CARGANDO

Tipo de búsqueda

Desarrollo sostenible Ecología Salud

¿Cómo podemos hacer una gastronomía sostenible?

A la sensualidad del arte gastronómico, con sus sabores, aromas y su legado de cultura, se le une el amor por el medio ambiente y la sostenibilidad de los recursos naturales. De esta unión perfecta y natural nace la gastronomía sostenible. Llegados a este punto, seguro te preguntarás ¿Cómo hacer gastronomía sostenible? ¿Cómo cocinar de manera sostenible?

Cómo hacer una gastronomía sostenible

Si bien el concepto de Gastronomía Sostenible está relacionado con la procedencia de los alimentos, la manera en la que se cultivan y la forma en la que llegan hasta nuestras mesas, existen otras variables clave. Veamos.

La sostenibilidad de la gastronomía está asociada también a la manera en que se preparan los alimentos. A la hora de cocinar esos alimentos bien cultivados, de manera respetuosa con el medio ambiente y los recursos, debemos tomar en cuenta cómo vamos a hacerlo.

Es el espacio, es el método de cocción, son los recipientes que se usarán y hasta el uso, o no, de electrodomésticos.  

Cuidar el planeta, sus recursos naturales y sus ecosistemas, exige de parte de la humanidad mayor compromiso. No es posible avanzar en sostenibilidad si no se somete a evaluación muchos de los hábitos que tenemos, sobre todo los que tienen que ver con la alimentación. Por ejemplo, muchos consideran que tomar zumo de naranja en el desayuno es posible durante todo el año.

Tal hábito, totalmente asumido por buena parte de la humanidad, no es sostenible. Lo ideal sería, consumir la fruta de temporada siempre que se pueda. Mejor si es de productores locales. Los alimentos kilométricos, esos que viajan largas distancias, tienen un alto costo medioambiental.

Haz de tu espacio para cocinar un sitio ecológico

De nuestras cocinas salen los alimentos que nos dan nutrición y vida. Lo más coherente sería adecuar ese espacio para que sea compatible con la sostenibilidad y con la salud. Dentro de una cocina respetuosa se debe consumir la menor cantidad de agua posible. Estas son algunas sencillas medidas para reducir el uso de agua:

  • Instala filtros en los grifos. Con un sencillo filtro, que hay muchos de precios asequibles, se reduce sosteniblemente el uso de botellas de plástico.  
  • Usa aspersores. Estos utensilios dispersan el agua que sale de los grifos, por lo que la cantidad de agua que se usa para lavar los alimentos o los trastes, disminuye.
  • Revisa siempre las tuberías. Las fugas en las tuberías son responsables de una buena cantidad de desperdicio de agua.

Observa siempre los productos que usas para limpiar la cocina. En cuanto puedas, saca de la cocina los limpiadores tóxicos  y reemplázalos por los detergentes ecológicos. Si lo haces, el agua que utilices para lavar los platos podrás usarla en el riego de las plantas.

Escoge bien las ollas para la preparación de los alimentos

Las ollas y los utensilios que vamos a utilizar para cocinar deben ser escogidos con cuidado. Es muy importante que observemos el material con el que están fabricados los objetos que usamos en la preparación de los alimentos. Las cacerolas, sartenes y ollas se ubican justo entre los alimentos que preparamos y nuestro sistema digestivo. Por tanto, los materiales importan.

Los materiales importan en la cocina sostenible
El barro es uno de los mejores materiales para las ollas y cacerolas.

El barro es un material idóneo para la elaboración de ollas y cacerolas. Tardan más en calentarse pero retienen mejor el calor durante más tiempo. Por su parte, el acero inoxidable resulta una buena opción porque no se abolla ni desprende material que se pueda mezclar con la comida.

El hierro es un material de buena calidad para las ollas, porque es duradero y transmite a los alimentos el poder nutritivo del mineral. Si te decides por una cacerola o sartén de hierro, sécalo siempre muy bien para impedir que se oxide. Evita en lo posible el uso de sartenes y otros utensilios con recubrimiento de teflón.

Los expertos aseguran que este material, al ser sometido a altas temperaturas suele desprender gases tóxicos. También se ha dicho que cuando se ralla los alimentos se contaminan.

La gastronomía sostenible es ahorro de energía

Una cocina y una gastronomía sostenibles son cuidadosas con la energía. Utiliza ollas de tamaño proporcional a la cantidad de comida que vas a preparar. De esta manera, se ahorra gas o electricidad.

La gastronomía sostenible es respeto para los alimentos
Preparar comidas crudas de vez en cuando es una manera de ahorrar energía,

También hay utensilios para cocinar que preparan los alimentos más rápido, como las ollas exprés, así se reduce el uso de energía. Tapar las ollas a la hora de cocinar también es una buena práctica porque se disminuye el tiempo de cocción.

Otra manera de ahorrar energía en la preparación de los alimentos es preparar comidas frías. En la medida de lo posible, prepara ensaladas y otras preparaciones frías. Son saludables, nutritivas y ecológicas.  

Por último, si quieres ahorrar más energía, evita el uso de microondas. Un aparato absolutamente prescindible, que destruye la composición de los alimentos y les cambia el sabor y la textura. En una cocina sostenible solo hace falta fuego y horno, todo lo demás es superfluo.

El omnipresente plástico

El plástico está en todo. También en la cocina y en la gastronomía. Depende de nosotros eliminar, o al menos reducir, su uso a la hora de elaborar y conservar nuestros alimentos. Un envase de conservación hecho de plástico puede tardar hasta 500 años en degradarse. El vidrio es una buena alternativa porque al menos puede ser reciclado.

Estos son algunos consejos para ir desterrando los plásticos de nuestras cocinas:

  • Reutiliza al máximo las bolsas de plástico, el contaminante plástico más extendido. Cada minuto, se usan un millón de bolsas de plástico en el mundo.
  • Evita los plásticos de un solo uso. Dile no a los platos, vasos y cubiertos de plástico que a menudo se compran para celebraciones Aunque pueden parecer prácticos, son costosos y muy contaminantes.
  • Evade los plásticos transparentes para envolver alimentos. Contaminan el medio ambiente, los océanos y también la comida, sobre todo sin son grasas, como la mantequilla o los quesos.

La alimentación respetuosa con el medio ambiente no es solamente un asunto de alimentos y su procedencia. Cómo hacer una gastronomía sostenible, con alimentos nutritivos y sanos, preparados de manera ecológica merece nuestra atención. La alimentación es el acto más importante para sostener nuestra vida y la del planeta

Etiquetas: