CARGANDO

Tipo de búsqueda

Desarrollo sostenible Ecología

Las cooperativas, expresión del trabajo colectivo y respeto por el medio ambiente

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on reddit
Share on telegram

El cooperativismo y su expresión más palpable, las cooperativas, es un pensamiento y un accionar para asumir el desarrollo económico y social. Qué son las cooperativas, cuál es su importancia y cómo le aportan a la sostenibilidad del medio ambiente y a las comunidades, son preguntas a las que vale la pena aproximarse para conocer sus características y beneficios.

Qué son las cooperativas

La doctrina del cooperativismo, y la cooperativa como su expresión, está definida como un grupo de personas que deciden asociarse, de manera voluntaria, para darle solución a alguna necesidad de orden social y económica.

Según datos recogidos en la web de la Alianza Cooperativa Internacional, en la actualidad las cooperativas brindan empleo a más de 280 millones de personas en todo el mundo, lo que representa al 10% de la población mundial empleada.    

Aunque ya desde el siglo XVII se estaban sentando las bases conceptuales del cooperativismo en escritos de John Bellers, no es sino hasta finales del siglo XIX que los cambios económicos, sociales y políticos de la Revolución Industrial actúan como un catalizador para el surgimiento del cooperativismo y las cooperativas.

El reemplazo de mano de obra por la mecanización de muchos procesos industriales y la consecuente pérdida de empleos obligó a los trabajadores a asociarse y buscar soluciones de manera mancomunada.

Podríamos afirmar que el cooperativismo es la respuesta natural a un modelo de desarrollo derrochador que ha demostrado, luego de la Revolución Industrial, ser catastrófico para el ser humano, el medio ambiente y los recursos naturales.

El basamento ético de las cooperativas se afinca sobre valores humanistas y solidarios. La autoayuda, la corresponsabilidad, la democracia, la igualdad, son virtudes que deben estar presentes en el trabajo y el accionar de las cooperativas. Formar parte de una cooperativa implica asumir el trabajo colectivo y el bien para todos los miembros.

Principios de las cooperativas

En el año 1995, durante la celebración de un congreso en la ciudad de Manchester, la Alianza Cooperativa Internacional estableció siete principios por los cuales todas las cooperativas deben poner en práctica sus valores.

Las cooperativas son trabajo colectivo por el bien común
Formar parte de una cooperativa es comprometerse con el trabajo colectivo.
  • 1. Adhesión voluntaria y abierta

Las cooperativas deben estar abiertas a todas las personas, sin discriminación de ninguna índole, que deseen asociarse, aceptando las responsabilidades que se derivan de esa asociación.

  • 2. Gestión democrática

El manejo y el control de las cooperativas deben estar en manos de sus asociados, quienes lo llevarán a cabo bajo los principios democráticos. En las cooperativas este principio se manifiesta en la igualdad del voto entre sus asociados: un asociado, un voto.

  • 3. Participación económica de los asociados

Todos los asociados a una sociedad cooperativa contribuyen al capital y de manera democrática controlan los recursos económicos.

  • 4. Autonomía e independencia

Las cooperativas son autónomas y de ayuda mutua. Si llegan a establecer acuerdos con otras organizaciones, incluyendo a gobiernos, estos deben hacerse bajo lineamientos que aseguren el control democrático por parte de los miembros, a fin de preservar la autonomía de la cooperativa.

  • 5. Educación, formación e información

La organización cooperativa debe brindar educación y capacitación a sus socios como una manera de fortalecer el desarrollo integral de la cooperativa. La cooperativa debe comunicar a las nuevas generaciones y a los medios de comunicación las premisas y los beneficios del cooperativismo.

  • 6. Apoyo entre cooperativas.

El trabajo mancomunado con otras cooperativas, mediante un trabajo articulado en distintos niveles, internacional, nacional o regional, es la mejor manera de beneficiar a los socios de una cooperativa y al movimiento cooperativista.

  • 7. Interés por la comunidad

El trabajo de las cooperativas debe estar siempre orientado hacia el desarrollo sostenible de las comunidades que la acogen, según políticas aprobadas por los asociados.

Cooperativismo y medio ambiente

El cooperativismo y las cooperativas, desde su concepto, es un modelo de desarrollo que se encuentra muy unido al desarrollo sostenible, al respeto por los ecosistemas y sus recursos y la biodiversidad.

Coopertivas y desarrollo sostenible
El coopertivismo puede beneficiar a los ecosistemas y a los recursos porque ayuda a erradicar la pobreza.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, FAO, es categórica cuando afirma que el cooperativismo es una herramienta muy poderosa para combatir uno de los factores que más influye en el deterioro medioambiental: la pobreza.

La generación de auto empleo, la conformación de cadenas productivas, la inclusión en el sistema productivo de amplios sectores de la población marginada, el fortalecimiento de la conciencia colectiva en favor del medio ambiente, son características propias del trabajo cooperativo que pueden brindar la oportunidad de mejorar las condiciones socio económicas a millones de seres humanos.

Tener la oportunidad de superar la pobreza, abre una vía hacia un mejor manejo, más consciente y respetuoso de los recursos naturales, la preservación de los bosques y de su flora y fauna. La sostenibilidad ambiental puede ser una realidad si viene precedida del trabajo cooperativo.

Por otro lado, el sistema democrático, endémico en las organizaciones cooperativas, así como su interés en la comunidad, les permiten a las cooperativas apoderarse del conocimiento ancestral y local sobre cómo debe ser cuidado el medio ambiente para superar la pobreza     

En el año 2016, la Alianza Cooperativa Internacional elaboró una recopilación de varias experiencias en Latinoamérica de cooperativas, de distinta naturaleza, como impulsoras del desarrollo sostenible.

En la mencionada publicación destaca la experiencia de la cooperativa Tierras de Gracia, formada de manera mayoritaria por mujeres campesinas del sur del Perú, dedicada a la producción de quinoa bajo la modalidad agroecológica.

La quinoa es un alimento de gran valor nutritivo y con gran demanda en mercados de países desarrollados, lo que podría ser la causa de convertir en extensivo su cultivo, con todas las indeseables consecuencias que eso traería.

Sin embargo, la organización de estas mujeres dedicadas a la producción de quinoa, es una demostración de cómo una cooperativa es capaz de fortalecer el poder de administrar, conservar y comercializar la quinoa y otorgarle a esa comunidad una forma de desarrollo económico y social desde la sostenibilidad ambiental.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas: