CARGANDO

Tipo de búsqueda

Medio ambiente

Funerales ecológicos: después de la muerte podemos ser responsables con el planeta

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on reddit
Share on telegram

La muerte, independientemente de las creencias que se tengan, exige que se reflexione en torno a ella, sobre todo si hay sensibilidad ante el planeta y su salud. El momento de la muerte, y todo lo que ese acontecimiento comporta, es un motivo de inquietud para todos los seres humanos.

Aunque luego del fallecimiento ya no existan las preocupaciones, decidir en vida qué hacer con nuestros cuerpos es un tema que quita tranquilidad a muchas personas.

compostaje de cadáveres

Hasta ahora las opciones para disponer del cuerpo luego del fallecimiento son las tradicionales prácticas por todos conocidas: la inhumación y la cremación. Sin embargo hay muchos que desean cumplir al pie de la letra el pasaje bíblico que reza: “de la tierra vienes y a la tierra volverás”, aunque no sea necesariamente por razones religiosas sino por cierta inquietud ecológica o de amor por la Tierra.

En ese sentido, a principios de año, varios medios de comunicación recogieron la siguiente noticia: el estado de Washington, en Estados Unidos, aprobó que una empresa estadounidense pudiera ofrecer “compostaje humano” para funerales ecológicos. El servicio estará disponible, solo en el estado donde se aprobó, a partir del mes de diciembre de  2020.

La empresa que ofrece la “reducción orgánica natural”, tal como prefieren llamarle sus impulsores, se llama Recompose y sus directivos aseguran que el proceso mediante el cual se transforman los restos de un cuerpo humano en abono orgánico, se puede completar de forma segura en 30 días.

Antes de llegar a la aprobación legal, la empresa completó un estudio piloto con los cuerpos cadáveres de varios voluntarios. La directora ejecutiva de Recompose, Katrina Spade, asegura que la sensibilidad ante el cambio climático ha despertado el interés de numerosas personas. Al momento de su comparecencia en los medios, unas 15.000 personas se habían suscrito al boletín de la empresa.

Katrina Spade es arquitecta y proviene de una familia de médicos. Asegura que esta idea nace de la inquietud que le nació sobre su propia muerte y qué harían sus deudos con su cuerpo. Luego de investigar solo tenía las dos opciones conocidas, pero ninguna le pareció ni ecológica ni sostenible.

Inhumar y cremar un cuerpo impacta en el medio ambiente

No hay muchos estudios que documenten de manera precisa los impactos que tienen en el medio ambiente la inhumación y la cremación. En tal sentido, es necesario destacar un estudio llevado a cabo por la Fondation Services Funéraires de París en el año 2017. Su aporte más importante es que determinó cuánto es el costo medio ambiental que supone una inhumación frente a una cremación.

Métodos ecológicos para funerales
Hay una opción para convertir cadáveres en abono para la tierra.

La inhumación o el entierro es, en términos medioambientales, el más costoso de los métodos. Depositar el cuerpo en un ataúd de madera, en una tumba o nicho hecho de hormigón, con adornos escultóricos y lápidas de granito, un material que la mayoría de las veces es importado y proviene de sitios muy distantes.

El uso de madera para el ataúd también eleva el costo ambiental del funeral. La mayoría de las urnas son de maderas de bosques no certificados. Adicionalmente las maderas de los ataúdes son tratadas con barnices sintéticos muy tóxicos.

En el caso de la cremación, la principal objeción en su contra es la emisión de gases de efecto invernadero que se produce en cada acto de incineración. Solo en Estados Unidos, en un año, las cremaciones emitieron un aproximado de 270 millones de kilos de carbono.

Según reveló el estudio, la forma más ecológica y respetuosa con el medio ambiente de disponer de un cuerpo cadáver es la inhumación directa en la tierra. El cuerpo se deposita en el suelo mediante féretros elaborados con materias primas naturales y el cuerpo envuelto en una sencilla mortaja de algún textil natural. Esta práctica está poco extendida y en algunos países es ilegal.

Métodos respetuosos con la Tierra

En España la Fundación Tierra ofrece funerales con una perspectiva ecológica. Según se desprende de su sitio en internet, ecofuneral.es,  su principal motivación es ofrecer un servicio funerario que esté en concordancia con las ideas de sostenibilidad y respeto por el medio ambiente. Aseguran que son capaces de cuidar que cada detalle del último adiós sea sostenible, responsable y ecológico.

Funerales Ecológicos
Luego de la muerte se puede seguir alimentando la vida.

Las personas encargadas del proyecto de la empresa Recompose dicen que si bien hay personas que se han opuesto, quizá por el mismo temor que produce hablar de la muerte, la mayoría de quienes lo conocen han reaccionado de manera positiva.

Aseguran que su método, que hasta ahora tiene un costo aproximado de 5.000 euros, ayuda a minimizar los residuos,  evita contaminar las aguas con químicos usados para embalsamar y se eliminan las emisiones de gases procedentes de la incineración y la fabricación de urnas.

La muerte nos aparta del mundo material pero de alguna manera nos devuelve a la naturaleza. Luego del tránsito vital es un buen gesto regresar a la Tierra de manera respetuosa y útil a la vida que no para de fluir y renacer.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas: