CARGANDO

Tipo de búsqueda

Animales Cambio climático Medio ambiente

El cambio climático empuja a las aves africanas hacia España

El ritmo de la vida de todos los seres vivos sobre el planeta está marcado por el clima y las estaciones. A las aves se les puede considerar como los guardianes por excelencia del calentamiento de la Tierra, porque cambian sus patrones vitales cuando sienten alguna alteración.  Tal es el caso de las aves africanas que buscan abrigo en España debido al cambio climático.

Aves africanas y cambio climático

Son millones de aves que están modificando sus áreas de distribución porque altas temperaturas las obligan a ello. Al sur de España, es cada vez más común la presencia del bulbul naranjero o el buitre moteado. Tampoco se anima el ánsar campestre a dejar Europa para ir hasta Andalucía y especies como la perdiz nival, propias de climas de montaña, van abandonando las cotas bajas.

De esta manera, los pájaros —el grupo de animales más monitoreado gracias a la ciencia ciudadana— nos van indicando que el planeta está cada vez más caliente. El clima es para las aves, sobre todo las migratorias, el que marca el compás para iniciar procesos clave de su vida. Ellas se van a mover o a permanecer en sitios donde puedan llevar a cabo la hibernación, la cría o donde haya disponibilidad de alimentos.

Para la organización SEO/BirdLife, especializada en ornitología, estos cambios en la conducta de las aves tienen aspectos positivos y negativos. Un hecho beneficioso es que si las aves invernan más hacia el norte evitan tener que atravesar el desierto del Sahara. Sin embargo, si no logran adaptarse a las nuevas condiciones climáticas su población puede sufrir un declive.

Aves africanas buscan nuevo hogar

Desde hace al menos dos décadas llegan a la península ibérica ejemplares jóvenes del buitre moteado. Esta ave necrófaga llegaba para pasar el verano y el otoño y luego regresaba a su hábitat. Sin embargo, los especialistas afirman que en Málaga han sido vistos ejemplares adultos, no obstante, no es posible afirmar que estén criando en España.

Aves emigran menos por el cambio climático

La fisiología de esta especie, originaria del Sahel, está adaptada para un clima cálido. Probablemente, el incremento de casi dos grados en las temperaturas ha hecho que los buitres moteados se establezcan en España todo el año.  

Los que sí están criando en tierras ibéricas son los pájaros conocidos como vencejos moros. En el año 2000 se descubrió en Cádiz el primer nido de esta ave, aunque ya se han extendido fuera de la provincia. Otro tanto ocurre con el bulbul naranjero, al que se le descubrió un nido en Tarifa. En este sitio el ave se ha convertido en una gran atracción para especialistas y aficionados.

Ya en el año 2019, los medios recogían la aparición del calamoncillo africano en las islas orientales del archipiélago canario. Esta rara gallineta es propia del África subsahariana y Madagascar y, con suerte, se deja ver una o dos veces al año en las Canarias.

Años más tarde, cuando los especialistas se acercaron para corroborar la presencia del calamoncillo, avistaron el nido de un ave aún más rara. Se trataba del avetorillo plomizo, una pequeña garza africana propia de los ríos tropicales al sur del desierto del Sahara, desde Senegal hasta Sudáfrica.

¿Para qué migrar en invierno?

Hay especies como las cigüeñas y las golondrinas que han evolucionado gracias a la migración desde Europa hacia países del Sahel. Mauritania, Senegal, Gambia, Malí, Burkina Faso, Níger y Nigeria eran los destinos que cada invierno recibían a estos pájaros. Sin embargo, si en los países de origen el clima es más benigno, para qué arriesgarse a cruzar el Sahara.

Los especialistas de SEO/BirdLife poseen datos que confirman este comportamiento. Durante los años 70, toda la población de cigüeñas de Europa migraba en invierno a África. En la actualidad, el 80% de la población adulta no sale de España y si lo hacen, cuando mucho llegan a Marruecos. Los ejemplares jóvenes sí lo hacen, pero al alcanzar la edad adulta dejan de viajar.

Igual pasa con las emblemáticas golondrinas. Desde hace un tiempo se viene observando que se encuentran menos dispuestas a emigrar a África en invierno para regresar en primavera. Las pocas que siguen viajando en invierno regresan más pronto porque la primavera se adelanta. Cada vez es más común ver golondrinas todo el año en el sur de España.

Este comportamiento puede hacer que la población se vea afectada porque puede que a su regreso no encuentren alimentos. En la última década, la población de golondrinas se ha reducido en 33%.

El calentamiento de la Tierra contra las migraciones de las aves

Así como hay aves africanas que llegan a España atraídas por las temperaturas más amables, hay unas especies que ya no llegan porque las temperaturas de la península ibérica se les hacen muy calurosas. El ánsar campestre, un ganso que pasaba los inviernos en España, se ha convertido en una especie muy rara de avistar.

Aves migratorias llegan a España desde África

Hasta la década de los setenta todavía era posible observar ejemplares que venían huyendo del frío de Noruega, Suecia o Finlandia, pero ya no. Los inviernos cada vez más suaves en sus hábitats de origen los hacen desistir de migrar kilómetros para buscar alimento o reproducirse.

La llegada de aves africanas a España debido al cambio climático es una tendencia que está siendo monitoreada por la ciencia. Que las aves opten por no migrar y hacerse sedentarias puede tener un efecto en su población y en el equilibrio de los ecosistemas. Encontrar en sus sitios de origen climas más cálidos, y suficiente alimento, haría que sus ciclos de reproducción se alteren.

Etiquetas: