CARGANDO

Tipo de búsqueda

Contaminación Contaminación agrícola

El uso del glifosato está seriamente cuestionado

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on reddit
Share on telegram

La agricultura actual, asociada a la producción de alimentos transgénicos, está fuertemente marcada por el uso de un agroquímico llamado glifosato. Es el herbicida más usado en el planeta y no pocas voces han advertido que su uso es mortal para el ser humano y para otras formas de vida.

Qué es el glifosato

Desde distintos frentes se han emitido pronunciamientos en contra del uso del glifosato. Desde Greenpeace hasta la Organización Mundial de la Salud (OMS), organismo que en 2015, a través de la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC), determinó que el glifosato “puede ser carcinógeno”. El informe emitido por el IARC fue recogido por la prestigiosa revista científica The Lancet Oncology.  

Este agrotóxico fue creado en la década de los 70 por la multinacional Monsanto, quien lo comercializó bajo el nombre de RoundUp. Si bien su patente expiró en el año 2000, el glifosato se sigue fabricando por otras empresas y con el nombre de otras marcas, la marca de Monsanto es la que más se comercializa. El uso del RoundUp es bastante intensivo, puesto que la industria de la agricultura lo considera un poderoso aliado en el combate de plagas y malas hierbas que perjudican los cultivos.

Al ser un herbicida de amplio espectro, el glifosato actúa sobre todas las plantas, por tal motivo la trasnacional Monsanto modifica las semillas que vende para que puedan resistir los efectos del RoundUp. De esta manera le ofrece una suerte de “paquete todo en uno” a los agricultores, creando un monopolio que le reporta colosales ganancias.

El glifosato es el “best seller” de los agroquímicos

Alrededor del uso del glifosato se han levantado polémicas y debates en distintos escenarios. Así como el glifosato es señalado y bastante cuestionado, también tiene quien lo defienda. Sus fabricantes, por supuesto y la industria de alimentos. La gran agroindustria defiende su uso pues es barato y efectivo en el control de las malas hierbas que restan nutrientes y productividad a los cultivos.

Dónde se usa el glifosato
El glifosato es el herbicida más usado en el planeta.

Bayer, empresa alemana de investigación química y farmacéutica que adquirió a Monsanto, asegura en voz de sus directivos, que el glifosato es un producto que tiene muchos años en el mercado y que goza de la preferencia del gremio de agricultores alrededor del mundo.   

Estados Unidos, en alianza con el gobierno de Colombia, utilizó profusamente el glifosato, en el marco del Plan Colombia para la lucha contra los cultivos ilícitos de coca. En 2017 la Corte Constitucional limitó el uso del agrotóxico pues no estaba demostrada su inocuidad sobre la salud del ser humano.

El actual presidente de Colombia, Iván Duque, aboga por no limitar el uso de glifosato para acabar con los cultivos ilícitos, que se han quintuplicado desde que no se usa el herbicida para su erradicación.

Este herbicida también se usa en céspedes de parques y jardines públicos para controlar el crecimiento de malezas que pueden albergar animales perjudiciales como pulgas, garrapatas y roedores. Distintos ayuntamientos y entes municipales lo usan de manera sistemática, pero algunos en España, Italia, Francia y Canadá han prohibido su uso.

“El glifosato es un arma de destrucción masiva”

Así de contundente se mostró uno de los portavoces de la organización Greenpeace, que en esa frase conjuga la posición de la plataforma ambientalista con respecto al glifosato. Aseguran que el uso del agroquímico inventado por Monsanto no solo tiene serias repercusiones en la salud de los humanos, sino que es el responsable también de la degradación de los suelos, el agua y la biodiversidad.

El glifosato es un veneno para el ser humano y los ecosistemas
Luego de ser rociado en los cultivos, penetra el sustrato y en los cursos de agua.

En su página web también citan el informe emitido por la OMS sobre los probables efectos carcinógenos del glifosato y sus probables efectos como un disruptor endocrino y perjudicial para la reproducción humana.

El uso del glifosato también contamina el suelo y el agua. Luego de ser rociado en los cultivos, penetra el sustrato y en los cursos de agua y afecta a los seres vivos acuáticos y sus procesos vitales. De igual manera pasa a los alimentos que se producen en cultivos intensivos rociados con glifosato.

El consumo de alimentos procedentes de cultivos intensivos, es una de las formas en que el glifosato se introduce en el organismo para causar serios perjuicios a la salud humana. Sin embargo, es necesario decir que los que están más expuestos a la toxicidad del glifosato son los trabajadores de la industria agrícola y sus familias.

En el año 2017 la emitió un pronunciamiento sobre la necesidad de ir dejando atrás el uso de agrotóxicos por sus terribles repercusiones sobre la salud y el medioambiente y agregaron que es inexacto afirmar que los pesticidas son imprescindibles para garantizar la seguridad alimentaria.

Los investigadores también afirmaron que la exposición crónica a los plaguicidas está relacionada con enfermedades como el cáncer, Alzheimer y Parkinson, trastornos hormonales, los trastornos del desarrollo y la esterilidad.  

Hicieron un exhorto además, para que desde los gobiernos se proteja con medidas especiales a los agricultores y trabajadores agrícolas, las comunidades que viven cerca de los cultivos, comunidades indígenas, mujeres embarazadas y la infancia.

Gracias al trabajo y los esfuerzos de organizaciones, colectivos e investigadores, se están dando pasos en el sentido de ir adoptando métodos de cultivo agroecológicos. Cada día crece más la conciencia entre los consumidores de la necesidad de adquirir alimentos sanos, procedentes de cultivos orgánicos, respetuosos y en armonía con el medio ambiente. En un modelo de consumo más modesto, más enfocado en la sustentabilidad, el glifosato y ningún agrotóxico tienen cabida.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas: