CARGANDO

Tipo de búsqueda

Desarrollo sostenible Ecología

El turismo regenerativo, qué es y cómo se practica

Aunque los controles estrictos que ha impuesto la pandemia suponen un duro revés para el sector del turismo, ya hay gente que está pensando en salidas. Por ahora, no hay movilización con fines recreativos pero, hay un sector de la industria que asegura que el futuro post vacuna es el turismo regenerativo. Bien, pero ¿qué es el turismo regenerativo y cuáles son sus beneficios?

¿Qué es el turismo regenerativo?

Sigue leyendo.

Puede que estés pensando que esta modalidad de turismo no sea más que una vuelta de tuerca más de un concepto que en parte se ha agotado. Y de cierta manera es así. Ya el turismo, aunque lleve la etiqueta de turismo sostenible, no será posible porque el mundo cambió. El planeta y sus recursos se agotaron y es necesario pensar cómo hacer mejor las cosas.

La pandemia es una advertencia de lo mal que lo estamos haciendo con el medio ambiente, los recursos naturales y las energías no renovables. El turismo regenerativo es una propuesta que evoluciona hacia una práctica donde el ser humano sea capaz de relacionarse en condiciones de respeto consigo mismo, con el otro y con el entorno.

El turismo regenerativo promueve una interacción pausada, profunda y respetuosa del visitante con quien lo recibe, y, al mismo tiempo, de estos con el entorno que los rodea. De esta manera es posible crear lazos positivos entre todos los factores que entran en la ecuación de la actividad turística.

Tal como lo explican los expertos en esta materia, el turismo de modalidad regenerativa tiene que ver con dejar el sitio que se visita en mejores condiciones que como se encontró. Se trata de mejorar las condiciones sociales, económicas y ambientales de quienes habitan un lugar, no solo la de los empresarios o promotores turísticos.

Es simple: el turismo regenerativo es hacer mejor las cosas

Para algunos estudiosos del tema del turismo, no se trata solo de poner ciertas etiquetas, puesto que la mayoría de las veces se queda todo ahí: en el nombre. Da igual si es turismo sostenible, verde o ecoturismo, lo importante es hacer las cosas bien. Bien para todos. El turismo regenerativo debería ser la respuesta a lo que se conoce como turismo de bajo costo.

El low cost, aplicado al turismo, es inviable, es insostenible y crea profundos impactos sociales, económicos y medioambientales. Aunque esto no quiere decir que el turismo regenerativo no tienda también a la búsqueda de optimizar la rentabilidad. Aseguran quienes promueven el turismo respetuoso, que el turismo low cost es posible porque se remunera muy mal a los trabajadores del sector.

Claro que la meta del turismo es que todos puedan hacerlo, pero es necesario que nos preguntemos por qué es barato viajar a ciertos destinos. Tal vez la respuesta esté en cómo es tratado el personal que labora en el sector y cómo impacta nuestra presencia masiva en el territorio que se visita.

La tendencia, no solo del turismo, sino de todas las actividades del ser humano, debería ser hacia la sostenibilidad. El turismo y el desarrollo en general deberían ser sostenibles en tres aspectos básicos: en lo social, en lo económico y en lo concerniente al medio ambiente.

¿Cómo se practica el turismo regenerativo?

El turismo, tal como lo hemos conocido, se encuentra en pausa. La humanidad se encuentra esperando momentos más propicios, y todo parece indicar que habrá que buscar otras formas de viajar por placer.

El turismo regenerativo es respetuoso
El turismo, tal como lo hemos conocido, ya no es posible ni sostenible.

Mientras tanto, todo viajero consciente y comprometido con la sostenibilidad debería observar las siguientes actividades:

  • Consumir de manera responsable y respetuosa en los establecimientos y empresas de la localidad.
  • Aportar a la limpieza y recuperación del entorno que se visita.
  • Prestar colaboración con los proyectos locales que lo necesiten.
  • Participar como voluntario en iniciativas vinculadas con animales.
  • Observar con detenimiento cuáles son las necesidades del entorno.
  • Abrir canales que faciliten la comunicación entre quienes visitan y quienes reciben.  
  • Pensar y actuar siempre desde lo ecológico.
  • Dar un paso adelante y pensar no solo en conservar sino en regenerar.
  • Aprender del sitio que se visita.

Como ya hemos señalado, el término regenerativo no debería convertirse en una etiqueta para disfrazar una oferta engañosa. Hablamos de ese discurso según el cual, algunas marcas apuestan por la sostenibilidad pero en realidad están haciendo greenwashing.

El turista regenerador debe transformar su pensamiento y su manera de observar para concentrarse en el funcionamiento de la naturaleza, no en la maquinaria. Ser consciente además de la forma en que se vincula con el territorio, sus recursos naturales y sus habitantes.

Trascender lo actual

¿Qué es el turismo? Para algunos investigadores del tema, el turismo es una actividad que se inventó para llenar vacíos existenciales. Muchos aseguran que parte de la felicidad es viajar, es decir, hacer turismo es una forma llenar esos vacíos, de sanar. El turismo, tal como se ha venido ejerciendo, no cura nada ni a nadie, muy por el contrario.

El turista regenerativo aprende del sitio que visita

Por ahora, el turismo regenerativo es un compendio de ideas y de buenas intenciones. El mundo solo quiere que acabe la emergencia sanitaria para regresar a “la normalidad”, una donde prevalece el consumo, el individualismo y la competencia. La crisis que vive el planeta no solo es sanitaria. Es una inestabilidad que abarca todas las esferas, incluyendo la ambiental.

Por tanto, apostar por un nuevo turismo, que trascienda la concepción actual híper desarrollista, consumista y derrochadora, no es solo urgente, es ético. Ya la sostenibilidad, aplicada al turismo, no es posible puesto que hemos sobrepasado los límites del planeta.

Promover la idea del turismo regenerativo es la oportunidad de sanarnos como seres humanos y regenerar los recursos de nuestro maltratado planeta.

Etiquetas: