CARGANDO

Tipo de búsqueda

Desarrollo sostenible

Los biopesticidas son garantía de agricultura sostenible

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on reddit
Share on telegram

Los plaguicidas biológicos o biopesticidas, son productos elaborados a partir de materiales de origen natural como plantas, animales, bacterias y algunos minerales que se utilizan para el control de plagas y azotes de los cultivos.

Qué son los bioplaguicidas

Hongos, bacterias, virus, así como compuestos obtenidos de algunas plantas mediante infusión o extracción, son la materia prima a partir de la cual se elaboran algunos bioplaguicidas. El uso de plaguicidas en la agricultura se intensificó a partir de la expansión de la agroindustria porque era necesario controlar las plagas, enfermedades y malezas que afectaban la productividad.

La industria de los agrotóxicos ofrecía a los productores agrícolas resultados eficaces y rápidos en el control de enfermedades de los cultivos. Masificar la producción de alimentos es una de las premisas de la agroindustria y los pesticidas ofrecen garantías para que eso sea posible.

No obstante, el uso de manera masiva, intensiva y sistemática de agrotóxicos no solo contamina el suelo, el agua y los cultivos, sino que también favorece la aparición de resistencia de algunos organismos, se alteran los ciclos vitales y se destruye por igual a la biodiversidad beneficiosa, a los depredadores naturales y polinizadores, entre otros.      

El tiempo y el uso intensivo de plaguicidas han demostrado que puede que no sea tan efectivo y tiene un impacto negativo muy fuerte en los suelos, en los cultivos, en el medioambiente y en la salud de los seres humanos. Aunque se siguen usando de manera masiva, los plaguicidas sintéticos están cada vez más cuestionados.

Los biopesticidas o bioplaguicidas por su parte, ofrecen una serie de características y beneficios que los convierten en una opción viable y eficaz para los productores agrícolas. Los mercados, las políticas medioambientales y leyes de algunos países están permitiendo que su uso sea más común. De igual manera, las exigencias de los consumidores, en quienes se observa una tendencia creciente a consumir productos sustentables y seguros para el ser humano y el medioambiente.

Ventajas de los biopesticidas

Los biopesticidas son una medida de caracter natural que proporciona a los cultivos protección, lo que redundará en la calidad y el rendimiento de los cultivos y sus cosechas. Los productos obtenidos de cultivos donde se usen biopesticidas son una garantía de salud y de trato respetuoso con el medio ambiente.

Biopesticidas y agricultura sostenible
Los biopesticidas son compatibles con especies de control biológico.

Los biopesticidas también son compatibles con especies de control biológico, como plantas, parásitos, insectos, entre otros, a diferencia de los plaguicidas sintéticos de amplio espectro que acaban con la vida de especies beneficiosas.

Y no solo son compatibles con especies animales o vegetales, los bioplaguicidas son seguros para la salud del ser humano. Ni los trabajadores del campo ni quienes consuman alimentos procedentes del cultivo tratado con ellos, están expuestos a tóxicos nocivos para la salud.

Son eficaces aun en dosis pequeñas y se degradan rápidamente, lo que evita problemas de contaminación asociados a los plaguicidas convencionales que se depositan en los suelos y llegan hasta los cursos y fuentes de agua.

Los bioplaguicidas son aliados de la agricultura urbana y periurbana

Los bioplaguicidas son una medida de caracter natural que proporciona a los cultivos protección, lo que redundará en la calidad y el rendimiento de los cultivos y sus cosechas. Los productos obtenidos de cultivos donde se usen bioplaguicidas son una garantía de salud y de trato respetuoso con el medio ambiente.

Ventajas y beneficios de los bioplaguicidas
Los biopesticidas preparados son magníficos aliados de los agricultores de huertos urbanos.

En ese sentido, los huertos urbanos y periurbanos, esos que están atendidos por las comunidades pequeñas, dentro de los conglomerados urbanos, son experiencias que permiten proveer de alimentos saludables, nutritivos, a bajo precio y de manera directa. Sin embargo, deben enfrentar también la aparición de plagas y enfermedades que pueden afectar su producción.

Los biopesticidas preparados son magníficos aliados de los agricultores de huertos urbanos porque muchos pueden ser preparados con recursos modestos que se tienen a la mano, son inocuos y permiten obtener buenos productos invirtiendo poco en su producción. Por lo general sólo son necesarias algunas plantas, frutas, aceites, insectos y agua de lluvia.  

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, FAO, es un ente muy comprometido en la promoción de la agricultura urbana como una forma de superar problemas que ha causado la agricultura intensiva: degradación de los suelos, contaminación, deforestación, hambre e inseguridad alimentaria.

En varias publicaciones se han recogido diversas técnicas, saberes populares y ancestrales y el conocimiento científico para orientar a quienes se dedican a la agricultura en pequeña escala. De esta manera disminuye su dependencia de grandes empresas de agroquímicos y sus productos.

Con el reciente brote de langosta del desierto en el África oriental se está usando un bioplaguicida a base de un hongo que ataca a los insectos. Se trata de los hongos de la familia “Metarhizium acridum” que ha demostrado ser muy efectivo acabando con los saltones y adultos de la langosta. Es un polvo que se disuelve en aceite y se rocía sobre el cultivo.

Si bien el uso de plaguicidas sintéticos sigue siendo intenso y masivo en pequeños y grandes cultivos, el camino hacia una agricultura sostenible se está despejando.

En la promoción del desarrollo sostenible, el cuidado y preservación de los recursos naturales y la seguridad alimentaria para una población que va en aumento, el conocimiento y el uso de los biopesticidas es esencial.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas: