CARGANDO

Tipo de búsqueda

Biodiversidad Consumo ético Medio ambiente

La cría intensiva de animales para consumo está acabando con la biodiversidad de los animales de granja

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on reddit
Share on telegram

La domesticación de la fauna ha representado un importante avance en materia de seguridad alimentaria. Sin embargo, un reciente estudio demostró que el crecimiento vertiginoso de la cría de animales domésticos para el consumo humano está asociada con la pérdida de biodiversidad y el surgimiento de las nuevas enfermedades contagiosas.

Cría de animales domésticos para el consumo humano

Cuando el ser humano pudo dominar la crianza de ciertos animales para obtener de ellos carne, leche, huevos y otros bienes, dio un trascendental paso en su evolución. Aseguró una importante parte de su alimentación y se alejó de los peligros de la caza, necesaria hasta entonces para la subsistencia.

Lamentablemente la cría de animales de granja ha ido tomando un rumbo indeseable. Sobre todo cuando se hace de manera intensiva. La agroindustria y la industria alimentaria han estimulado el consumo y demanda de alimentos de origen animal hasta límites insostenibles.

La cría intensiva de animales para consumo humano ha exacerbado la lacra del maltrato animal. También ha convertido a las granjas en focos de transmisión de patógenos y por si no fuese suficiente, la pérdida de biodiversidad también está asociada con las prácticas de la ganadería intensiva.

Una relación enfermiza

El crecimiento de la actividad ganadera está relacionado de manera íntima con el aumento de las enfermedades contagiosas y el acelerado proceso de pérdida de biodiversidad. Según el estudio al que ya hemos hecho referencia, en 60 años, el número de enfermedades infecciosas aumentó de manera conjunta con la disminución de diversidad biológica.

Las enfermedades aumentan cuando desaparece la biodiversidad
La industria alimentaria ha estimulado el consumo y demanda de alimentos de origen animal hasta límites insostenibles.

Al analizar los registros que se han hecho sobre enfermedades y especies amenazadas, se pudo concluir que en seis décadas, unas 16.994 epidemias están vinculadas con 254 enfermedades contagiosas provenientes de animales de ganado.

Cuando el ser humano pudo domeñar las artes de la cría y la domesticación de especies, se hizo también con los patógenos de los rebaños.

Uno de esos patógenos es el virus de la influenza. Se cree que en la antigüedad pasó a los humanos desde las aves de corral, tal vez en China. La influenza sigue enfermando y cobrándose la vida de millones de personas en la actualidad.

Al día de hoy, luego de miles de años de ganadería, los animales domesticados siguen enfermando a los humanos. Y probablemente se incrementarán el número de enfermedades contagiosas, en la medida en que se deforesten más bosques para extender las zonas de ganadería.

Hay suficientes evidencias de la relación entre pérdida de biodiversidad y el surgimiento de nuevas enfermedades.

Atentos a las señales

Observar cómo se incrementa el número de enfermedades infecciosas debería ser una señal clara a la que hay que estar atentos. Cuando ocurre ese repunte es porque se están extinguiendo de manera acelerada una importante cantidad de especies salvajes.

Qué son los mercados de animales vivos
Mercados de animales vivos ¿tradición o foco de infecciones?

Para saber más, haz click sobre la imagen

Explican los autores del estudio,  que la relación entre las especies amenazadas de extinción y el número de epidemias primero aumenta, luego alcanza un punto culminante y finalmente disminuye.

Sin embargo, advierten que el peligro de una eventual pandemia no desaparece con la extinción de una especie. Muy por el contrario. El contagio se extiende y se acelera al aumentar el número de cabezas de ganado.

Hay un dato que resulta esclarecedor. En la actualidad el número de animales criados en granja supera a las especies salvajes, y el ser humano está más en contacto con los primeros.

Si de pollos se trata, para el año 2000 en el mundo había unos 14 mil millones. En el año 2018 se logró determinar que esa cifra había escalado hasta los 24 mil millones, y la tendencia es al alza.

No solo desaparecen animales salvajes

Los animales que son el alimento de los humanos también están en peligro. La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) ha venido advirtiendo que una gran cantidad de razas de animales de granja están desapareciendo.  La causa, dicen, está en la cría intensiva y en el cruce indiscriminado de especies.

La ganadería intensiva perjudica la biodiversidad
Un 7% de las razas de ganado y aves de corral habían desaparecido. 60 razas de pollos ya no existen.
Hay razas de animales domésticos que no son muy productivas pero se adaptan mejor a las enfermedades y a las temperaturas extremas.

En el año 2016, el organismo publicó un informe donde se advierte que al menos un 7% de las razas de ganado y aves de corral habían desaparecido y un 17% estaba bajo amenaza de correr el mismo destino.

Si se trata de los mamíferos, las vacas son las que más sufren la extinción: 184 razas han desaparecido. Les siguen las ovejas con 160 y luego los cerdos con 107. En cuanto a aves de corral, los pollos lideran el conteo. El estudio asegura que 60 razas de pollos ya no existen.

Los expertos de la FAO aseguran que frente al cambio climático, conservar todo el recurso genético es muy importante, porque permitirá facilitar la adaptación y la resiliencia de las comunidades.

Hay razas en peligro de extinción que si bien no son muy productivas, poseen características que las hacen más resistentes a ciertas enfermedades o a temperaturas extremas.

Insistir en modelos de mega producción y mega consumo no solo hará que aumente el hambre, también las enfermedades zoonóticas lo harán.

La cría de animales domésticos para el consumo humano debe hacerse bajo los parámetros de la sostenibilidad y la resiliencia frente al cambio climático.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas: