CARGANDO

Tipo de búsqueda

Cambio climático Medio ambiente

El “Niño del Índico” podría ser el responsable de los incendios de Australia

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on reddit
Share on telegram

El dipolo del océano Índico es un fenómeno climático que por su comportamiento se le ha denominado el “Niño del Índico”. El calentamiento global puede ser el responsable de que las temperaturas a ambos lados del Océano Índico estén inusualmente elevadas y eso tenga repercusiones en el clima, tal como sucede en el Pacífico.

Qué es el Niño del Índico

Según los investigadores del clima, tanto los incendios que consumieron buena parte de Australia a finales de 2019 y las inundaciones en África, son eventos que están íntimamente relacionados con el fenómeno climatológico llamado el Niño del Índico, caracterizado por elevadas temperaturas a ambos lados del mencionado océano.

Qué es el fenómeno del Niño
¿Qué es el fenómeno del Niño?

Para saber más, haz click sobre la imagen

Estudios llevados a cabo por la Universidad de Texas demuestran que las bajadas y subidas en la temperatura del Océano Índico, por leves que sean, tienen un impacto en las condiciones climatológicas, tal como sucede con el Niño que afecta el Pacífico ecuatorial. Según las proyecciones hechas por los investigadores, para el año 2050 podríamos asistir a un renacimiento del Niño del Índico.

Asegura una publicación del año 2019, de los mismos autores del estudio antes mencionado, que el Niño del Índico es un fenómeno que ya tuvo un episodio hace 21.000 años, en la cima de la última Edad de Hielo, cuando la Tierra estaba mucho más fría de lo que hoy conocemos. Esta información se obtuvo de unos depósitos de vida marina microscópicos llamados foras. 

Afirman los investigadores que suscriben el estudio de la Universidad de Texas, que el planeta que hoy conocemos no será el mismo gracias al cambio climático. Existe suficiente evidencia para afirmar que las alteraciones en el clima del Índico tienen todo el potencial para modificar cambios climáticos mucho más abruptos que los que conocemos hoy día.

El dipolo o Niño del Índico registrado en 2019 corresponde a la fase “positiva” del fenómeno y se caracteriza por una temperatura más cálida en el lado occidental del mar y más fría en la margen oriental. Las consecuencias de esa fase fueron los devastadores incendios en Australia y las inundaciones del África oriental.

¿Qué es el dipolo del Índico?

Como ya hemos descrito, el dipolo del Índico es un fenómeno similar al Niño del Océano Pacífico, por lo que ha sido bautizado de manera coloquial como el Niño del Índico o el Niño Indio. Su principal característica es que se presentan diferencias de temperatura en partes opuestas del Océano Índico.

Dipolo del Índico e incendios de Australia
Los incendios en Australia a finales de 2019 podrían estar relacionados con el Niño del Índico.

El fenómeno del dipolo comprende tres fases, que han sido denominadas como: positivas, negativas y neutras. Estas tres fases marcan las temperaturas de la parte oriental del Índico, que fluctúan entre el calor y el frío en contraposición a la parte occidental.

En la actualidad, el clima en el Índico presenta cierta estabilidad, puesto que los vientos discurren suavemente de oeste a este, haciendo que las condiciones meteorológicas en el océano sean estables. Sin embargo, y de acuerdo a las investigaciones realizadas, el calentamiento global podría afectar el comportamiento de los vientos.

Este impacto del calentamiento global en la dirección de los vientos provocaría que surgieran nuevas y extremas manifestaciones del clima en esa región del planeta, como la interrupción de los Monzones, esenciales para la vida en el África oriental y en Asia.

El dipolo del año 2019 estaba marcado por la fase positiva del fenómeno. Dicen los expertos que fue la más fuerte en 60 años. Esa fase positiva se tradujo en temperaturas más cálidas en el occidente del Índico y lo contrario en el lado este. El resultado: lluvias e inundaciones superiores a las promedio en el África oriental e intensas sequías en el sudeste asiático y Australia.

De acuerdo a los registros que se llevan del dipolo del Índico, este evento ya tuvo características extremas en los años 1961, 1994 y 1997. En promedio, los dipolos extremos ocurren cada 17 años. Si el calentamiento global se agudiza, para el año 2100 las manifestaciones más violentas de este fenómeno podrían darse cada 6 años.

Fases del dipolo del Océano Índico

Se han descrito tres estadios en el dipolo del océano Índico. La fase positiva que se caracteriza por fuertes precipitaciones en África, provocadas por el aumento de la temperatura de las aguas del Índico a su paso por el continente americano. En el lado opuesto, en las costas de Indonesia y Australia el agua es más fría, lo que le abre paso a un clima más seco y cálido.

La fase negativa entonces estaría marcada por las condiciones contrarias a la positiva: aguas más calientes y más lluvias en el lado oriental y aguas más frías y sequías hacia el oeste.

Una fase neutra estaría caracterizada por temperaturas tendientes a la media en todo el Índico.

Efectos del dipolo del Índico

Miles de casas destruidas, millones de hectáreas consumidas por el fuego, millones de seres vivos muertos y especies puestas en peligro de extinción. Los devastadores incendios que desolaron los bosques australianos, y que tanta repercusión mediática acapararon, es uno de los efectos más patentes del Niño del Índico.

El Niño del índico causa inundaciones en África

Entre tanto en África, 300 vidas humanas segadas y casi tres millones de damnificados por las inundaciones y los deslizamientos de tierra. Las precipitaciones, que en 2019 superaron en 300% a la media, afectaron de manera particular a Djibouti, Etiopía, Kenia, Uganda, Tanzania, Somalia y Sudán del Sur.

Los expertos advierten que el cambio climático hará que estas fases del Niño del Índico sean más frecuentes y con efectos más arrolladores. Tal como ocurre con el fenómeno del Pacífico, lo más importante es preparar con información a la población, de manera tal que pueda ser resiliente ante los efectos de este fenómeno.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas: