CARGANDO

Tipo de búsqueda

Calentamiento global Cambio climático Salud

La piel habla de los efectos del cambio climático

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on vk
Share on reddit

Los efectos del cambio climático se sienten en todos los aspectos de la vida en la Tierra. La salud de los humanos es una de las afectaciones más importantes. De manera particular, las enfermedades de la piel hablan con bastante elocuencia sobre cómo el cambio climático está haciendo aparecer, cada vez con mayor frecuencia, afecciones dermatológicas como piel sensible, dermatitis, fotoenvejecimiento prematuro, reacciones alérgicas y cáncer de piel.

la piel es reflejo del cambio climático

Las dolencias ocasionadas por el cambio climático y la reducción de la capa de ozono están debidamente documentadas y expuestas en distintos informes, emanados de entes multilaterales con calificación en materia de salud humana.  

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) en sus últimos informes, señala que el cambio climático tendrá graves consecuencias en la salud de la población de las zonas tropicales y subtropicales, la que resulta más vulnerable por sus particularidades socioeconómicas y ambientales.

Un estudio llevado a cabo por  el Instituto de Física Rosario (IFIR), Santa Fe, Argentina, estableció que el cambio climático aumentaría los casos de cáncer de piel hasta en un 40 por ciento durante los dos próximos siglos. Los científicos participantes en el estudio, basados en estudios hechos en 10 regiones de Estados Unidos, hicieron una proyección de los casos que se pueden esperar para el año 2100 y 2200 de los dos tipos de cáncer de piel más comunes: el espinocelular (CEC) y el basocelular (CBC).

Desde Cuba también se dio a conocer una investigación sobre la influencia del cambio climático en el aumento de varias afecciones dermatológicas. El informe del estudio asegura que el aumento de las temperaturas y la poca humedad, afectarán la salud de las pieles más sensibles como las de los recién nacidos y los adultos mayores. Afirman además que las principales afecciones de la piel son producidas por los rayos UV, cuya fuente principal es el sol. La mayor incidencia de radiaciones UV está relacionada con el empeoramiento de las condiciones atmosféricas y la depauperación de la capa de ozono.

En el año 2016, otra investigación, esta vez elaborada en Estados Unidos daba cuenta de las dolencias relacionadas con el cambio en el comportamiento del clima. El doctor Misha Rosenbach, coautor del estudio, explicó como se ha propagado en países como Canadá la enfermedad de Lyme, producida por las garrapatas. Advirtió además que de aumentar en dos grados la temperatura, el número de afectados con cáncer de piel aumentaría un 10 por ciento. 

En Estados Unidos, Europa y Australia el cáncer de piel, en sus distintas variantes, constituye un problema de salud pública.

Tipos de afecciones de la piel

Las dolencias dermatológicas ocasionadas por el deterioro medioambiental y a la exposición solar se han clasificado en dos grandes grupos, según los diversos estudios efectuados: las tempranas y las tardías.

enfermedades de la piel-causadas por el cambio climático
El número de afecciones dermatológicas ha aumentado por el cambio climático.

Dentro de las primeras se encuentran el eritema y bronceado solar, el engrosamiento de la piel, las dermatitis atópicas y reacciones inmunitarias. Las tardías son el fotoenvejecimiento cutáneo y el cáncer de piel. Como resultado de la excesiva exposición a los rayos UV aparecen tres tipos de cáncer: el carcinoma de células escamosas, carcinoma de células basales y el melanoma.

Las primeras podrían considerarse benignas pero que deben ser observadas y tratadas con cuidado porque los daños se van acumulando e igual se producen cambios en la conformación del tejido cutáneo y subcutáneo.

Las afecciones tumorales, como los carcinomas epidermoides, carcinomas basocelulares y melanoma maligno, se encuentran íntimamente ligadas a la acumulación de años de exposición al sol y las consecuentes quemaduras solares.

Tanto las afecciones tempranas como las tardías son ocasionadas, de manera directa e indirecta, por el cambio climático y la disminución en la capa de ozono, registrada desde los años 80, lo que favorece una mayor exposición a los rayos ultravioletas del sol.

Ante el sol, precaución

Las exposiciones prolongadas al sol sin protección deben ser evitadas por todos, pero la medida se debe extremar durante la infancia y la adolescencia, dada la alta sensibilidad de la piel durante esas etapas. Los daños además son acumulativos.

la piel enferma por el calentamiento global
Es inteligente protegerse del sol, pero más inteligente es luchar contra el cambio climático.

Hay que recordar distintos consejos sobre cómo evitar, en la medida de lo posible, los efectos del cambio climático y los rayos UV en la piel. Algunos medicamentos tienen un efecto fotosensibilizante, así que si está bajo tratamiento médico no está de más tomar más precauciones con la exposición al sol.

La correcta hidratación debe ser una medida básica a tener en cuenta para proteger la piel ante los efectos del cambio climático. De manera especial si se encuentra en un clima extremo, como inviernos muy severos o climas donde la humedad es escasa.

Protegerse del sol y de las inclemencias de un clima afectado por el calentamiento global es una medida inteligente. Sin embargo, es mucho más efectivo y beneficioso para la piel, y para la salud en general de todos en el planeta, adoptar políticas medioambientales que logren reducir las emisiones, la sobre exposición a los rayos ultra violetas del sol y frenen el cambio climático.

Artículos Relacionados

Etiquetas: