CARGANDO

Tipo de búsqueda

Desarrollo sostenible Energías renovables

Convertir purines de cerdo en combustible es una apuesta por las energías renovables

Hay un conocido dicho que asegura que “del cerdo se aprovechan hasta los andares”. El ganado porcino no solo es pródigo en carne y otros productos derivados, también es generoso en desechos orgánicos y purines. Pues bien, en España, productor de primera línea de ganado porcino, se desarrollan varias experiencias para convertir los purines del cerdo en biocombustible.

Convertir purines de cerdo en combustibles

Los purines son residuos orgánicos formados, de manera general, por aguas residuales, restos vegetales, comida, excrementos, animales muertos, entre otros elementos. Tienen además la capacidad de fermentarse o de fermentar y de tener un impacto en el medioambiente.

Por su parte, los purines animales son una mezcla formada por orina de los animales, líquidos de estiércoles y agua. Estos purines, con un tratamiento indicado, pueden llegar a convertirse en compost. El tratamiento de estos residuos animales, al menos en España, se gestionan en plantas especializadas.

Sin embargo, en las zonas de alta explotación ganadera, los residuos son un problema que ocasiona no pocos inconvenientes ambientales. Los purines de origen animal son residuos altamente contaminantes, muy concentrados, que las plantas depuradoras no logran, a veces, gestionar de manera adecuada.

Una propuesta para proteger el medioambiente

Uno de los principales problemas ambientales, ocasionados por los purines emanados de las granjas de cerdos, es la contaminación de los acuíferos con nitratos. Cuando ocurre esta contaminación, es para siempre.

Purines de cerdo y biogás
Los purines de cerdo son un material altamente contaminante.

Ante tan delicado problema, el alcalde de la localidad española de Guijuelo, Salamanca, España, decidió poner sobre la mesa una propuesta que permitiera disminuir el impacto ambiental de la principal industria de la localidad: la producción de productos cárnicos derivados del cerdo. Su propuesta también pretendía darle una solución al problema de despoblación.

Para tal fin, el alcalde convocó a la empresa local encargada de la gestión del agua para elaborar un proyecto de biofactoría. Es así como surge el Proyecto Advisor. Un plan que aprovecha las Estaciones Depuradoras de Aguas Residuales (EDAR), muchas veces sobrepasadas por la alta producción de residuos, para elaborar una serie de productos como biogás, biofertilizantes y biopolímeros.

Todo esto, sin dejar de cumplir con su labor de depurar las aguas residuales y devolverlas a la naturaleza en óptimas condiciones. Aseguran los promotores del plan, que el trabajo de la EDAR ha mejorado sustancialmente porque en el balance de nutrientes, los lodos de la depuración tienen más carbono y menos nitrógeno.

Desechos que se transforman en combustible

El prometedor proyecto de Guijuelo ha logrado convertir con éxito los difíciles desechos del ganado porcino en un biocombustible de metano eficaz. El mismo, está disponible en estaciones de servicio y  puede ser usado en vehículos que ya usen gas natural convecional, es decir, no sería necesario hacer una adaptación.

De momento, el Proyecto Advisor apuesta con fuerza a la movilidad sostenible. Sin embargo, la idea es establecer una poderosa red de biogás ecológico, capaz de llevar energía y calefacción a los hogares y sustituir el gas natural de origen fósil.

Los padres del proyecto desean contar con un biocombustible que logre bajar los costos del uso de gas convencional. Al mismo tiempo, aspiran a reducir la dependencia energética del exterior y a dotar a la localidad de una gran industria que genere empleos, tecnología y saberes locales.

Aunque el proyecto es ambicioso, por ahora está funcionando solo para vehículos e instalaciones dentro del municipio de Guijuelo.

Son varios los proyectos

En el año 2019 una planta agroalimentaria de Vila-sana, Lleida, España, logró transformar el biogás provenientes de los purines en un biometano con 98% de pureza. Dicen sus responsables, que el producto es equiparable al gas natural, pero producido sin el costo medioambiental de los combustibles fósiles.

Este producto puede ser utilizado en vehículos que usen gas comprimido o para ser inyectado directamente a la red de abastecimiento de gas natural. La planta de biocombustible de Vila-sana funciona desde el año 2006, y en su proceso utiliza purines porcinos y eco sustratos.

Estos son llevados a unas instalaciones conocidas como digestores, una vez ahí, son transformados en biogás con una pureza del 70% de metano. Posteriormente se pasan a un sistema de filtraje de donde salen con una pureza de entre 96% y 98%, muy similar al gas natural. Dicen los expertos que estas plantas son como un sistema digestivo humano llevado a escala industrial.

El futuro es de los biogases

Los biogases son una oportunidad para apostar por la economía circular y por las energías renovables. La bioenergía que se genera a partir de los desechos del ganado porcino, es un buen ejemplo de cómo de los residuos de las actividades productivas se puede obtener un valioso recurso.

Purines de cerdo y biocombustibles
Gracias a los residuos de la industria cárnica del cerdo, es posible obtener energía para la movilidad sostenible.

Con la producción de biogás es posible conseguir:

  • Producción local de energía renovable.
  • Independencia energética para las zonas rurales.
  • Desarrollo económico y social de las comunidades locales.
  • Creación de empleos en regiones agrícolas y ganaderas.

El uso de los biogases representa un ahorro de 9.500 toneladas de CO2 al año. Insistir en el desarrollo de las tecnologías para convertir los purines de cerdo en combustible, es una forma de contribuir con todas las buenas iniciativas en favor del medioambiente y el desarrollo sostenible.

Etiquetas: