CARGANDO

Tipo de búsqueda

Derechos humanos Ecología

Gentrificación verde: ciudades más verdes, pero menos justas e inclusivas

La gentrificación es un proceso que se da, sobre todo, en entornos urbanos. Describe la transformación de un espacio deteriorado mediante la restauración de edificaciones ya existentes, lo que conlleva un aumento en el valor de las mismas y el posterior desplazamiento de los habitantes originales. Más recientemente se habla de gentrificación verde, pero, ¿en qué consiste este fenómeno?

Qué es la gentrificación verde

Primero, es necesario precisar qué es la gentrificación. El término gentrificación proviene de gentrification, un vocablo acuñado por la socióloga británica Ruth Glass en 1964. La palabra es una derivación de gentry, una locución referida a la baja nobleza y a la burguesía británica.

La especialista crea esta expresión para referirse a los cambios que sufría el mercado de la vivienda en algunas localidades de Londres. Esto era una consecuencia de la llegada gradual de población de clase media y clase alta a barrios que tradicionalmente habían sido de clase obrera. Es un proceso que echa a los vecinos de siempre para darle paso a otros de mayor poder adquisitivo.

Diversos estudiosos del tema social han ido matizando el concepto. Hoy en día se aplica para describir procesos que se han dado en distintas ciudades, como París, Roma, Barcelona o Madrid, cada uno con sus particularidades. También puede observarse en ciudades periféricas que tengan acceso de transporte.

Lo que sí es unánime es que es un fenómeno que se discute permanentemente desde distintos sectores y que impacta en el hecho urbano y social. Ahora bien, con el apogeo del tema medioambiental y ecológico ha surgido el término “gentrificación verde“. Con él, se quiere advertir que entornos urbanos más verdes, ecológicos y sostenibles solo estarían al alcance de los ricos.

Ciudades más verdes para quienes puedan pagar

Los pobladores originales de una zona de clase media baja, o baja, se ven desplazados por nuevos habitantes con mayores recursos económicos, que son atraídos por la posibilidad de vivir rodeados de áreas verdes y naturaleza. Esto provoca una subida del precio de la vivienda que se hace insostenible para los más pobres.  

La gentrificación verde en las ciudades
Más áreas verdes en las ciudades no siempre significan mayor inclusión.

Así podría describirse, de manera muy simplificada, lo que comporta el proceso de gentrificación verde. Desde distintos ámbitos se insiste en la necesidad de que las ciudades sean más verdes, justas e integradas. Entornos urbanos donde abunda la vegetación y los espacios verdes tienen impactos positivos sobre la salud mental y física de la población y eso no se discute.

Sin embargo, algunos análisis del tema medioambiental y urbano hablan del auge de la figura de la gentrificación verde. Estos estudios señalan que la construcción en las ciudades de zonas verdes y espacios naturales de recreación se hace con la intención de atraer a las clases sociales de mayor poder adquisitivo, en detrimento de los ciudadanos más vulnerables.

Un estudio piloto hecho por Universidad Autónoma de Barcelona apunta en ese sentido. El resultado del trabajo académico analiza cómo las características socioeconómicas de los vecinos se modifican de manera significativa cuando se crean en la zona parques, áreas verdes o corredores ecológicos.

El trabajo resalta que, en las últimas décadas, ciudadanos de elevado poder adquisitivo, y extranjeros de países ricos, se han ido instalando alrededor de áreas verdes de Sant Martí, en Barcelona (España). Este proceso de reverdecimiento de zonas urbanas no beneficia a todos por igual.

Más verde, pero ¿a qué precio?

Una ciudad sostenible y verde debería ser también inclusiva. Cuando una ciudad busca ser más verde y ecológica no puede hacerlo sobre el desplazamiento forzado de una parte de la población, sobre todo si esta es la más vulnerable. La hipótesis del estudio de la Universidad de Barcelona es demoledora: “Las ciudades más verdes se vuelven más desiguales e injustas”.

El interés de algunos académicos es indagar más en profundidad sobre los impactos que tiene en la población el hecho de introducir espacios verdes en las ciudades. Es una necesidad hacer de las urbes espacios más amables, donde la naturaleza mejore la calidad ambiental, pero no se puede hacer a cualquier precio.

Los procesos de mejoras ambientales en una ciudad, a juicio de los expertos, deben venir acompañados de medidas que controlen la especulación inmobiliaria. Adicionalmente, deberían establecerse políticas de promoción de la vivienda social, limitar las licencias de alquiler y fortalecer las redes de apoyo vecinal.

La gentrificación deteriora la salud

Los procesos de gentrificación son siempre negativos. Hay investigaciones que revelan que la gentrificación comporta un perjuicio para la salud y el bienestar de los vecinos nativos. Así lo revela un proyecto adelantado por el Barcelona Lab for Urban Environmental Justice and Sustainability (BCNUEJ).

Gentrificación y medioambiente
La gentrificación siempre es exclusión de la población más vulnerable.

Este estudio se llevó a cabo en el marco de un proyecto europeo llamado GreenLulus, que evalúa cómo impacta el verde en el tejido social urbano.  Para tal fin se hicieron entrevistas y observaciones en Barcelona (España) y en Boston (Estados Unidos). El resultado de la investigación dejó expuesta una serie de similitudes entre algunas ciudades europeas y estadounidenses.

Los investigadores hallaron que la gentrificación provoca estrés crónico, depresión y pensamientos suicidas, aun cuando el barrio se ha hecho más verde. Más recientemente, otro estudio descubrió que, en Barcelona, una ciudad que reporta una mejora ambiental, el 84% de los hombres y el 91% de las mujeres que viven amenazados de desahucio tienen una precaria salud mental.

Otro tanto ocurre en Boston. En esa ciudad existe un barrio llamado East Boston que tradicionalmente ha estado habitado por residentes de origen latinoamericano e italiano y actualmente sufre de gentrificación. Los investigadores encontraron que sus jóvenes, casi todos de clase trabajadora, a menudo hablan de suicidio.

El futuro de las ciudades debe ser verde, sostenible y sobre todo inclusivo. Todo lo que implique mejorar la calidad medioambiental de un entorno debe apoyarse. Sin embargo, es necesario conocer qué es la gentrificación, y su derivada verde, para exigir que los procesos de mejoras medioambientales en las ciudades se hagan de manera controlada, pensadas y diseñadas para proteger a los sectores más vulnerables de la población.

Etiquetas: