CARGANDO

Tipo de búsqueda

Contaminación Contaminación radioactiva

Cerdeña esconde una oscura relación entre las prácticas militares y el cáncer

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on reddit
Share on telegram

Cuando los turistas escogen las costas sardas para vacacionar y recrearse, pocos se imaginan que esos paradisíacos paisajes mediterráneos albergan una base militar. Las prácticas militares en Cerdeña y el cáncer es una relación de larga data que ha significado contaminación radioactiva, enfermedad y muerte para la población de la isla.

Prácticas militares en Cerdeña y cáncer

Cerdeña es un paraíso natural de vida salvaje y de gran atractivo turístico, de hecho, su economía está motorizada por el turismo. Es la segunda isla más grande del Mediterráneo y sus pobladores se caracterizan por su afabilidad y el trato amable hacia los visitantes. Cerdeña también es reconocida por los productos que fabrican los pastores y granjeros, tales como el vino, la miel y el queso.  

Sin embargo, una de las cosas que llaman la atención de los visitantes es que una buena parte del territorio se encuentra vedado para propios y visitantes. Más de un tercio de Cerdeña, incluyendo aguas y espacio aéreo, está militarizada y controlada por el ejército italiano y se administra para que sea el escenario de ejercicios de guerra y principal campo de pruebas de bombas en Europa.

Según información recogida en el portal informativo Scoop, Cerdeña ha sido utilizada a los largo de 50 años como el enclave favorito para albergar distintas actividades relacionadas con pruebas militares de armamento, bombas y misiles, así como prácticas de aviones no tripulados. La isla también ha sido escogida para explotar, quemar y enterrar armamento antiguo y sustancias químicas peligrosas.

Cerdeña y el cáncer

Entre los territorios restringidos dentro de Cerdeña, se encuentra Salto di Quirra. Este predio es un vasto campo de pruebas de armamento, el mayor de Europa, que está administrado por el ejército italiano y puesto al servicio de la OTAN. También es alquilado a ejércitos de otros países o a industrias de armamentos como campo de pruebas.

Cerdeña y uranio empobrecido
Cerdeña está militarizada y es el patio de pruebas de la industria militar y de armamento.

“Mi suegra murió de cáncer”. “Mi padre murió”. “Mi hermana falleció muy joven por un cáncer de pulmón”. Todas estas afirmaciones salen de la boca de Guilio Angioni, un ciudadano sardo que ha tenido que ser testigo de los estragos del cáncer en su familia. Pastores y granjeros también han reportado malformaciones en las crías del ganado.

La principal inquietud de los habitantes de Cerdeña tiene que ver con los efectos de las pruebas militares en la salud de la colectividad. En las regiones próximas a las zonas donde se llevan a cabo las pruebas militares se han registrado altas tasas de cáncer, muertes prematuras y malformaciones congénitas.

En una de las aldeas de la isla, en un año, se reportó una estremecedora cifra: uno de cada cuatro bebés nacidos tuvo algún defecto congénito. Todos los lugareños coinciden en que la mayoría de las enfermedades graves y muertes prematuras están vinculadas con la pruebas de armamento. Ese arsenal, dicen, contiene uranio empobrecido, torio y otros materiales radioactivos.

La historia del uranio empobrecido en las guerras

Hace treinta años, luego de la primera guerra del Golfo, Estados Unidos y Gran Bretaña reconocieron haber utilizado armamento con uranio empobrecido. Luego, en 2003, la OTAN admitió que había disparado proyectiles con este material durante el conflicto de los Balcanes en la década de los 90.

Algunos indicios apuntan a que también fue usado uranio empobrecido en otros escenarios bélicos, como Afganistán, Somalia, Líbano, Libia o Mali. No obstante, no existe una confirmación oficial de este dato.

Algunas investigaciones llegaron a establecer una relación entre el uranio empobrecido y lo que se conoció luego como el Síndrome del Golfo. Esta afección provocaba en los militares que participaron en el conflicto, una serie de trastornos de salud que iban desde la fatiga crónica hasta malformaciones en los hijos de los ex combatientes.

Un tiempo más tarde, luego de la guerra del Golfo se empezó a hablar de posibles efectos en la población iraquí. Aunque no había estadísticas y cifras transparentes sobre la cantidad de proyectiles disparados, en esos años se reportó un incremento en el número de casos de leucemias, tumores y malformaciones congénitas.

No más Salto di Quirra

La población que vive en las adyacencias de Salto di Quirra se encuentra en una cruzada para pedir el cierre definitivo de esta base militar. A través de distintos medios de comunicación sensibilizados con su causa, han dado a conocer todos los fatales efectos que los ejercicios militares están teniendo en la población sarda.

El cáncer en Cerdeña tiene que ver con los ejercicios militares
En las zonas donde se han hecho prácticas militares se han registrado incrementos en los casos de cáncer.

Se han creado distintos comités, entre ellos el Comité de Padres de Soldados Caídos en Tiempos de Paz, formado por familiares y amigos de soldados que murieron víctimas de enfermedades adquiridas en Cerdeña. Aseguran que su terruño se ha utilizado como escenario para la preparación de próximas guerras.

Las demandas de la gente a las autoridades y políticos italianos son, en resumen, las siguientes:  

  • Transparencia sobre los productos químicos y los metales que se han usado en la pruebas.
  • El cierre definitivo de la base militar y la desmilitarización completa de la isla.
  • Limpieza y descontaminación de la tierra, los ríos y el mar de la isla.
  • Brindar ayuda médica a todos los afectados por las actividades.
  • Proporcionar ayuda técnica y financiera a los productores y pescadores para limpiar y descontaminar la tierra y el mar.
Cerdeña no puede seguir siendo el patio de juegos de la industria de la guerra y el armamento. Su población es la que está pagando un alto costo, en vidas humanas, perdidas económicas y daños medioambientales y sanitarios. La relación que existe entre las prácticas militares en Cerdeña y el cáncer está plenamente establecida. Sólo queda de parte de la clase política hacer valer los derechos de la población de la isla.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas: