CARGANDO

Tipo de búsqueda

Biodiversidad Consumo ético Medio ambiente

Carne de tiburón y de raya, un negocio que está acabando con especies amenazadas

El comercio de carne de tiburón y raya es un lucrativo negocio que está mermando de manera preocupante la población de estas especies en el mundo. Así lo revela el más reciente informe del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF por sus siglas en inglés). En el documento se afirma, además, que España ocupa el primer lugar como exportador y comprador de carne de tiburón, fresca y congelada.

El negocio de la carne de tiburón y raya en el mundo

Por supuesto, el listado de quienes participan es más extenso. Está conformado por más de 200 países que participan en actividades comerciales, no siempre transparentes, y que facturó entre 2012 y 2019, más de 2.200 millones de euros. Los autores del estudio subrayan que en la investigación es el primer análisis que se hace sobre el comercio mundial de carne de tiburón y raya.

El informe también echa por tierra una creencia muy generalizada. Si bien las aletas de tiburón son mucho más costosas que la carne del cetáceo, y reciben más atención de los organismos encargados de la protección de la especie, es la carne lo que más se comercia en todo el mundo.

Otro de los hallazgos es que sea España quien domine el comercio mundial de este rubro. Los puentes más importantes del comercio de carne de tiburón y raya son:

  • España-Japón
  • España-Reino Unido   
  • España-Portugal
  • Japón-Panamá
  • China-Japón

La Unión Europea se alza como el principal proveedor de la preciada carne al sudeste y este de Asia, siendo que sus actividades de exportación e importación constituyen el 22% del total del comercio global.

El Estado español debe actuar

El comercio de carne de tiburón y raya es un comercio global donde el producto cruza más de 200 fronteras. Más de la mitad de las 80 especies de tiburones y rayas que existen están amenazadas y un tercio está en peligro de extinción. El motivo principal de este declive es la sobrepesca y España tiene un papel protagónico en este escenario.

Rayas y tiburones en peligro por la sobrepesca

No solo como principal agente comercial del producto sino como país consumidor asiduo de la carne de estos peces. Por tanto, desde la WWF hacen un llamado a las autoridades españolas en la materia para que mejoren los mecanismos de gestión, fiscalización y transparencia.

El exhorto también es hacia los consumidores. Antes de comprar carne de tiburón o raya hay que asegurarse de que proviene de fuentes sostenibles y rastreables, aunque esto, en la actualidad, no resulta tan sencillo.

Una especie muy amenazada del Mediterráneo

Recientemente, la Universidad de Barcelona publicó un estudio donde corrobora los hallazgos de la WWF. Según la casa de estudios, la población de ciertas especies de tiburones, como el peregrino o la mielga, está mermada en la Costa Brava debido al impacto de la industria pesquera. Incluso, consideran que las musolas han desaparecido producto de la presión de la sobrepesca en el litoral catalán.

En el informe destacan que el hecho de que las zonas de pesca coincidan con los hábitats naturales de los escualos, ha facilitado la captura accidental. En el Mediterráneo existe una amplia variedad de especies de tiburones que han sido catalogadas por la IUCN como especies vulnerables.

En Ecuador venden carne de tiburón disfrazada

En mercados del norte de Ecuador se comercializa carne de tiburón ofrecida como corvina fresca o dorado. A pesar de que las autoridades ecuatorianas han declarado como especie protegida al tiburón, esto no ha impedido que continúe su caza y su pesca. La organización Migramar, dedicada a la protección de la vida marina, ha sido la encargada de hacer la advertencia.

Desde el año 2020 el Ministerio ecuatoriano de Producción decidió prohibir la comercialización y la exportación de cinco especies de tiburón:

  • El tiburón oceánico de puntas blancas (Carcharhinus longimanus)
  • El tiburón martillo (Sphyrna zygaena)
  • El tiburón martillo gigante (Sphyrna mokarran)
  • El tiburón cabeza de pala (Sphyrna tiburo)
  • El tiburón martillo común (Sphyrna lewini)

A pesar de eso, en el país se sigue pescando especies protegidas y consumiendo su carne. Cada año, en Ecuador se consumen 4.500 toneladas de carne de tiburón. Según investigadores de la WWF, hay más de 100 especies de rayas y tiburones que se reparten entre Ecuador, Perú y Chile, siendo las Islas Galápagos la región donde más se concentra la población.

Hacer una pesca y un consumo sostenible

Uno de los requerimientos que se hacen desde la WWF es que el comercio de carne de raya y de tiburón se haga de manera transparente y trazable. En ese sentido, en Ecuador existe una iniciativa adelantada por la organización Re-Emprende y la firma Shellcatch para contribuir a reducir la pesca ilegal y darle mayor fuerza a la pesca artesanal consciente.

La demanda de carne de tiburón amenaza a la especie

Los promotores explican que el proyecto consiste en un sistema de comercialización diseñado para los pescadores artesanales, donde se incluye una tecnología para la trazabilidad, un reporte electrónico y un mercado virtual donde los consumidores pueden adquirir un producto sostenible de manera directa.

Aunque siempre se les ha visto como peligrosas criaturas para el ser humano, los tiburones son animales muy importantes. Sin ellos, las delicadas cadenas tróficas de los océanos se verían desequilibradas.

El millonario, y bastante opaco, negocio de la carne de tiburón y raya está llevando al límite a la población de estas especies en el mundo. Son peces amenazados de extinción y su subsistencia depende de políticas ambiciosas adelantadas desde los Estados y de la conciencia de los consumidores.

Etiquetas: