CARGANDO

Tipo de búsqueda

Cambio climático Derechos humanos Desarrollo sostenible

El cambio climático tiene efectos sobre el trabajo y el empleo

El cambio climático tiene un efecto en la actividad laboral que va más allá del simple aumento de las temperaturas. Claro que un clima más cálido impactará de manera negativa el desempeño y la salud de un trabajador. Sin embargo, los efectos del cambio climático en el trabajo y en el empleo son mucho más profundos y complejos.

Efectos del cambio climático en el trabajo y el empleo

Veamos. Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el cambio climático está llamado a ser uno de los catalizadores más importantes de los cambios en el orden económico, social y laboral en todo el planeta. Estos efectos además se estarán produciendo en el corto, mediano y largo plazo.

El proceso de adaptación al cambio climático que debemos enfrentar como humanidad, sin lugar a dudas, tiene sus repercusiones. Y no solo se trata de adaptarse. También hay que asumir iniciativas que logren detener su avance, como la reducción de las emisiones y cambios en el modelo de producción y consumo.

Todos estos procesos, ineludibles, algunos imprevisibles y que se encuentran ya en marcha, tendrán consecuencias en el empleo, los ingresos y en la lucha contra la pobreza. Los efectos del aumento de las temperaturas globales en estos ámbitos se dan de dos maneras:

  • Directa. Efectos relacionados con fenómenos como las inundaciones, los huracanes, las olas de calor y la modificación en el comportamiento de las precipitaciones.
  • Indirecta. Impactos del fomento e impulso de políticas públicas destinadas al combate contra el calentamiento global, como los impuestos ecológicos o medidas destinadas a frenar la emisión de gases de efecto invernadero.

Tres sectores clave

El impacto del cambio climático se puede observar y cuantificar en tres actividades clave y muy representativas de esta realidad. El agropecuario, el energético y el turístico son tres de los sectores donde más se observan las repercusiones del aumento global de las temperaturas, en uno más que en los otros dos.

el calentamiento global afecta el empleo en el sector de la agricultura
La agricultura es uno de los sectores productivos más afectados por el cambio climático.

La agricultura y la ganadería son, sin dudas, las actividades económicas más afectadas. Los constantes e incontrolables fenómenos meteorológicos de carácter extremo inciden de manera negativa en la producción agrícola y la gestión de la ganadería.

Por ejemplo, en Centroamérica los caficultores, han tenido que dejar el cultivo de café para sembrar el cacao. El aumento de las temperaturas en la región los ha obligado a ello.    

Según cifras de la OIT, el sector agrícola emplea a alrededor de 940 millones de trabajadores en todo el mundo. El organismo considera que, de cara al año 2030, “el 60% de las horas de trabajo perdidas en todo el mundo, como consecuencia del estrés térmico, corresponden a este sector”.

En el sector energético también verá una marcada reducción de horas y puestos de trabajo. Por un lado, los fenómenos meteorológicos extremos van a modificar la demanda y la oferta de energía. Por otro, la adopción las de energías renovables obligatoriamente inicidirá en los puestos y el tipo de trabajo.

El turismo también está sintiendo los embates de la drástica modificación del clima global. Las zonas costeras, que viven esencialmente de la actividad turística, acusarán la pérdida de miles de puestos de trabajo. El blanqueamiento de los corales, así como las subidas en el nivel de los océanos y la pérdida de biodiversidad están ya modificando la industria del turismo.

Los efectos indirectos

El cambio climático impacta sobre el mercado laboral también de manera indirecta, como ya lo hemos señalado. La humanidad enfrenta el desafío de frenar el alza de las temperaturas globales. Esto solo es posible reduciendo, de manera sostenible, la emisión de gases de efecto invernadero. Para tal fin, los gobiernos aplican políticas públicas medioambientales.

Según los distintos acuerdos establecidos por los organismos multilaterales, y firmados por los países signatarios, los líderes mundiales deben impulsar medidas que permitan transitar hacia las cero emisiones netas para finales de siglo.

¿Se perderán empleos? Seguramente. Los trabajadores de las industrias intensas en emisiones de carbono, como la ganadería o el sector de las energías fósiles, deberán ser asumidos por otras industrias y actividades económicas respetuosas del medioambiente.

Una transición justa hacia una economía verde

Enfrentar el cambio climático de manera eficiente pasa, necesariamente, por asumir una transición justa hacia un nuevo modelo económico.  Uno que sea sustentable y que además ofrezca la oportunidad de alcanzar los Objetivos del Desarrollo Sostenible.

El cambio climático y puestos de trabajo
Los empleos verdes pueden ser la tabla de salvación para los trabajadores.

El actual modelo de desarrollo y crecimiento le ha fallado a la mayoría de los seres humanos y al planeta. Tres cuartas partes de la población mundial apenas sobreviven por encima de la línea de la pobreza extrema, y la deforestación, la pérdida de biodiversidad y la contaminación de los océanos hablan del fracaso de un modelo inviable que ya debe tocar a su fin.

¿Cómo se echan las bases de un modelo económico inclusivo, con bajas emisiones de carbono y que permita la seguridad social y económica de los trabajadores?

Algunos expertos consideran que en la generación de empleos verdes se encuentra la respuesta. Pero no solo deben ser empleos verdes, también deben ser empleos decentes. Una economía con cero emisiones debería promover la creación puestos de trabajo que garanticen el bienestar de los trabajadores y sus familias.  

Los efectos del cambio climático en el trabajo están ahí, a la vista de todos. Algunos incluso están por verse. Solo es cuestión de que el aumento de las temperaturas globales no pueda ser atajado a tiempo, cosa que pareciera estar ocurriendo ya. Tenemos que iniciar cuanto antes una transformación en el mercado laboral que permita proteger tanto a trabajadores como al planeta y sus recursos naturales.

Etiquetas: