CARGANDO

Tipo de búsqueda

Contaminación Contaminación del agua Contaminación marina

La contaminación deja sin oxígeno al mar Báltico

Que los mares del mundo son los depositarios de todos los males del sistema es algo que ya se sabe. Pero no por saberse deja de ser una tragedia. La contaminación en el mar Báltico es un episodio más, quizá uno de los más complejos, de la devastación de los cuerpos de agua del planeta.

Contaminación en el mar Báltico

El mar Báltico tiene una extensión de algo más 100.000 Km2 y es uno de los más contaminados del planeta. También alberga una de las “zonas muertas” más extensas del mundo. Estas zonas, llamadas así porque la vida esa casi imposible, son el producto de décadas de vertidos agrícolas y químicos urbanos e industriales.

En el caso del mar Báltico estos vertidos provienen de una región en la que viven alrededor de 70 millones de personas y existe un tejido industrial muy desarrollado. El 15% de la producción industrial mundial sale de esa región. Por si fuera poco, recientemente un grupo de científicos determinó que la contaminación química del Báltico tiene un origen en la Segunda Guerra Mundial.

En ese entonces, se tiraron al mar 267.000 toneladas de bombas. Estas máquinas de matar contenían en sus vientres 50.000 toneladas de agentes químicos. Su poder de destrucción no estaba solo destinado a aniquilar al enemigo en la conflagración. Las bajas son también el mar, su biodiversidad y toda la humanidad.  

Hasta la década de 1960, el Báltico era un mar de aguas relativamente limpias. A medida que se fue desarrollando la población, el mar se convirtió en uno de los más contaminados. Además, esta masa de agua tiene unas características que lo hacen más vulnerable ante la arremetida de la polución.

La eutrofización del Báltico

La belleza del mar Báltico es inversamente proporcional a sus niveles de contaminación. Diversos estudios califican a este como uno de los mares más castigados por la actividad humana, puesto que su contaminación está causada, en parte, por la eutrofización.

El mar Báltico sin oxígeno
La eutrofización del Báltico ha dado paso a una de las zonas muertas más grandes del mundo.

La eutrofización es un proceso que se origina cuando los residuos de la agricultura y la ganadería, muy ricos en nutrientes como el nitrógeno y el fósforo, llegan a las aguas de ríos y luego al mar. Esta gran cantidad de nutrientes, a largo plazo, produce problemas por la falta de oxígeno.

El exceso de nutrientes promueve el crecimiento de algas y fitoplancton que, al morir hacia finales del otoño, se van hasta el fondo del mar, se descomponen y hacen bajar dramáticamente los niveles de oxígeno en grandes áreas del mar. Algunos investigadores creen que un 25% del fondo del mar Báltico es un desierto marino.

Este proceso se une a la sobrepesca y al cambio climático para hacer una tormenta perfecta que impacta en la actividad pesquera de la zona. El bacalao del Báltico es una de las especies que se ha visto más afectada y ha disminuido la actividad pesquera de la zona.

Un mar vulnerable  

Pero los males del Báltico no están causados solo por la eutrofización. Este mar posee unas características que lo hacen más frágil. Uno de los flancos débiles del Báltico es su marcada estratificación.

Esto quiere decir que, aunque su agua es salada, recibe una gran cantidad de agua dulce de los ríos que le tributan. Estos dos tipos de agua no se mezclan y se crean dos capas claramente diferenciadas. Las aguas saladas se quedan abajo y las menos saladas, al ser menos densas, permanecen arriba.

Como las dos capas de agua tienen muy poco intercambio, las aguas de la capa inferior tienen poco oxígeno. Esto provoca que bajen aún más los niveles de oxigenación ante la presencia de agentes contaminantes, con los efectos devastadores que esto supone.

Otro de los elementos que hace vulnerable al Báltico es que es un mar cerrado, con una salida a través de un canal muy estrecho al Mar del Norte. Esta particularidad hace que toda el agua tarde unos 50 años en renovarse.

Rosario de males

Los principales peligros para el ecosistema del Báltico son varios. Para los científicos del proyecto  CleanEST, en los últimos 30 años la situación ha cambiado. La contaminación por nutrientes ha bajado en un 50%. Ahora el foco principal está ubicado también en otros factores, como:

Por qué está contaminado el mar Báltico
Los vertidos de aguas no tratadas es una de las principales causas de la contaminación del Báltico.
  • La eutrofización
  • Productos químicos y metales pesados provenientes de plantas de tratamiento de aguas o plantas industriales
  • Basura marina
  • Especies invasoras. A la fecha, se han logrado identificar 140 especies no autóctonas o de origen desconocido
  • Sobre pesca y caza, bien para alimentación o para actividades deportivas

Son varios los proyectos que lleva a cabo CleanEST para recuperar el equilibrio en el Báltico, sobre todo en aguas continentales, incluidos los ríos. De igual manera está trabando el proyecto Blue Baltic Growth, un plan centrado en el cultivo de mejillones.

Este plan está financiado por la Unión Europea y participan pescadores de 6 países. El eje de acción es instalar varias granjas de mejillones en sitios estratégicos de la cuenca del Báltico para eliminar la contaminación, al menos en parte, de manera ecológica.

Los promotores del proyecto explican que los mejillones actúan como un filtro de agua porque se alimentan del fitoplancton y ayudan a reducir el exceso de nutrientes. Los pescadores que participan aseguran que la actividad de cientos de miles de mejillones filtra alrededor de cinco litros de agua por hora.

Hasta ahora, las mediciones en la transparencia del agua muestran que los mejillones están haciendo bien su trabajo.

La contaminación en el mar Báltico es un problema que compromete la vida de la biodiversidad y el sustento económico de ocho países de Europa. Avanzar en cada proyecto para su recuperación debe ser una prioridad para los gobiernos y las empresas.

Etiquetas: