CARGANDO

Tipo de búsqueda

Calentamiento global Cambio climático

El permafrost se está descongelando y es una amenaza para la vida

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on vk
Share on reddit

Con una antigüedad de más de 15 mil años, el permafrost es tierra congelada de manera permanente. Es una capa del subsuelo de la corteza terrestre que se encuentra congelada pero que no está cubierta de hielo, aunque pudiera contener pequeñas cantidades de agua congelada.

Qué es el permafrost

Esta formación geológica es propia de ciertas regiones cercanas a los polos de la tierra o periglaciares como también se les conoce, Alaska, Canadá y Rusia, principalmente.

El permafrost está compuesto por dos capas, una llamada capa activa, que es la que se congela y descongela al ritmo de las estaciones y es donde se desarrollan los procesos propios de la naturaleza. Por debajo de esa capa, que puede medir desde pocos centímetros hasta 4 metros, se halla el permafrost que está permanentemente congelado. Este permafrost puede llegar a medir hasta más de 1 kilómetro.

El Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC), órgano adscrito a la Organización de Naciones Unidas (ONU), acaba de afirmar, en su más reciente informe, que esta capa del subsuelo de la Tierra está seriamente amenazada y ese hecho tiene repercusiones muy graves.

Para la elaboración de dicho informe, que lleva por título Informe Especial sobre los Océanos y la Criosfera en un Clima Cambiante (SROCC), se recurrió al trabajo de 104 profesionales de la ciencia provenientes de 36 países, quienes trabajaron a lo largo de dos años con más de 7 mil informes científicos que avalan los resultados del trabajo de los expertos. La investigación se centró en el estudio de la criosfera, es decir en las partes congeladas del planeta: glaciares, nieves, plataformas de hielo, el permafrost y los terrenos que se congelan de manera estacional.

Los científicos son categóricos cuando afirman que el cambio climático tiene una consecuencia directa y tangible que es el aumento en los niveles de los mares y océanos, un hecho que tiene un impacto muy negativo sobre las poblaciones ubicadas en zonas costeras y en pequeños estados insulares, donde viven cerca de 65 millones de seres humanos.

Ahora bien, el calentamiento global no solo está afectando la calidad y el nivel de los océanos y a quienes viven cerca de ellos. Están alarmados además por el acelerado ritmo que lleva el proceso. Aseguran que las temperaturas registradas en julio del año 2019 en el Ártico eran las que se esperaban para el año 2050 en un escenario pesimista.

Otro de los efectos del cambio climático que tiene en alerta a la comunidad científica y a los colectivos medioambientales es el descongelamiento del permafrost. Veamos por qué preocupa especialmente este hecho a los expertos y por qué debería ser motivo de alarma para todos.

¿Qué pasa si el permafrost se descongela?

Esta capa del subsuelo que se encuentra congelada pero amenazada por el calentamiento global tiene confinados, solo en la zona ártica y boreal, más de 1600 gigatones de carbono orgánico, casi el doble que el que se encuentra en la atmósfera. Al descongelarse este enorme depósito de CO2, esos gigatones irán a dar a la atmósfera, concentrando así la cantidad de gases de efecto invernadero (GEI).

El permafrost retiene grandes cantidades de carbono
Tan solo en la zona ártica y boreal el permafrost retiene más de 1600 gigatones de carbono orgánico

El motivo de la alarma entre los investigadores del cambio climático es que con esta afectación del permafrost la cantidad de metano, uno de los gases con más poder de efecto invernadero, que se liberará aumentará de manera dramática el calentamiento de la Tierra. Incluso se habla de que las temperaturas de las zonas tropicales serán inclementes e impedirán la agricultura.

La pérdida de permafrost también afecta la estructura de los suelos. En tal sentido las construcciones y la vegetación que se encuentran sobre esta formación geológica se ven afectadas haciendo que colapsen, tal como ocurrió con la bóveda que resguarda semillas, que sufrió una severa inundación producto del descongelamiento del permafrost.

El permafrost no solo retiene CO2

Otra de las graves consecuencias que trae el descongelamiento del permafrost es el retorno de enfermedades provocadas por virus y bacterias muy antiguas para las que quizás no estemos preparados. Junto con los gases que se liberen a la atmósfera aflorarán vectores de enfermedades mortales del siglo XVIII y XIX, tal como ocurrió en el año 2016 en Siberia.

Importancia del permafrost
Múltiples estudios que se han llevado a cabo en el permafrost siberiano han detectado virus de 30 mil años de antigüedad

Ese año, los termómetros marcaron temperaturas nunca antes vistas: 35 grados, 25 más de la que se considera normal en la zona. Eso provocó que el cuerpo de un venado infectado durante la segunda Guerra Mundial quedara expuesto, provocando un brote de carbunco conocido popularmente como ántrax. Un niño fallecido, más 100 personas hospitalizadas y miles de renos muertos, fue el saldo del rebrote de esta enfermedad. Múltiples estudios que se han llevado a cabo en el permafrost siberiano han detectado virus de 30 mil años de antigüedad para los que probablemente no se tenga manera de enfrentarlos.

Para preservar la criosfera y los océanos del calentamiento global hace falta tomar acciones inmediatas. Reducir la emisión de gases de efecto invernadero a la atmósfera, preservar y restaurar con celo los ecosistemas y replantearse el modelo de desarrollo, le permitirá a la humanidad limitar las amenazas a la vida.

Artículos Relacionados

Etiquetas: