CARGANDO

Tipo de búsqueda

Medio ambiente Naturaleza

¡Sorprendente! Descubren millones de árboles en el desierto del Sahara

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on reddit
Share on telegram

Cuando se menciona la palabra desierto, la primera imagen que se viene a la cabeza es un inmenso mar de arenas color terracota, donde el agua y la vida no tienen cabida. Sin embargo, un reciente hallazgo científico está por cambiar esa idea. Un grupo de expertos acaba de descubrir la asombrosa cifra de 1.800 millones de árboles en el desierto del Sahara.

Hay millones de árboles en el desierto del Sahara

En realidad no se trata de un gran bosque. Son millones de árboles solitarios, diseminados a lo largo y ancho de un territorio de 1,3 millones de kilómetros cuadrados, ubicado al noroeste del continente africano.

Las arenas investigadas se adentran en los territorios de Argelia, Mauritania, Senegal y Mali, y se extienden a partes del Sahara occidental y el Sahel. Un área similar en extensión al doble del territorio francés.    

El trabajo de un equipo multidisciplinario, donde participaron científicos de la NASA, del Centro Nacional para la Investigación Científica (CNRS) de Francia y del senegalés Centro de Monitoreo Ecológico de Dakar, permitió dar con este tesoro de vegetación en unos de los ecosistemas más duros y complejos sobre el planeta.

El descubrimiento, publicado en la prestigiosa revista Nature, fue posible gracias al especial interés de los investigadores y al uso de tecnología especial. Se utilizaron imágenes procedentes de satélites de la NASA y un software de inteligencia artificial desarrollado para que identificara árboles individuales.

Un desconocido tesoro vegetal

Una de las características de este novedoso estudio es el uso de tecnología especialmente desarrollada para los fines de la investigación. Aunque los satélites todos los días capturan cientos de miles de imágenes de la Tierra, en esas fotografías es imposible hallar árboles individuales, porque estos, según palabras de los autores, “permanecen invisibles”.

Los árboles del Sahara se encontraron por los satélites
Los árboles del Sahara pudieron ser localizados gracias a satélites que usan imágenes de alta resolución.

Algunos satélites están equipados para captar imágenes de la superficie terrestre con una resolución que no supera los 30 metros. Esto quiere decir que si la copa de un árbol no tiene más de esa medida en su diámetro, el satélite “no lo ve”.     

También juega en contra el escaso interés por estudiar vegetación en zonas no boscosas. Esta falta de atención hacia la vegetación de los desiertos, hace que se sepa poco o nada. Es la primera vez que se logra hacer una contabilidad tan exacta en un área de ecosistema de desierto.

Para la investigación se tomaron en cuenta solo los ejemplares de árboles cuya copa midiera más de tres metros cuadrados, esto para separar del conteo a los arbustos. En promedio, los árboles tomados para la cuenta tienen 12 metros cuadrados de copa.

Los autores de la investigación destacan que con este estudio se demuestra que hay un 20% más de vegetación en el Sahara de lo que se creía. Si bien la mayoría de los árboles descubiertos se encuentra en el Sahel, hay cientos de millones en el propio Sahara.

El modesto gran valor de los árboles de desierto

En un planeta donde los ecosistemas se ven cada vez más disminuidos, la noticia del descubrimiento de los árboles del Sahara es un aliciente que trae optimismo. La tala indiscriminada, los incendios forestales y el avance de la agricultura intensiva, están mermando de manera vertiginosa el número de árboles.

La Gran Muralla Verde en África
La Gran Muralla Verde, una esperanza africana

Para saber más, haz click sobre la imagen

El estudio solo se centró en un área que corresponde al 20% del territorio total del Sahara y el Sahel, por lo que el número total de ejemplares de árboles es mucho mayor. No obstante, los investigadores son claros en poner en perspectiva los hechos.

Los resultados de las cuentas hablan de, en promedio, un árbol por hectárea. Aunque parezca poca cosa, es mucho más de lo que se cree de manera común cuando se habla de desiertos. Es probable que este 20% más de vegetación en el Sahara no revierta la tendencia mundial de deforestación, pero es importante para las poblaciones que hacen vida en el desierto.

Los expertos subrayan, que si bien estos solitarios árboles del desierto no tienen la fuerza de una selva o un bosque para capturar dióxido de carbono, su existencia es muy valiosa. Brindan sombra a humanos y animales, fertilizan el suelo y equilibran este particular ecosistema. También proporcionan alimento y sustento económico.

Un logro tecnológico y humano

El equipo que comandó el trabajo de investigación pudo tener acceso a imágenes satelitales de alta resolución, un material que la mayoría de las veces se reserva para estudios militares o industriales. Las 11.000 fotografías que se usaron fueron suministradas por la Agencia Nacional de Inteligencia de EE.UU (CIA por sus siglas en ingles).

Los árboles del Sahara son muy importantes para su ecosistema
Aunque no forman un bosque, los árboles del Sahara son muy importantes para su ecosistema.
11.000 fotografías que se usaron fueron suministradas por la Agencia Nacional de Inteligencia de Estados Unidos

Para ubicar a los árboles en las imágenes se recurrió a la inteligencia artificial, específicamente el aprendizaje profundo, que consiste en enseñar a una computadora a cumplir con una tarea, que en este caso consistía en identificar árboles. Para que ese aprendizaje sucediera los investigadores etiquetaron a mano más de 90.000 árboles de las imágenes.   

Este hallazgo representa un hito en el uso de tecnología en las investigaciones sobre medioambiente. La experiencia pudiera extrapolarse a otras latitudes y hacer uso de los satélites del programa Copernicus de la Agencia Espacial Europea para conocer el estado actual de la cobertura vegetal del planeta.

Encontrar 1.800 millones de árboles en el desierto del Sahara es un motivo de regocijo para una parte del mundo que necesita mucho de los servicios ecosistémicos. Como afirman los investigadores del estudio, “los árboles son puntos calientes de biodiversidad en un entorno donde se supone que la vida no debería existir”.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas: