CARGANDO

Tipo de búsqueda

Contaminación Contaminación del aire Contaminación del suelo

India se ha propuesto erradicar los gigantescos vertederos de basura de sus ciudades

En India existen más de 3.000 vertederos de basura al aire libre. Son enormes y nauseabundas montañas de desechos, algunas llegan a ser tan altas como un edificio de 18 pisos, que se encuentran ubicadas en las principales ciudades y aldeas del país.

Vertederos de basura en India

Hedores repugnantes, dengue, tuberculosis, suelos y aguas contaminadas, son algunas de las cuentas en el rosario de horrores que deben soportar los vecinos que viven en las adyacencias de estos basurales.

Las gigantescas pilas de desperdicios se han convertido en focos de graves problemas. Son tan altas estas montañas, y ocasionan tantos inconvenientes, que el Tribunal Supremo dictaminó que, debido a su altura, el control de tráfico aéreo del aeropuerto de Delhi podía dirigir los aviones alrededor de las acumulaciones de basura.  

Por esto, y por razones sanitarias, las autoridades indias han trazado un plan para erradicar los vertederos y sustituirlos por plantas de tratamientos de residuos. Con una inversión que supera los 16 millones de euros, el primer ministro, Narendra Modi, anunció la puesta en marcha de esta nueva fase del plan India Limpia.

La primera etapa de la iniciativa gubernamental estuvo dedicada a la construcción de millones de sanitarios que pusieran fin a las defecaciones al aire libre. Ahora, los esfuerzos estarán centrados en acabar con las montañas de basura. El gobierno ha dicho que este trabajo se hará poniendo el foco de manera especial en los trabajadores informales de la basura.

Un problema estructural

La India es un país que tiene un grave problema de gestión de residuos. Empezando por su capital, Nueva Delhi, en cuya zona periférica hay contabilizados, de manera oficial, cuatro enormes vertederos. Son, aproximadamente, 36 millones de toneladas de basura que vienen a completar un cuadro de polución formado por el aire contaminado y el agua tóxica.

Problemas de basura en India

Para Be Waste Wise, una organización dedicada a los problemas de la gestión de residuos, India ostenta un récord nada honroso. Aseguran sus voceros que los vertederos de Bombay, Delhi y Calcuta son los más grandes, peor regulados y más peligrosos del mundo. Para el año 2018, este colectivo advertía que, de no mejorar el manejo de residuos, India se ahogaría en basura.

El poder político —nacional y regional— en India está repartido entre partidos políticos antagónicos. Esto hace que cualquier iniciativa para mejorar la gestión de los desechos a menudo naufrague en un mar de burocracia y corrupción. Cuando se han implementado medidas, algunos infractores pagan sobornos para eludir multas y penas.

Adicionalmente, la población urbana en India ha crecido de manera considerable. Si bien el 70% de sus habitantes sigue viviendo en las zonas rurales, el último censo nacional, correspondiente al año 2011, revela que ha habido un importante crecimiento urbano en las últimas décadas. Esto, como es lógico, ha traído como consecuencia el incremento en la cantidad de basura.

Según datos del Centro para la Ciencia y el Medioambiente (CSE) de India, sobre el sector informal de la basura, en India se producen 62 millones de toneladas de basura cada año.

Los trabajadores de la basura

El plan de India para acabar con las monstruosas montañas de residuos está enfocado también en regularizar la labor de los trabajadores informales de la basura. Son un numeroso ejército conformado por millones de seres humanos, dedicados a recoger y separar de la basura, sin ningún tipo de protección, materiales que puedan ser vendidos para su subsistencia.

Aunque el sistema de castas que impera en la India los cataloga como “intocables”, el rango más bajo, El CSE reconoce que el trabajo de estas personas es muy valioso. Gracias a su labor, los habitantes de las principales ciudades de India no han quedado sepultados en sus propios desechos.

Algunos expertos critican que la sociedad india poco cuestiona la omnipresencia de la basura. Sin embargo, estigmatiza el trabajo y tacha de impuros a quienes se dedican a separar la basura para encontrar algo valioso que vender. El trabajo de separación de residuos debería hacerse en cada hogar y centro de trabajo del país.

Según el reglamento de gestión de residuos, presentado por el gobierno de Modi en 2016, quienes no separen la basura en sus hogares para el posterior reciclado, serán objeto de medidas sancionatorias. El plan India Limpia, en su fase dedicada a la gestión de residuos, busca concienciar a la población en la necesidad urgente de separar los residuos.

Falta voluntad política

Algunos son escépticos con el plan de erradicación de los vertederos. No creen que haya maneras de solucionar el problema y dejar contentos a todos. Muchos políticos y funcionarios locales no quieren cerrar los vertederos porque los recicladores viven en las adyacencias y subsisten gracias a lo que encuentran en las montañas de basura.

Manejo de residuos en India

Cerrarles el acceso estas personas a la basura podría desencadenar hechos de violencia y descarrilar la industria de reciclaje, que es informal, pero que funciona. Además, ese descontento se traduce en votos que se van a las cuentas de los partidos contrarios.

En el año 2017, en la aldea de Ghazipur las lluvias del monzón hicieron colapsar una montaña de basura de 17 pisos de alto, matando a dos personas. Desde ese entonces el gobierno prometió cerrar el vertedero, abierto en 1984. Pero los vecinos ven con impotencia que sigue abierto y creciendo cada vez más.

Más allá de este caso, los basureros que sirven a las grandes urbes son un atentado a la salud y a la dignidad de las personas que tienen que vivir a su alrededor.

Acabar con los vertederos de basura en India podría hacer que la gestión del primer ministro Modi pase a la historia como una de las más comprometidas con el medio ambiente. Pero no es una tarea sencilla. Hay que sortear la escasa cultura de la separación de residuos, además del entramado social y económico alrededor del reciclaje informal en los vertederos.

Etiquetas: