CARGANDO

Tipo de búsqueda

Salud

Pacientes en Reino Unido empiezan a conocer cómo la naturaleza ayuda a la salud mental

Hay pacientes que aseguran que el color de las hierbas, el canto de las aves y la luz del sol les han ayudado a recuperar su bienestar. Algunos, incluso, dicen haber salvado la vida. En Reino Unido, cada vez más se recurre a la “prescripción social verde”, un instrumento que demuestra cómo la naturaleza ayuda a la salud mental y general de los seres humanos.

Cómo la naturaleza ayuda a la salud mental

Desde hace un tiempo viene aumentando el número de pacientes que los servicios sanitarios y comunitarios derivan a proyectos relacionados con el medio ambiente. Aunque hay suficiente evidencia de cómo la conexión con la naturaleza mejora la salud, hacía falta un eslabón. No había un vínculo entre el sistema sanitario británico y los distintos proyectos relacionados con entornos naturales.

Al respecto, Dave Solly, de la Academia Nacional de Prescripción Social (NASP por sus siglas en inglés), asegura que las actividades en la naturaleza tienen varios años funcionando. Sin embargo, en una entrevista al medio The Guardian señaló que la falta de comunicación entre las instituciones impedía que se recibiera a los pacientes que más pudieran beneficiarse del contacto con hábitats silvestres.

Afortunadamente, esto está cambiando. Desde el año 2020, al menos siete grupos de asistencia del NHS (el Servicio Nacional de Salud del Reino Unido) han recibido financiación de parte del gobierno. Estos fondos están destinados a proyectos que aprovechan el medio ambiente, como la siembra de árboles y el cultivo de alimentos, para obtener una mejora en la salud emocional de la población.

Un proyecto que cambia vidas

La prescripción social verde no solo representa una esperanza para muchos pacientes. Este programa también moviliza a un gran número de personas en torno a la naturaleza y a la salud. Actualmente hay más de 1.000 trabajadores sociales que prestan servicios en centros de salud, cuya labor consiste en derivar a los pacientes hacia las distintas actividades en la naturaleza.

Beneficios para la salud d ela naturaleza

También hay programas de arte, cultura y actividad física. Gracias a los excelentes y prometedores resultados, es probable que, en los próximos años, cerca de un millón de personas podrán beneficiarse de la atención médica social basada en el medio ambiente.

Wendy Turner cuenta que su vida y su salud estaban a la deriva. La pandemia supuso un descalabro económico y personal que se sumó a años de maltratos dentro de su matrimonio. A mediados de 2020 Turner bordeó el abismo e intentó quitarse la vida. Afortunadamente no lo logró.

Más tarde conocería la reserva natural de las marismas de Steart. Asegura que estar en ese sitio le ha devuelto el sentido y la orientación a su vida. Gracias a la naturaleza, la historia de Wendy Turner no ha ido a engrosar alguna nefasta estadística.

Ahora está dedicada a coordinar cursos sobre salud mental y naturaleza entre la Wildfowl & Wetlands Trust (WWT), que gestiona la reserva de Steart, y la Fundación de Salud Mental.

Las bondades de caminar por las marismas de Steart

El paisaje de las marismas de Steart está conformado por llanuras y senderos que facilitan la caminata. Desde 2017, Ralph Hammond, fisioterapeuta del NHS, maneja un grupo de caminantes formado por pacientes en recuperación que nunca habían hecho actividad física de ningún tipo.

Mientras estos pacientes mueven sus cuerpos, a lo largo del recorrido pueden observar la fauna y la flora del lugar. Aunque algunos al principio se muestran reticentes, la belleza y la tranquilidad del lugar los convierten en entusiastas de la actividad física en los humedales.

El proyecto es que un mayor número de pacientes del NHS se beneficie de las terapias en entornos naturales. Para Ralph Hammond, hay un grupo de pacientes que necesitan recibir algo más allá de la sola atención sanitaria convencional.

Sin embargo, para que haya más personas asistidas es necesario aumentar el número de profesionales que enlacen el sistema sanitario con los colectivos medioambientales. Lamentablemente, muchas reservas naturales no han logrado conectar con las comunidades cercanas, pero es necesario que eso cambie.

Las personas necesitan tener mayor acceso a esos espacios y sentirlos como sitios donde pueden estar seguros. Además, las reservas ecológicas tienen que convertirse en lugares donde no solo se conecte con la naturaleza. También deben ser el ambiente que propicie el acercamiento entre los miembros de la comunidad.

La naturaleza sana

Cuando un ser humano entra en contacto con la naturaleza de inmediato puede empezar a sentir sus bondades. Quizá en cuestión de minutos su presión arterial y su frecuencia cardíaca bajen y puede que hasta su estado de ánimo se torne jovial.

Cómo influye la naturaleza en la salud mental

Diversos estudios confirman que la incursión frecuente en la naturaleza puede, entre otras cosas:

  • Disminuir las hormonas del estrés
  • Enfrentar la depresión
  • Mejorar el sueño
  • Estimular la creatividad
  • Hacer que las personas sean menos agresivas

A pesar de todos los beneficios que ofrece el contacto con la naturaleza, no todos tienen la oportunidad de acceder a ella. Gracias a iniciativas como la de las marismas de Steart, la población de menos recursos puede recibir el abrazo sanador de los entornos naturales.     

Las prescripciones “verdes” cada día despiertan mayor interés en el sistema sanitario de Reino Unido y son un ejemplo de cómo la naturaleza ayuda a la salud mental. Y como en una calle de doble sentido, la iniciativa aumenta la sensibilidad de las personas hacia el tema medioambiental. Los planes son que el programa llegue a beneficiar a quienes más necesitan de una conexión natural.

Etiquetas: