente creación que centran sus proyectos en la geoingeniería.

En Noruega y Finlandia ya se están utilizando tecnologías para capturar el dióxido de carbono de la atmósfera y confinándolo en sitios donde no pueda ocasionar daños. Según datos aportados por el Centro para el Clima y las Soluciones de Energía, existen alrededor de 21 proyectos encargados de la captura de carbono que están operativos.

Quienes se oponen a estas técnicas de geoingeniería alegan que esas capturas no son seguras porque una vez hechas ¿Dónde serán depositadas? La Asociación de Captura y Almacenamiento de Carbono aduce que el carbono capturado se almacena bajo tierra, en antiguos campos de petróleo y gas agotados.

No todo son flores para el “hackeo” climático

Desde distintos frentes, académicos y científicos, le han dicho no a la intervención del clima. Consideran que sus efectos pueden ser impredecibles y pudieran conducir a eventos catastróficos, puesto que la mayoría de los modelos propuestos predicen que sus efectos no serán iguales en todas partes del globo.

Qué hace un hacker climático
Los efectos colaterales de la geoingeniería todavía no están calculados.

Los expertos que se oponen a la geoingeniería aseguran que si la tecnología es aplicada en el hemisferio sur, esto afectará la temperatura de los océanos y los vientos, lo que traerá como consecuencia que en el hemisferio norte los huracanes de incrementen.

Alegan también que esos experimentos pudieran terminar perjudicando la capa de ozono que es una defensa contra la radiación ultravioleta.

Finalmente, quienes no otorgan su beneplácito a estas prácticas de los “hackers” climáticos, aducen que la geoingeniería es solo una vía de escape a la toma de decisiones realmente efectivas que logren detener la llegada al punto de no retorno.

Poner fin a la quema de combustibles fósiles, a la agricultura intensiva, abandonar el modelo el desarrollo y crecimiento económicos infinitos, es una vía que pocos países y políticos están dispuestos a transitar, aunque la vida en el planeta dependa de ello.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas: