CARGANDO

Tipo de búsqueda

Biodiversidad Consumo ético

El cultivo del maíz está en peligro por el cambio climático

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on reddit
Share on telegram

El maíz es uno de los alimentos más antiguos que se conocen. Posee un valor casi sagrado para algunas culturas. Provee de sustento a gran parte de la población mundial y en algunos países equivale a la preservación de la vida misma. La identidad nacional y hasta la tradición cultural de México y buena parte los países centroamericanos, por ejemplo, se encuentran vinculadas de una manera estrecha al maíz, su cultivo y su consumo.

El cultivo del maíz está en peligro

Pues bien, todo ese patrimonio y el valor secular que el maíz representa, están en peligro. El cambio climático está poniendo en grave riesgo a una de las fuentes de alimentación más importantes para la humanidad. El maíz es, junto al arroz y el trigo, el alimento obligado en las dietas de buena parte de la humanidad.

Fuertes y prolongados periodos de calor y sequía, tormentas e inundaciones y fenómenos meteorológicos con La Niña o El Niño, hacen que el cultivo de esta gramínea sea cada día más una actividad de futuro muy vulnerable e incierto.

El maíz es un cultivo que depende en gran medida del agua. El calentamiento global, principal causante del cambio climático, ha cambiado la temporalidad de las precipitaciones en algunas regiones, especialmente las zonas áridas. Esta condición además hace que los grandes periodos de sequía se alternen con lluvias de carácter tormentoso y huracanes que traen consigo devastación.

A los efectos del cambio climático sobre el maíz se le suman además los cultivos transgénicos -que afectan a las variedades nativas del maíz-, y el abandono del campo por parte de los campesinos que viven de este cultivo.

alimentos transgénicos
Los alimentos transgénicos

Para conocerlo, haz click sobre la imagen

Por si el panorama ya no fuese lo bastante complicado para el maíz, gracias al cambio climático, un informe emitido por el Panel Intergubernamental para el Cambio Climático, el IPCC, reveló que el aumento de CO2 en la atmósfera tendría una incidencia negativa en la composición nutricional de algunas especies alimentarias, entre ellas el maíz.

En el referido informe se establece que de no modificar las emisiones de CO2, para el año 2050 el contenido de zinc, hierro y proteínas de las plantas se verá reducido entre 5 y 10 por ciento, y la cantidad de vitamina B disminuirá en un 30 por ciento.

Un alimento imprescindible para la humanidad

Esta gramínea es uno de los alimentos más valiosos para la vida sobre el planeta. Junto al arroz y el trigo, aporta la mayor parte de los requerimientos calóricos de una parte significativa de la población mundial. Nutre a muchos a costos bastante modestos. El maíz no solo provee de alimentación al ser humano, sino que sirve de alimento en la ganadería y de él se derivan otros productos industriales como alimentos procesados, harinas y aceites.

importancia del maíz en la alimentación mundial
De el maíz se obtiene no solo alimento para el ser humano, también es sustento para la ganadería.

Tal como lo refiere un documento de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el maíz es el primer cultivo en rendimiento de grano por hectárea, por encima del trigo y el arroz.

El maíz es sumamente generoso en bondades. Diversos tipos de climas y ambientes les son propicios al maíz, por lo que puede ser cultivado en diversas latitudes. Siendo su origen la zona tropical, en la actualidad se cultiva en latitudes septentrionales como Canadá y Rusia y en el sur del planeta como en Argentina y Chile.

Esta maravilla vegetal también se adapta a distintas altitudes. Aunque la mayor parte de los sembradíos de maíz se ubican en altitudes medias, es posible hallarlos en sitios por debajo del nivel de mar, como las planicies del Caspio, y en cotas que superan los 3.000 metros como la cordillera andina.

En México, la influencia del maíz no solo se observa en la dieta de los mexicanos. Este alimento determina su identidad cultural, su patrimonio histórico y el estado de bienestar social de su población. Algunos estudios llevados a cabo lograron determinar que la producción de las cosechas modificaba el flujo migratorio hacia Estados Unidos.

En el periodo que va de 1990 a 1992, gracias a las abundantes lluvias, se marcaron hitos históricos de producción de maíz. En esos años la emigración de mexicanos hacia el vecino del norte fue la más baja desde 1980. Por el contrario, durante los años 1998 y 1999, un periodo particularmente difícil por la sequía que ocasionó El Niño, se alcanzó el registro más elevado de emigración hacia Estados Unidos correspondiente a esa década.

Frente al reto que significa preservar el maíz del cambio climático y que se pueda seguir alimentando a la población mundial, cuyo crecimiento es exponencial e indetenible, es necesario poner en marcha prácticas que puedan seguir garantizando la alimentación mundial.

Los bancos de germoplasma prservan información de la biodiversidad
¿Qué son los bancos de semillas?

Para conocerlo, haz click sobre la imagen

Volver a los orígenes

Según se desprende de los distintos informes elaborados por el IPCC, se hace necesario adoptar medidas tendientes a preservar los bosques, por un lado, y a asegurar el alimento que necesita el mundo por el otro. Los bosques son imprescindibles en la lucha contra el calentamiento global y la demanda de alimentos no para de crecer.

Cómo afecta el cambio climático al maíz
La experiencia de los pueblos originarios puede hacer que se preserven los ecosistemas y se garantice la alimentación.

La experiencia de los pueblos originarios en el uso de los recursos, la preservación de la tierra y la conservación de la biodiversidad, puede contribuir a preservar los ecosistemas y al mismo tiempo asegurar el alimento.

De México, país cuya idiosincrasia está marcada de manera definitiva por el maíz, nace la milpa, un modo de cultivo que garantiza variedad de alimentos, no solo maíz, para la familia y la comunidad, la preservación del suelo y los recursos hídricos y la conservación de semillas nativas.

Desde la ciencia y la agrotecnología ya se está trabajando en la identificación de las variedades de maíz que mejor resisten a las sequías y los agricultores, por su parte, han optado por retrasar la temporada de siembra a fin de esquivar largas temporadas de sequías y lograr con ello que el maíz siga llegando a las mesas.

Sin embargo, junto a todas las iniciativas emanadas desde distintos ámbitos, se hace necesario cambiar el modelo de producción y consumo para poder conservar el cultivo del maíz como fuente de alimento de primer orden.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas: