CARGANDO

Tipo de búsqueda

Cambio climático Medio ambiente

China promete ser neutro en emisiones de carbono para 2060

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on reddit
Share on telegram

El gigante asiático asegura que va encaminado hacia una auténtica revolución verde: China promete ser neutro en carbono para el año 2060. El presidente Xi Jinping acaba de anunciar en la Asamblea General de Naciones Unidas, celebrada de manera virtual por causa de la pandemia, que para la mitad del siglo su país no emitirá más carbono del que pueda ser absorbido.

China promete ser neutro en emisiones de carbono

Los que se quiere lograr es que el número de emisiones no supere el de las que se pueden absorber en sumideros, como los bosques, por ejemplo. De tal manera, el impacto sería cero o neutro.

El presidente chino fue enfático en afirmar que su país estaba comprometido con alcanzar la meta, que supondría un cambio de paradigma en un país considerado el principal emisor de gases de efecto invernadero. Asegura que la humanidad no puede seguir ignorando deliberadamente las duras advertencias de la naturaleza.

De igual manera el mandatario chino recordó el Acuerdo de París, que él y el ex presidente Barack Obama ayudaron a delinear en 2015. Dijo que su país aplicaría “medidas vigorosas” que tendieran a reducir las emisiones. Se plantean en China primero alcanzar un pico de emisiones de CO2 en 2030, y luego alcanzar la neutralidad en carbono antes de 2060.

La esperanza está libre de carbono

Aunque el presidente Xi Jinping no hizo anuncios concretos, sus palabras representan una esperanza. Sobre todo en un mundo donde muy pocos países y políticos se comprometen a fondo con verdaderas estrategias que pongan un freno al avance hacia una catástrofe climática. Que sea precisamente China, el país más contaminante, es una buena nueva.

China en el mayor emisor de carbono
China asume un desafío que significa un cambio radical en una economía muy dependiente de las energías fósiles.

Desde organismos como la ONU y organizaciones ambientalistas como Greenpeace no dejan de reconocer que se trata de un anuncio muy positivo. Es una buena señal que apunta en la dirección de la cooperación internacional para atajar de manera eficaz los efectos del cambio climático.

Amplios sectores de la comunidad internacional también reconocen el enorme esfuerzo y el gran desafío que está por encarar China, un país cuya economía es extremadamente dependiente de la energía producida a partir de combustibles fósiles, como el carbón.

Cuando se habla de ser neutro en emisiones de carbono, lo que significa es que no se va a liberar CO2 a la atmósfera, más allá de lo que se puede capturar mediante sumideros de carbono naturales, o mediante alguna tecnología que todavía no está desarrollada ni puesta en funcionamiento.

El peso de China

China es el mayor emisor de dióxido de carbono del mundo. A ese país se le adjudica el 28% de las emisiones de CO2 globales. Si China lograra alcanzar el objetivo que se ha planteado, las proyecciones que se han hecho sobre el calentamiento global se podrían recortar entre 0,2 y 0,3°C, una reducción bastante considerable.

Londres cero emisiones
La Calle Beech será la primera de Londres con cero emisiones

Para saber más, haz click sobre la imagen

Algunos organismos encargados de monitorear el cambio climático, como Climate Action Tracker, consideran que aún cumpliendo a rajatabla los compromisos del Acuerdo de París, si China no se compromete como lo ha propuesto, el clima se calentará en 2,7°C para 2100.

El anuncio dado a conocer por Xi Jinping reduciría el calentamiento a entre 2,4 a 2,5°C, una cifra más cercana al límite establecido por el Acuerdo de París de 1.5°C. Si los países que más emiten gases de efecto invernadero no se comprometieran de manera eficaz con el Acuerdo, el ascenso de las temperaturas estaría entre 3,4 y 3,9°C.

Algunos especialistas consideran que el anuncio más importante de China es el relacionado con alcanzar el pico de emisiones antes de 2030. Aseguran, que como el dióxido de carbono permanece más de 100 años en la atmosfera, los recortes de emisiones que se hacen de manera temprana, son más efectivos que los que se hagan tardíamente.

“El mundo tiene una fiebre alta y está ardiendo”

Las palabras del secretario general de la ONU, Antonio Guterres son un clamor. En el marco de la celebración de la Asamblea General de la organización que preside, recordó que las alteraciones del clima y las catástrofes medioambientales son noticia de cada día y que son necesarias reales soluciones por parte de los gobiernos y líderes mundiales.

El desarrollo económico debe ser respetuosos del medio ambiente
La reactivación económica luego de la pandemia deberá contemplar el cambio climático y la descarbonización.

Advirtió Guterres, que de no aplicarse medidas con carácter de urgencia, que logren frenar las tendencias actuales del cambio climático, las dimensiones del sufrimiento a escala global estarán mucho más allá de lo previsto. Al mismo tiempo, exigió más compromiso para echar las bases para un mundo más sano y más justo para todos.

Sus palabras no solo estuvieron dirigidas a los gobiernos y políticos. También las empresas, entidades financieras, la sociedad civil y la juventud deben comprometerse y actuar. Las acciones deben estar asentadas sobre tres pilares, empezando por elaborar planes sostenibles de recuperación económica que aborden el cambio climático.

Aunque China promete ser neutro en carbono, esa promesa debe venir acompañada por un apego riguroso a la ciencia y atendiendo a las personas y comunidades más vulnerables. Salvar la vida en el planeta, insiste el diplomático, pasa por descarbonizar la economía mundial, un paso que ya el gigante asiático ha dado de manera prometedora.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas: