CARGANDO

Tipo de búsqueda

Cambio climático Medio ambiente

La ciencia del cambio climático está en deuda con Eunice Foote

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on reddit
Share on telegram

A Eunice Foote le escamotearon su puesto en la historia de la ciencia climática. Científica, climatóloga e investigadora estadounidense, a Eunice Foote se le debería considerar la madre del concepto de cambio climático. Fue ella la primera que habló sobre las altas concentraciones de CO2 en la atmósfera, y cómo ese hecho provocaría un aumento significativo en la temperatura global.

Quién fue Eunice Foote

Gracias a las propuestas hechas por Foote, se sentaron las bases de la meteorología moderna, el efecto invernadero y la ciencia del clima. Aunque ella teorizó tras años antes que el irlandés John Tyndall, sobre el aumento de las temperaturas por gases de efecto invernadero, fue este último al que se le adjudicaron la paternidad del cambio climático como concepto.

Seguramente esta omisión se deba a que era mujer y que era muy activa en las luchas feministas. Eunice Foote fue una de las fundadoras del movimiento Seneca Falls Convention, una asamblea donde en 1848 se discutieron los derechos de la mujer a ejercer el sufragio.       

John Perlin, un historiador e investigador de  la Universidad de California en Santa Bárbara, en Estados Unidos, quien actualmente se encuentra escribiendo una biografía de Eunice Foote, se pregunta de manera crítica si Darwin se hubiese llamado Carol si habría corrido la misma suerte de Foote.

Considera el académico que es necesario desentrañar los misterios de la vida y obra de la científica y darles el justo reconocimiento pues fue Eunice Foote quien expuso las primeras líneas de investigación de lo que hoy se entiende como cambio climático.

Esta renovada inquietud por la figura de Foote se debe a un afortunado hallazgo hecho en el año 2011 por Ray Sorenson, un geólogo jubilado a quién no le faltaba el interés por las viejas revistas de ciencias y los trabajos publicados en ellas. Gracias a su trabajo de arqueo se encontró con un informe sobre el trabajo de Foote en una copia del Anuario de Descubrimientos Científicos de 1857.

Un mundo de hombres

El 23 de agosto de 1856, en Albany, Nueva York, se celebró la Octava Reunión Anual de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia (AAAS). Un evento que reunía a cientos de científicos, investigadores y aficionados a la ciencia. Durante la celebración se daban a conocer descubrimientos, avances y nuevos territorios para la investigación. Este evento, así como muchos otros escenarios, les estaba negado a las mujeres.

La ciencia está en deuda con Eunice Foote
La ciencia estaba considerada un terreno donde solo los hombres tenían cabida.

Ese día no se presentaron grandes ideas, salvo por un trabajo llamado Circumstances Affecting the Heat of Sun’s Rays (Circunstancias que afectan al calor de los rayos solares). Era el mejor estudio presentado ese día e iba firmado por una mujer que respondía al nombre de Eunice Foote.

Pese al magnífico trabajo hecho por Foote, ella no pudo exponerlo porque a las mujeres no les estaba permitido dar a conocer sus ideas, ni científicas ni de ninguna índole. Fue un profesor amigo, de nombre Joseph Henry, quien tuvo que presentar el estudio. En las actas finales de la convención no se recogió la tesis de Eunice Foote. Ese día se inició un ostracismo de 150 años.

 

Eunice Newton, que era su apellido de soltera, nació en 1819 en el seno de una familia de granjeros de Connecticut. Tuvo el privilegio de recibir una educación considerada excéntrica para la época. El Seminario Femenino de Troya era el único centro educativo en Estados Unidos que impartía educación científica a sus alumnas. Incluso tenía un laboratorio de química propio.

La ciencia es para todos

A Eunice Foote le corresponde el puesto de pionera de la ciencia climática. Su trabajo se adelantó tres años a los de John Tyndall, quien es considerado el descubridor del efecto invernadero. Las investigaciones de Foote tienen además el mérito de haber sido corroboradas con experimentos prácticos con limitados recursos.

Eunice Foote y el cambio climático
Eunice Foote fue una tenaz luchadora por los derechos de las mujeres.

También le correspondió a Eunice Foote el activismo político. Fue una tenaz luchadora por los derechos de las mujeres y quizá esta circunstancia la sensibilizó aún más con el hecho de que el mundo científico estuviese limitado al sexo masculino.

Siete años antes de la presentación del trabajo sobre el efecto invernadero, participó en la primera Convención sobre los Derechos de la Mujer. En ese encuentro se dio a conocer un documento que reivindicaba la igualdad en derechos entre hombres y mujeres, el derecho al voto entre ellos.

La historia de Foote es una más de la larga lista de mujeres de la ciencia que han sido ocultadas y olvidadas. No es tarde para hacerle justicia a la labor de una científica que ofreció las primeras luces en estudios que hoy en día tienen plena vigencia. Colocarla en el lugar que le corresponde en la dilatada y fructífera historia de la investigación del clima es una deuda que no ha sido saldada.     

Durante la inauguración de la Cumbre contra el Cambio Climático de Madrid en 2019, el jefe de gobierno español, Pedro Sánchez, leyó el mismo fragmento que leyó Joseph Henry en 1856, el día que le tocó presentar ante la comunidad científica el estudio de su compañera Eunice Foote:

“La ciencia no pertenece a un país o a un sexo. La esfera de la mujer abarca no solo lo bello y lo útil, sino lo verdadero”.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas: