CARGANDO

Tipo de búsqueda

Consumo ético Contaminación

Estas son cosas que nunca deberías tirar a la basura

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on reddit
Share on telegram

El actual ritmo de consumo que nos impone el sistema económico hace que adquiramos productos y objetos que muy probablemente acaben siendo desechados en algún vertedero. Por ello, hoy te vamos a ofrecer una lista de cosas que no debes tirar a la basura, por el bien del medio ambiente.

Cosas que nunca deberías tirar a la basura

En el ciclo de producir, consumir y desechar cosas, objetos y bienes que ni siquiera son vitales, se va llenando el planeta de desechos contaminantes.

La producción industrial ha adquirido un ritmo tan vertiginoso y frenético que iniciativas tan loables como el reciclaje, o movimientos como la alargascencia o la economía circular, lucen como incapaces de poner freno al galopante deterioro medioambiental.

La producción industrial y la producción de desechos provienen de un mismo vientre: el sistema económico capitalista y desarrollista. En ese sentido, el exceso de productos que van a dar a los vertederos o directamente a los ecosistemas, no puede ser responsabilidad solo de quien consume.

Las industrias tienen el deber de establecer compromisos más firmes con la preservación del medio ambiente y los recursos naturales, porque de ellos se sirven. La vida toda está en juego, incluso la del mismo sistema.  

Mientras esa situación no cambie y los países más industrializados no dejen de explotar recursos de manera indiscriminada, siguiendo un modelo de desarrollo no sustentable, a nivel individual podemos identificar qué objetos no deben ir al contenedor de desechos y cuáles se pueden reciclar o darles una segunda vida.

1. Pilas o baterías

En principio, ningún producto que contenga químicos debería ir al contenedor de la basura. Las pilas son productos que contienen diversos químicos muy tóxicos que si no se disponen de manera correcta van a contaminar el suelo y el agua.

Deben ser llevadas a puntos de recolección de pilas donde se encuentran contenedores destinados para recogerlas. De ellas se puede recuperar el cadmio.

Las baterías de los automóviles y las motos también deben ser llevadas a puntos de recolección. Si se desechan de manera incorrecta, sus químicos se pueden filtrar al suelo o al agua y contaminarlos. De las baterías se puede sacar el plomo para fabricar nuevas baterías u otros productos.

Objetos que no deberían echarse a la basura
Los medicamentos, ni ninguna sustancia química debería llegar a los vertederos.

2. Radiografías

Lo ideal sería llevarlas a los hospitales y demás centros sanitarios. Hay organizaciones no gubernamentales que las recogen y las venden a gestores de residuos que les compran la plata que extraen de ellas. Con ese dinero se financian proyectos de colaboración.

3. Bombillas y tubos fluorescentes

Las bombillas incandescentes, las convencionales, se consideran no tóxicas, así como la de halógeno. Ellas no representan un problema.

Ahora bien, si se trata de lámparas fluorescentes deben ser dispuestas de manera correcta porque contienen mercurio, un elemento muy tóxico. Lo ideal sería llevarlas a un punto de recolección especial. Algunas tiendas ofrecen ese servicio.

cómo gestionar los residuos en tiempos de coronavirus
¿Cómo gestionar los residuos en tiempos de coronavirus?

Para saber más, haz click sobre la imagen

4. Medicamentos

Cuando un medicamento caduca o se vence, jamás debe ser echado al cesto de la basura ni al inodoro o en el lavabo. Si se hace de esa manera, los componentes se filtrarán al suelo o al agua y las consecuencias en el medio ambiente pueden ser muy indeseables.

5. Termómetros

Estos objetos no deben ser desechados en la basura por la misma razón que los tubos de luz fluorescentes: el mercurio. Este elemento se puede recuperar mediante destilación y se puede volver a usar en la industria química.

6. Mecheros o encendedores

Estos objetos de uso muy cotidiano, cuando se desechan aún contienen restos de combustible, lo que los convierte en un peligro por ser inflamables. Por eso, cuando vayas a desecharlos, asegúrate de que no tengan gas. Tener un encendedor recargable sería un gesto muy amable hacia el medio ambiente.

El excesivo consumo produce mucha basura
El sistema produce tal volumen de productos que es casi imposible gestionarlos de manera correcta.

7. Cosméticos

Los productos cosméticos envasados en vidrio deben ir al contenedor indicado para tal material. Sin embargo, estos productos representan otro problema.

No se trata solo del envase, también es el producto, elaborado con componentes químicos que no se depuran con el agua. Por tal motivo, lo más indicado sería llevarlos a tiendas de  cosméticos donde seguramente tendrán un plan de recolección y reciclaje. También podemos optar por cosméticos naturales.

8. Pinturas, solventes y aerosoles

Estos productos son muy contaminantes y deberían ser colectados en puntos limpios. Las pinturas y los solventes, así como los objetos que se usan para aplicarlos son inflamables. Igual los aerosoles. Hay que asegurarse de que estén realmente vacíos antes de echarlos en los puntos limpios. Mejor si se adquieren pigmentos naturales o ecológicos.

9. Ropa

Hazle caso a la diseñadora Vivienne Westwood que dice: “Compra menos, escoge bien y hazlo durar”.  La ropa, así esté vieja o en mal estado, no debe parar en la basura.

Se puede donar, reciclar, reformar, vender como ropa de segunda mano o llevar a centros de reciclaje donde será procesada de manera correcta. Incluso en casa se le puede dar una segunda vida.

Una vieja camisa puede ser un nuevo vestido infantil o una camiseta pasar a ser una alfombra para el baño.

10. Grasas y aceites

Estas sustancias cuando no se disponen correctamente pueden llegar a ser un gran problema en los centros de gestión de desechos. Si se tiran a la basura, peor. De ahí contaminarán la tierra y el agua.

Los aceites nunca se deben desechar en los desagües. Se deben llevar a centros de recolección especializados donde pueden ser usados para fabricar biodiesel y jabones.

11. Cabellos humanos y de mascotas

Estos desechos no representan un problema para el medio ambiente, pero echarlos a la basura no es la opción más inteligente. El cabello está lleno de nitrógeno por lo que echarlo a la pila de compostaje es lo mejor o como fertilizante para las plantas no comestibles.

12. Aparatos electrónicos

El manejo de los desechos electrónicos representa un gran problema para muchos países, sobre todo en África, que son tratados por los países industrializados como vertederos de productos electrónicos.

Nunca eches a la basura ni cámaras digitales, ordenadores, televisiones, impresoras, iPods, tabletas, reproductores de MP3, teléfonos móviles, cargadores de cintas, CD, video y audio, localizadores, cartuchos de tinta y otros aparatos electrónicos.

Todos los residuos tecnológicos contienen sustancias muy peligrosas como mercurio, plomo, cadmio o berilio. En la basura electrónica también se consiguen materiales valiosos como el oro, la plata, el cobre o el platino.

Aunque se insista, una y otra vez, en que se debe separar, reciclar o reutilizar, lo único capaz de parar la producción de desechos es parar, o reducir, la producción excesiva de bienes.

Por ahora, estamos lejos de eso. Queda la conciencia ciudadana y el cuestionamiento a nuestros modelos de consumo y a la industria como posible salida.

De momento, quédate con esta lista de cosas que no debes tirar a la basura e infórmate, ante la duda, sobre cómo se deben gestionar los desechos, para que no sean los ecosistemas nuestros vertederos.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas: