CARGANDO

Tipo de búsqueda

Contaminación del agua Derechos humanos Salud

Día mundial del retrete. Un día para recordar la importancia del saneamiento

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on reddit
Share on telegram

Aunque pueda parecer una broma o una excentricidad, y la palabra retrete tenga una connotación de tabú, existe un día para recordar al inodoro. Desde el año 2001, cada 19 de noviembre, se celebra el Día Mundial del Retrete, o conocido de manera más protocolar como Día Mundial del Saneamiento.

Día Mundial del Retrete

Este día surge desde el seno de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), para recordarnos que todavía hay millones de personas que deben hacer sus necesidades en sitios inadecuados. Tal como lo explica la misma Organización, millones de seres humanos están a salvo de la muerte porque los retretes son artefactos que evitan que se propaguen enfermedades prevenibles.

Para el 2030, un año que se encuentra a la vuelta de la esquina, está fijado como el tope para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). El Objetivo número 6 está referido a “garantizar la disponibilidad de agua y su gestión sostenible y el saneamiento para todos”, tal como lo recoge la web de la Organización.

Pero parece que no será tan sencillo. Todavía hoy, 673 millones de seres humanos deben hacer sus necesidades en sitios indignos e insalubres, o peor, al aire libre. Según cifras de la ONU, Unicef y la Organización Mundial de la Salud, 2.000 millones de personas ingieren agua potable contaminada con heces.

El panorama luce aún más grave si a lo anterior se le añade que el 80% de las aguas residuales, producto de las actividad humana, se vierten de manera directa en las fuentes de agua sin tratamiento alguno.

¿Por qué es necesario celebrar el Día Mundial del Retrete?

Celebrar un día dedicado al retrete está plenamente justificado por las siguientes razones:

el día mundial del retrete

Sobre todo en entornos marcados por la pobreza, contar con lo que se conoce como WHASH (siglas en inglés de agua, saneamiento e higiene) es de suma importancia para evitar muchas enfermedades, incluso algunas capaces de provocar la muerte.

Más de la mitad de la población mundial no cuenta con instalaciones sanitarias en sus casas, y ese hecho se vincula con las 43.000 muertes anuales causadas por diarreas que podrían evitarse con un de saneamiento adecuado.

Día mundial del agua
Día Mundial del Agua, un recurso “básico” que da tanto

Para saber más, haz click sobre la imagen

Así lo ha reconocido, desde el año 2010, la Asamblea General de las Naciones Unidas. Agrega la resolución de esa instancia, la 64/292, que es deber de los Estados y las organizaciones internacionales asegurar que los servicios de agua y saneamiento sean seguros, accesibles, aceptables y asequibles para toda la población, sin distingos.

Los retretes salvan vidas y dan diginidad a las personas
El retrete salva vidas, sobre todo en entornos marcados por la pobreza.

Tener que hacer las necesidades al aire libre supone un riesgo para cualquier persona. Además de que son condiciones que vulneran la dignidad humana. Los retretes protegen, sobre todo a niñas y mujeres de violaciones, acosos o del ataque de animales. En algunos países, los baños en las escuelas son un hoyo de madera y barro desprovisto de puertas.

Sin retretes adecuados no será posible el desarrollo sostenible. Es un mandato de la Agenda 2030 de los ODS que el acceso al agua y al saneamiento sea una condición ineludible para lograr alcanzar el pleno desarrollo sustentable de todas las naciones.

Para el año 2030, es urgente acabar con las defecaciones al aire libre y lograr el acceso a servicios de saneamiento asequibles para toda la población, sobre todo la más vulnerable.

El saneamiento y el cambio climático

Cada año, el Día Mundial del Retrete adopta un tema. En el año 2019 el lema de la celebración fue “No dejar a nadie atrás”. Aquel lema recordaba a las personas que carecen de saneamiento adecuado y las consecuencias de ese hecho.

Este año, la ONU escogió el tema “Saneamiento Sostenible y el cambio climático”.

673 millones de seres humanos deben hacer sus necesidades en sitios indignos e insalubres.

Tal como lo destaca la Organización, la agudización del cambio climático hará que las inundaciones, las sequías y el aumento del nivel del mar provocarán el colapso de los sistemas sanitarios más vulnerables. Inodoros, fosas sépticas y plantas de tratamiento están en peligro.

Una inundación es capaz de contaminar los depósitos de agua potable, además de dañar los inodoros y esparcir los desechos humanos hacia las comunidades y los cultivos de alimentos. Esto sería el inicio de epidemias de enfermedades mortales.

Teniendo en cuenta las consecuencias del cambio climático sobre la población, el que todos cuenten con un sistema de saneamiento adecuado y sostenible es la mejor manera de evitar la propagación de enfermedades mortales como el Covid-19, el cólera o la fiebre tifoidea.

Un invento necesario

Cuando el ser humano se hizo sedentario, surgió la necesidad de deshacerse de sus desechos en un sitio lo suficientemente alejado donde los olores no perturbaran el olfato, pero no tanto por lo de las urgencias digestivas.

El retrete es uno de los grandes inventos de la humanidad
Antes de la invención del retrete, la disposición de los desechos humanos se hacía en sitios como ríos o riachuelos.

La arqueología narra que los cretenses y los romanos tuvieron inodoros completos, surtidos con agua y palancas que controlaban el flujo de agua. Sin embargo, esos mecanismos desaparecieron con sus civilizaciones.

Del siglo V al XV, la falta de higiene marcó una etapa oscura en Europa. Los excrementos estaban a la vista de todos en las calles. Era común también aliviar el cuerpo en ríos, riachuelos y árboles En el mejor de los casos, había envases o vacinillas, cuyo contenido igual se tiraba en las calles.

El inodoro que conocemos hoy tiene su origen en un mecanismo con cisterna que ideó el inglés Alexander Cummings en 1775, aunque tenía un defecto: goteaba. En 1884, otro inglés, de nombre Thomas Crapper, utilizó por primera vez el término water closet o armario de agua. Este nombre se simplificaría con las mundialmente conocidas iniciales WC.

El nuevo modelo incluía un dispositivo que retenía el agua y evitaba los olores e incorporaba el sifón.

Merecido homenaje

El retrete puede ser considerado, con justicia, uno de los grandes inventos, por su aporte a la salud pública. Su uso ha salvado de enfermedades mortales a una buena parte de la humanidad y lo sigue haciendo. Eso eso lo hace merecedor de un día mundial que honre sus valiosísimos aportes.

Frente al cambio climático que golpea con fuerza a los países más pobres y vulnerables, el acceso a retretes y sistemas de saneamiento accesibles para todos es una meta que luce inalcanzable pero por la que hay que seguir trabajando.

Cada 19 de noviembre, Día Mundial del Retrete, recordemos que ese sistema no solo es un receptor de nuestros desechos. Un retrete es un dispositivo que salva vidas, evita enfermedades y les da dignidad a las personas.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas: