CARGANDO

Tipo de búsqueda

Cambio climático Contaminación Medio ambiente

Francia creará el “delito de ecocidio” para castigar daños al medioambiente

El activismo medioambiental francés se acaba de anotar un tanto. Francia ha anunciado que creará el delito de ecocidio para prevenir y castigar los daños que de manera deliberada se le infrinja al medioambiente. Esta decisión es producto de la presión ejercida por la organización ecologista Convención Ciudadana por el Clima (CCC).

Francia creará delito de ecocidio

Es necesario sin embargo aclarar que esta agrupación solicitaba al ejecutivo presidido por Emmanuel Macron, “crear un crimen” y no un delito, tal como lo está presentado el gobierno francés.  

Alegan desde el gobierno que el entusiasmo de la ciudadanía debía ser encausado por el canal de la jurisprudencia, puesto que la palabra crimen podría provocar un problema de constitucionalidad.

Según las leyes en Francia, los delitos son las acciones más graves, mientras que los crímenes están considerados como menos importantes. Sin embargo, algunos activistas medioambientales difieren y no están conformes. Aseguran que la propuesta del Gobierno no profundiza en cuanto a la gravedad que reviste un ecocidio.

Las penas

El ministro de Justicia especificó que en primera instancia se crearía un delito general de contaminación. Las penas a pagar por ese delito variarán según haya sido la intencionalidad del autor.

Indicó de igual manera, que las penas irían de tres a diez años de prisión, dependiendo de si se trata de una imprudencia, una violación deliberada a la obligación o una infracción intencionada. Esta última transgresión es la más grave que contemplará el nuevo instrumento legal.

Te puede interesar

El coste de las sanciones que intentarán ser disuasorias irán entre 375.000 y 4,5 millones de euros. Se tiene contemplado también incluir un delito de “poner en peligro el ambiente”. Esta falta podría ser castigada incluso antes de que ocurra la contaminación. La condena sería de un año de prisión y 100.000 euros de multa.

Un triunfo de los ciudadanos

A principios de año, la Convención Ciudadana por el Clima, elevó unas recomendaciones al gobierno francés, referidas a la lucha contra la crisis climática. Entre las propuestas estaba incluida la criminalización del ecocidio.

Francia castigará el ecocidio
Aunque los ciudadanos dicen no estar conformes porque no se tipificó como un crimen, el gesto de Francia es positivo.

Este grupo, conformado por 150 ciudadanos franceses escogidos de manera aleatoria, votó a favor de considerar los daños extensos a los ecosistemas, que es como se le conoce a los ecocidios, delitos punibles por la ley.

La Convención Ciudadana por el Clima es una instancia de participación ciudadana organizada en 2019 a instancias del Presidente Emmanuel Macron. Las intensas protestas del movimiento de Chalecos Amarillos obligaron al jefe del ejecutivo a promover la creación de una organización que tomara en cuenta las opiniones de la ciudadanía.

En enero de este año, el presidente Macron afirmaba: “No incluimos suficientemente a nuestros conciudadanos en la construcción transparente y debatida de las soluciones que planteamos. Esa es la idea detrás del proceso de la Convención Ciudadana”.

Los 150 miembros que componen este cuerpo colegiado fueron escogidos a través de números telefónicos generados de manera aleatoria. El presidente francés les encargó que debían diseñar acciones climáticas capaces de reducir, para el año 2030,  al menos el 40% de las emisiones de CO2.

Eso sí, también les hizo la salvedad de que dichas medidas deberían estar marcadas por un “espíritu de justicia social”.

Una deuda pendiente con la humanidad

La noticia de que Francia tipificará el delito de ecocidio es una buena nueva que ha sido recibida con júbilo y comedida esperanza, a pesar de las reticencias del CCC. Avanzar en la creación de una legislación supranacional, que castigue penalmente los daños masivos a los ecosistemas es una deuda pendiente.

Sobre todo en momentos donde, por ejemplo, la deforestación del Amazonas sigue un ritmo frenético y ya ha alcanzado el límite crítico del 20% de su territorio, o el cambio climático y sus efectos golpean con inclemencia a los países más pobres.

Reina el pesimismo

En el año 2019, la ONU Medio Ambiente publicó la primera evaluación mundial sobre derecho Ambiental. El tono del informe está marcado por el desánimo. En él, se resalta que el número de acuerdos y leyes ha crecido de manera significativa en los últimos cincuenta años, pero la mayoría debe ser considerada letra muerta puesto que no se cumplen.

El ecocidio será castigado en Francia
El movimiento de Chalecos Amarillos provocó la creación de la Convención Ciudadana por el Clima, promotora de la iniciativa legislativa.

Desde 1972, las leyes ambientales se han multiplicado por 38. Sin embargo, casi ninguna se aplica de manera plena. Esto, resaltan en el organismo, es un gran desafío que frena la lucha contra el cambio climático, la pérdida de biodiversidad y la reducción de la contaminación.

La creciente ola de ataques y asesinatos a líderes sociales comprometidos con el medio ambiente, así como la violación de los derechos de los pueblos indígenas, son también una demostración flagrante de cómo se viola el estado de derecho en materia medioambiental.   

Francia creará el delito de ecocidio y ese decisivo paso debe ser interpretado como un gesto positivo. Hacen falta más muestras de voluntad política que le dé algún sentido al enorme cuerpo de leyes ambientales que no se cumplen. Los ciudadanos todos los días se movilizan en distintas partes del mundo. Falta que la clase política otorgue un decidido respaldo en favor del planeta.

Artículos Relacionados

Etiquetas: