CARGANDO

Tipo de búsqueda

Consumo ético Transgénicos

El boicot al aceite de palma no es necesariamente lo mejor para el medioambiente

De un tiempo hacia acá, desde distintas grupos, se viene promoviendo un boicot al aceite de palma. Según sus promotores, la producción del popular óleo es responsable de la pérdida de bosques y biodiversidad, cosa que es cierta. Pero, el asunto no es tan sencillo. Es mucho más complejo y vamos a explicar por qué.

El boicot al aceite de palma

Efectivamente, el aceite de palma es uno de los componentes más utilizados por la industria de alimentos. La explotación de este rubro para satisfacer la alta demanda, ha provocado deforestación, pérdida de hábitats y amenaza para especies amenazadas en el sudeste asiático.

Esa acuciante realidad ha sensibilizado a la opinión pública y cada día se escuchan con más insistencia llamados a la industria para que se reduzca el uso del aceite de palma. Algunos incluso llaman a no comprar los productos que contengan el controvertido aceite. No obstante, ya la comunidad científica advierte que un boicot al aceite de palma puede ser peor.

Un estudio del año 2018, elaborado por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN), alerta que un boicot al aceite de palma pondría en peligro a otras especies. Sabotear el uso de este producto no solo no va a salvar bosques o a la vida silvestre, sino que pondrá presión sobre otros cultivos oleaginosos para lograr cubrir la demanda, del producto por parte de la industria.

Una ecuación simple

Si la industria de alimentos deja de utilizar aceite de palma deberá buscar el insumo en otro sitio, acudir a otras fuentes de aceites vegetales, porque la materia oleosa es un ingrediente básico en la elaboración ciertos productos, como alimentos o cosméticos. El aceite de palma es muy solicitado porque sus características propias lo convierten en un producto muy conveniente.

el cultivo de palma es muy productivo
El cultivo de palma aceitera es muy productivo comparado cn otros oleaginosos.

Durante los años 90 se extendió la especie de que las grasas trans, muy usadas en los alimentos procesados, ocasionaban daños a la salud cardiovascular. En ese sentido, la industria de los alimentos encontró en el aceite de palma el sustituto ideal. Es inoloro, incoloro, tiene untuosidad a temperatura ambiente, resiste el paso del tiempo y lo mejor: es económico.

Buscar un sustituto del aceite de palma en otros cultivos puede llegar a ser un despropósito. El cultivo la palma, comparado con otros rubros oleaginosos, como la soja o la colza, es más productivo. Estos cultivos producen entre cuatro y diez veces más que otros similares.

Según los datos existentes, el cultivo de palma solo ocupa el 10% del suelo dedicado a los cultivos de rubros aceiteros, aunque es el aceite que más se usa en la industria. Otra ventaja de la palma es que su demanda de pesticidas y fertilizantes es baja.

La razón de ser del boicot

La industria de la palma aceitera está vinculada con no pocos males. El principal problema del cultivo de palma es su impacto sobre el medioambiente. Según algunos estudios, el 45% de los cultivos de palma se encuentran en regiones que a finales de la década de los 80 eran selva tropical.

La devastación de esos ecosistemas significó una amenaza para la supervivencia de especies en peligro de extinción, como el elefante pigmeo de Borneo, orangutanes, tigres o el rinoceronte de Sumatra.

Además de su impacto en el medioambiente, más de una organización ha denunciado que en los cultivos de palma se dan situaciones de trabajo infantil y pésimas condiciones laborales.

Todo este conjunto de calamidades es lo que ha propiciado que diversas organizaciones, marcas comerciales de alimentos, e incluso gobiernos, impulsen el boicot al aceite de palma. Sin embargo, es necesario detenerse un poco a pensar cómo y con qué se va a reemplazar el aceite.

Cultivo sostenible

Al parecer, prescindir del aceite de palma puede traer algunas consecuencias no deseadas. La palma es muy productiva y boicotear su producción y uso solo trasladaría el problema a otras latitudes y otros ecosistemas. Sustituir la palma por la soja, solo cambiaría las selvas del sudeste asiático por el Amazonas.

el aceite de palma es muy utilizado en la industria de alimentos
La industria de alimentos y cosméticos utiliza el aceite de palma. Se busca que sea aceite certificado como sostenible.

Sabotear el cultivo de la palma también tendría un impacto social que debe ser tenido en cuenta. Este cultivo ha sacado de la pobreza a buena parte de la población de los países en desarrollo que se dedican a la actividad.

Para algunos especialistas, el boicot no es el mejor camino. Por ello, promueven que los cultivos de palma se hagan sostenibles. La iniciativa Roundtable for Sustainable Palm Oil (RSPO), impulsada por la industria de la palma aceitera y algunas oenegés, va en ese sentido.

Según ellos, un cultivo de palma sostenible, a grandes rasgos, es aquel que:

  • No deforesta.
  • No planta en turberas.
  • Controla toda la cadena de comercialización, desde el productor hasta el consumidor.
  • Protege y dignifica al trabajador.

En la actualidad, el 20% de la producción está certificada y se quiere avanzar más. Además, muchas grandes empresas de alimentos y cosméticos ya utilizan aceite de palma certificado pero no lo divulgan por temor al boicot. Agregan los que se oponen al bloqueo del aceite de palma que esta acción libra de responsabilidad a las empresas para producir de manera sostenible.

Antes de pensar en hacer un boicot al aceite de palma, como consumidores debemos ser más curiosos al respecto. Es necesario saber que hay productos, como la carne de ganado, que impactan mucho más en el medioambiente y que debemos siempre optar por productos elaborados de manera respetuosa con la naturaleza.

Etiquetas: