CARGANDO

Tipo de búsqueda

Medio ambiente Naturaleza

El rescate de bofedales en Chile se hace con conocimientos indígenas

En Chile, las comunidades indígenas de la Región de Arica y Parinacota se encuentran trabajando con técnicas ancestrales para el rescate de sus bofedales. Gracias al ayni, nombre que recibe el trabajo comunitario autóctono, se ha logrado restaurar cerca de cuatro mil hectáreas de bofedales, un ecosistema vital para la ganadería y los pueblos de la región andina.

Rescate de bofedales en Chile

El ayni es un sistema económico y social que ha marcado el desarrollo de las comunidades aymaras de Chile y Bolivia. Los principios que sustentan este método, que data de la etapa precolombina, son el trabajo y la colaboración recíproca y complementaria. Dentro de un sistema ayni el dar y recibir son acciones cotidianas.

Gracias a esta particular herencia, basada en la hermandad y en la comunidad, los bofedales del norte de Chile están siendo rescatados. El cambio climático no les es ajeno a las comunidades de los Andes chilenos. Desde hace un tiempo, sus habitantes vienen observando como ha venido disminuyendo la calidad y la cantidad de los bofedales, un hecho que incide directamente en su forma de vida.

Los bofedales y el cambio climático

Relatan los habitantes de la región que el cambio en el patrón de las lluvias está provocando una erosión en el ecosistema de bofedal. Antes, las lluvias del verano se daban entre noviembre y diciembre y se extendían hasta marzo. De un tiempo hacia acá, las precipitaciones se concentran en los meses de enero y febrero y los bofedales no están en capacidad de drenar tal cantidad de agua.

Importancia de los bofedales

Según explican los expertos en cambio climático, el agua de los bofedales entra por una vertiente. Si esta inclinación del terreno no se controla, el agua empieza a perforar el bofedal hasta que lo hunde y lo desaparece. Para que eso no suceda, se deben abrir canales hacia los lados con el fin de que el agua se distribuya de manera más adecuada.

Cuando el bofedal no es capaz de drenar el agua de lluvia el desgaste aparece. La erosión es un fenómeno que inquieta a las comunidades de la región. Estas praderas de son el sitio de pastoreo y fuente de alimentos del ganado propio del altiplano, formado por las llamas y las alpacas. La fauna silvestre, donde se encuentran las vicuñas y los guanacos, también subsiste gracias a los bofedales.

También trabajan para producir mayor cantidad de pasto para el ganado. Para lograrlo, se sacan bloques de tierra con pasto de los sitios del bofedal que estén en mejores condiciones y se trasladan hacia las zonas que necesitan mejorar para que se extiendan y prosperen.

¿Qué son los bofedales?

Veamos. Los bofedales son singulares ecosistemas de humedal que se desarrollan en las alturas de la región andina. Para la ciencia, estos humedales son casi desconocidos, lo que los coloca en una situación de mayor vulnerabilidad. Se llaman bofedales por el “bofe”, que es como los lugareños llaman a la materia orgánica blanda que los conforman.

Su desarrollo se da en las mesetas altiplánicas de los Andes centrales, sobre los 3.800 metros. En esas planicies, que se extienden desde el norte de Argentina hasta Bolivia, Perú y Chile, se almacena el agua que proviene de las precipitaciones, el deshielo de los glaciares y de los afloramientos de aguas subterráneas hacia la superficie.

Estos humedales andinos son de vital importancia porque de ellos depende la ganadería de la región y, en consecuencia, el sustento económico de las comunidades.

Si bien existen en la región algunas reservas que protegen a los bofedales, varios expertos en el tema afirman que los bofedales deberían estar protegidos por el sistema Ramsar. Esta medida sería muy positiva porque los bofedales son ecosistemas amenazados por el cambio climático y, en algunos casos, el sobrepastoreo de llamas y alpacas.

El trabajo mancomunado, un tesoro para conservar

La erosión de los bofedales ha movilizado a las autoridades medioambientales y a las comunidades nativas de Chile. Desde el año 2019 se viene desarrollando un trabajo conjunto entre los entes gubernamentales encargados del cambio climático y voceros de las comunidades indígenas.

Qué son los bofedales

Esta colaboración permite hacer un diagnóstico certero de la situación. Se decide, entre otras cosas, qué bofedales deben ser intervenidos, la forma en que va a hacerse la intervención y quiénes participarán en ella.

El análisis es necesario porque otro de los problemas que enfrentan los bofedales es la falta de personal para trabajarlos. Si bien en las comunidades andinas de Chile siempre ha existido el trabajo en los ecosistemas de bofedal, este se ha venido perdiendo porque es un trabajo pesado, que se hace bajo duras condiciones y no hay jóvenes que puedan llevarlo a cabo.

Es por esto que los involucrados en el rescate de los bofedales consideran que es una oportunidad para fomentar el empleo verde. La creación de puestos de trabajo en la región tendría dos beneficios en principio. Por un lado, impediría que los jóvenes de la zona de los Andes emigren a las capitales, y por otro se conservaría el acervo indígena sobre el manejo de los ecosistemas de la región.

El rescate bofedales en Chile es un ejemplo de cómo el conocimiento ancestral es fundamental para conservar los ecosistemas y su funcionamiento. Sin el necesario y oportuno aporte de los pueblos indígenas, los bosques y selvas tropicales del mundo estarían mucho más mermadas de lo que se encuentran en la actualidad.

Etiquetas: