CARGANDO

Tipo de búsqueda

Consumo ético Ecología

El papel higiénico es responsable de la destrucción de bosques

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on reddit
Share on telegram

En momentos críticos, donde se percibe un peligro inminente, muchos corren, no a ponerse a salvo, sino a comprar papel higiénico. Pareciera que el uso del papel sanitario se le asocia con bienestar y seguridad. Sin embargo, es bueno recordar que para que el papel higiénico llegue a los anaqueles, hay que talar árboles y bosques y se usan grandes cantidades de agua y energía.

El papel sanitario y la destrucción de los bosques

Antes de la aparición del papel sanitario tal como lo conocemos en la actualidad, se usaron tiras de tela, esponjas y hasta aves de corral vivas, según cuenta el historiador y biólogo Daniel Furrer. El ascenso del papel higiénico como artículo de consumo masivo está relacionado con la producción de papel para la prensa a escala industrial.

La mejora en los sistemas de saneamiento en los países en desarrollo, el crecimiento poblacional y el fomento de un estilo de vida “occidentalizado”, han hecho que la demanda y el consumo de papel higiénico se incrementen. Lo que resulta de esto es que las grandes empresas productoras de papel tienen en la mira a los bosques, muchos de ellos centenarios.

Producir pulpa de papel, la materia prima de muchos productos, incluido el papel de baño, tiene un costo medioambiental bastante elevado. Deforestación, uso de grandes cantidades de agua, uso de energía de combustibles fósiles, uso de químicos que contaminan los cursos de agua, son algunas de las consecuencias de la veloz carrera de la industria del papel para satisfacer la demanda de papel higiénico.

Según datos recogidos por el portal de BBC Mundo, en el año 2018 se perdieron unas 12 millones de hectáreas de bosques en las regiones del trópico. A este dato se le debe sumar un hecho muy preocupante: buena parte de los bosques arrasado son primarios o nativos, como también se les conoce.

países más afectados por la deforestación
Países más Deforestados del Mundo

Para saber más, haz click sobre la imagen

Los servicios medioambientales que ofrecen los bosques son invaluables. Su existencia es garantía de alimentos y medicinas, mitigación del cambio climático, aire más limpio y conservación de la biodiversidad. Lamentablemente el consumo de papel es un indicador de desarrollo, así que la industria del papel y su modelo parece que están lejos de desaparecer. La voracidad de un mercado que no deja de crecer solo puede ser saciada a costa de millones de árboles.

El impacto de la fabricación de papel higiénico en los bosques

Para la fabricación de papel higiénico, al menos el que se consume en Estados Unidos, distintas empresas fabricantes están destruyendo bosques boreales nativos de Canadá, lo que tiene un altísimo costo para los pueblos indígenas, la vida silvestre y el clima. Esta información se encuentra recogida en un informe que lleva el elocuente título de Cómo los americanos están tirando los bosques por el retrete.

Alternativas ecológicas al papel higiénico
Los bosques boreales están siendo destruidos para hacer papel higiénico.

En dicho informe se revela la fuerte dependencia y consumo de artículos de papel tisú en Estados Unidos y las empresas que están involucradas en la degradación de los bosques boreales. Igualmente ofrece soluciones para que las empresas puedan avanzar hacia la sostenibilidad.

La industria del papel es una de las que menos sostenibilidad tiene. Cada etapa de la producción de papel impacta sobre el ecosistema y los recursos. Incluso si la pulpa procediera de bosques certificados como sostenibles, se estarían utilizando suelos que pudieran ser usados para cultivos alimenticios, además del uso de pesticidas de manera intensiva.

Según un dossier de Greenpeace, la industria papelera ocupa el quinto lugar dentro del sector industrial en consumo de energía. Además, en su proceso de producción utiliza más agua por tonelada que cualquier otra industria. También revela cómo los bosques certificados no son tan sostenibles como se cree.

La modalidad de gestión de los bosques cultivados para explotación es la misma que se utiliza en la agricultura intensiva: cultivo de “superárboles” transgénicos, con abundancia de abono y pesticidas sintéticos, cosecha, destoconado y vuelta a plantar. Las consecuencias de esa forma de cultivos son pérdida de biodiversidad y degradación de los suelos.

Hay que usar menos papel

El papel es tan contaminante que lo ideal sería no usarlo. Pero el paradigma desarrollista insiste en que su uso es un indicador de una mejora en la calidad de vida, así que es probable que estemos lejos de eliminar su uso. Sin embargo, hay maneras de disminuir su uso.

El papel higuiénico y la destrucción de los bosques
Lo ideal sería dejar de usar papel, mientras tanto, hay alternativas ecológicas.

En la medida de lo posible es necesario preferir papeles procedentes de fuentes no madereras como la paja de arroz y trigo, bambú, bagazo de caña de azúcar, cáñamo, algodón, kenaf, entre otros. Los papeles reciclados también son una buena decisión.

Aunque su participación aún es muy tímida dentro de un sector manejado por grandes trasnacionales, hay empresas que fabrican papel de baño con papel reciclado y fibras vegetales, como Who Gives a Crap, que además dona el 50 por ciento de sus beneficios para financiar, a través de la ONG WaterAid, servicios de saneamiento en países en desarrollo.

Aunque cada día se crea más conciencia sobre el consumo y su impacto medioambiental, todavía hay un largo trecho por avanzar. Tanto los papeles higiénicos reciclados como los elaborados con fibras vegetales son un buen punto de partida, la mayoría del papel sanitario no es ecológico ni sostenible. Al final, siempre se puede optar por usar el bidet como una buena manera de salvar los bosques y favorecer la higiene personal.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas:

A continuación