CARGANDO

Tipo de búsqueda

Contaminación Salud

En Latinoamérica falta mucha lucha para sacar el asbesto

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on reddit
Share on telegram

Que el asbesto es muy peligroso es bastante sabido y divulgado. Sin embargo, este material sigue siendo muy utilizado. La lucha contra el asbesto en Latinoamérica aún debe librar una larga batalla legal, porque todavía son muchos los países de la región que usan este dañino material.

La lucha en Latinomérica contra el asbesto

La relación directa que existe entre el asbesto y graves enfermedades como el cáncer y daños al medio ambiente, no ha impedido que se siga usando de manera frecuente en buena parte de los países latinoamericanos.

Hasta el año 2018, solo seis países le habían declarado la guerra al asbesto o amianto. Chile, Argentina, Uruguay, Perú, República Dominicana y Brasil se sumaban a los esfuerzos de 75 países, incluidos los de la Unión Europea, para erradicar de manera definitiva este mineral tan usado en el sector industrial y de la construcción.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) es enfática en sus advertencias a los países miembros de la necesidad de prestar especial atención a los casos de cáncer relacionados con exposiciones evitables al asbesto, sobre todo en sitios de trabajo o en el medio ambiente.

Eliminar enfermedades relacionadas con el asbesto o amianto pasa por cumplir con dos tareas fundamentales: asistir de manera técnica a los países que siguen usando el asbesto y hacerle seguimiento a las exposiciones producto del uso histórico del peligroso material.

Alcanzar la aprobación de instrumentos legales que logren la prohibición del uso de los asbestos es una tarea muy importante. Las enfermedades ocasionadas por este mineral, como el cáncer o el mesotelioma, no tienen un tratamiento eficaz y cada año siegan la vida de miles de trabajadores en todo el mundo.

¿Qué países latinoamericanos prohíben el asbesto?

Hasta el año 2018, en toda la región latinoamericana solo seis países habían dado un paso adelante, al menos a nivel legislativo, para suprimir en sus territorios este material.

Lograr una eliminación total de estructuras y edificaciones que contengan asbestos es una tarea más complicada y exigente.

Países de Latinoamérica que prohibieron el asbesto
En toda Latinoamérica está muy extendido el uso del amianto o asbesto.
  • Chile

Desde el año 2002, en suelo chileno no se permite la producción, importación, distribución, venta y uso de productos que contengan asbesto en cualquiera de sus tipos. Para ese año en el país austral casi la mitad de las viviendas estaban edificadas con una mezcla de pizarreño con asbesto.

el polvo del desierto afecta los pulmones
Inhalar el polvo del desierto afecta a los pulmones

Para saber más, haz click sobre la imagen

  • Uruguay

También en el año 2002 Uruguay prohibió la fabricación y la introducción en su territorio de productos fabricados con asbesto, así como su comercialización. Para usar el peligroso material en determinados artículos es necesario tramitar ante el Ministerio de Salud Pública un permiso especial.

  • Perú

En el año 2014, el país andino prohibió el uso de asbesto anfíbol e impuso regulaciones al uso del asbesto de tipo crisotilo. Sus autoridades sanitarias reportan cada año unos 50 casos de enfermedades como la fibrosis pulmonar asociada a la exposición a asbestos.

  • Argentina

En el año 2003 este país eliminó la producción y el uso de asbestos, atendiendo a las múltiples evidencias científicas que relacionan el mineral con distintos tipos de cáncer.

  • República Dominicana

En el año 2018, la nación insular prohibió el uso del amianto o asbesto, en concordancia con los distintos tratados de los que es signataria, como el de Rotterdam, el Convenio 160 sobre asbestos y de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre seguridad de los trabajadores.

  • Brasil

A finales del año 2017, la Corte Suprema del gigante suramericano prohibió la producción, comercialización o uso del amianto en cualquiera de sus formas o presentaciones. Adicionalmente calificó, de manera anticipada, como inconstitucional cualquier iniciativa legislativa en favor del cancerígeno material.

Prohibiciones pendientes

En algunos países latinoamericanos el asbesto está regulado o controlado de algunas maneras, pero no está prohibido. En algunos casos se deben solicitar permisos especiales para su uso, en otros se les exige a las empresas que doten de barreras de seguridad a los trabajadores.

Sorprende que este material no esté prohibido, de manera expresa, por la ONU. Paraguay argumenta que sus órganos legislativos no trabajan en leyes en contra del asbesto porque no es un material prohibido por las Naciones Unidas. Sin embargo, el país obliga a las industrias a proteger a los trabajadores que puedan exponerse al amianto.

Colombia logró sacar el amianto de us territorio
El asbesto está relacionado con diferentes tipos de cáncer y otras enfermedades pulmonares.

A continuación, los países que están en deuda con la prohibición del asbesto.

  • Paraguay
  • Venezuela
  • Bolivia
  • México
  • Ecuador
  • Panamá
  • Costa Rica
  • Guatemala
  • Puerto Rico

La lucha en Colombia ha sido larga y dura

La presencia del asbesto en Colombia está muy extendida. Una mina de asbesto, ubicada en la localidad de Campamento, Antioquia, produce 700 toneladas mensuales y les da trabajo a unas 200 personas. Cada año, 300 seres humanos mueren en Colombia por causa del asbesto.

El 11 de junio de 2019, la totalidad de la Cámara de Representantes del Congreso neogranadino aprobó el proyecto de ley que prohíbe producir, usar, comercializar y exportar asbesto en Colombia. Era la culminación de un trabajo de 12 años de intentos hundidos por conseguir eliminar este material.

Este logro fue posible gracias, en parte, al trabajo de la periodista colombiana Ana Cecilia Niño y Greenpeace Colombia. En el año 2016 la periodista creó una petición en la plataforma de Greenpeace para lograr prohibir en Colombia, y en toda Latinoamérica, el uso del asbesto.

Lamentablemente, Ana Cecilia falleció en 2017 por causa de un mesotelioma producto de la exposición al mortal material. Ella vivía en el barrio Pablo Neruda de Sibaté en Cundinamarca. En ese sitio se encuentra ubicada la fábrica de tejas Eternit.   

Su esposo y su hija, y las miles de víctimas del amianto, junto a Greenpeace, continuaron la labor de lucha por la aprobación legislativa.

En el año 2017 la senadora Nadia Blel del partido conservador, presentó ante el congreso el proyecto de ley y lo llamó Ana Cecilia Niño, en honor a una luchadora que trabajó incansablemente por conseguirlo.

Hasta su aprobación en 2019, la ley en contra del asbesto en Colombia tuvo que enfrentar las presiones y lobbys de la industria del asbesto que pretendía conseguir que el Congreso colombiano cambiara la palabra prohibir por eliminar.

El caso colombiano demostró que la unión entre instituciones, organizaciones, la comunidad científica y los ciudadanos, es un poderoso músculo que logra cambios.

La lucha contra el asbesto en Latinoamérica es una batalla de largo aliento. Hay intereses económicos muy fuertes que ejercen presión sobre los estamentos políticos para impedir cualquier iniciativa legislativa en contra.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas: