CARGANDO

Tipo de búsqueda

Biodiversidad Medio ambiente

Los beneficios de los incendios forestales

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on reddit
Share on telegram

Los incendios forestales suelen ser una catástrofe medioambiental que deja a su paso muerte y desolación. Sin embargo, es necesario hacer matices y decir que no siempre es así, que las quemas algunas veces son necesarias. En este artículo explicaremos los beneficios de los incendios forestales y cómo algunas especies los necesitan.

Beneficios de los incendios forestales

Es necesario aclarar que los incendios forestales necesarios y beneficiosos son los salvajes, los que suceden de manera natural. Los incendios de origen antropogénico, los que son provocados para deforestar y luego sembrar, espantar lobos o por pura inconciencia, no tienen absolutamente nada de beneficiosos.

Calificar un incendio forestal como un desastre ecológico no necesariamente es correcto. Para algunas plantas, las abrasadoras llamas de los incendios forestales son una fuente de vida, al menos en el contexto de un clima mediterráneo. Este hecho es bueno recordarlo ahora, cuando 10.000 kilómetros cuadrados del territorio de California han sido arrasados por el fuego.

La idea de que los incendios son una tragedia se sobredimensionó cuando empezaron a crecer los núcleos urbanos. En la medida en que el ser humano fue perdiendo contacto con la naturaleza, también dejó de entender los procesos naturales como un todo. Es entonces cuando empiezan a considerarse los incendios como perjudiciales para el ser humano.

Un fenómeno que ocurre en todo el planeta

Adaptarse al fuego le ha costado a la naturaleza millones de años. Así lo afirma el botánico Alain Menseau en entrevista para el portal informativo de Radio Francia Internacional. Asegura que transcurridos más de seis meses de los devastadores incendios de Australia, todo ha vuelto a reverdecer. “Los árboles desaparecieron pero la germinación está ahí”.

El fuego en la naturaleza ayuda a conservar la biodiversidad
Los fuegos salvajes son los responsables de la germinación de algunas especies vegetales.

Esta característica del clima mediterráneo, que no es exclusivo del entorno del mar Mediterráneo, es posible observarla en bosques de Chile, California o en la región del Cabo en Sudáfrica, en el sur de Australia y en la vegetación al sur de Francia.

En este último, la vegetación logró adaptarse debido al sobrepastoreo. Cuando los grandes mamíferos, como los ciervos, bajaban al sur, y durante dos meses, literalmente, arrasaban con toda la vegetación. Esa resistencia al sobrepastoreo es similar a la resistencia al fuego.

Las llamas de los incendios forestales no se han extinguido en 400 millones de años. A diario, los satélites que vigilan la Tierra registran miles de incendios que arden a la vez. El continente africano es el territorio donde se observa la mayor cantidad de fuegos. Casi se podría afirmar que el fuego ha modelado la sabana africana, porque los incendios devastan todo cada año.  

A pesar de que algunas especies perecen, en líneas generales los fuegos salvajes son beneficiosos para los ecosistemas. Todos los hábitats, a excepción de la Antártida, han recibido las bondades  de los incendios y se han adaptado al ardor voraz del fuego.

“No es posible la vida sin el fuego”

Esa afirmación, que parece una paradoja, es un hecho cierto. El fuego de los incendios es un elemento clave para regular la concentración indicada de oxígeno en la atmósfera y regula el ciclo del carbono, el elemento primordial para el mantenimiento de la vida en el planeta. Así como las lluvias o el viento, el fuego cumple un rol decisivo en la conservación de la biodiversidad.

Incendios de Chernóbil y biodiversidad
Los incendios de Chernóbil acabaron con bosques únicos

Para saber más, haz click sobre la imagen

Las plantas del bosque mediterráneo representan de manera muy elocuente de qué forma esa vegetación se ha adaptado a los incendios. Buena parte de las plantas presentan características evolutivas que hablan de su adaptación. Desde la dispersión de semillas hasta el corcho que recubre la corteza de los árboles de los alcornoques para protegerlos.

Un ejemplo que ilustra muy bien el papel del fuego en el mantenimiento de la biodiversidad es el pino blanco. Esta especie genera piñas que no se abren cuando caen al suelo, tal como sucede con otros pinos. Sus frutos se acumulan cerrados y crean lo que se conoce como un banco de piñas.

Una vez que ocurre un incendio, el calor abre las piñas y suelta los piñones, estos germinarán y les abrirán paso a nuevos pinos.

Los murciélagos también necesitan el fuego

Los murciélagos son seres vivos esenciales para mantener a raya a distintas especies de insectos, algunos responsables de perjudicar los cultivos y ser vectores de enfermedades. Sin embargo, la pérdida de sus hábitats, el cambio climático y algunas enfermedades están provocando importantes bajas en su población.

Sin el fuego no hay vida
Los murciélagos dependen de que los incendios conserven las condiciones ideales de sus hábitats.

A este rosario de problemas también se le suma ahora la falta de incendios forestales. En California, los murciélagos lograron adaptarse a los incendios que sucedían de manera ocasional. No obstante, una prolongada política de gestión y prevención de fuegos ha mantenido intactas amplias zonas de bosque lo que provoca que crezcan bosques cerrados y con un denso sotobosque.

Investigadores de la Universidad de California observaron que de las 17 especies de murciélagos que habitaban la Sierra Nevada de California, 11 preferían visitar las regiones del bosque que habían sido quemadas recientemente, porque adquieren las condiciones ideales para su subsistencia.

Es muy importante no perder de vista los beneficios de los incendios forestales. El fuego ha sido uno de los grandes modificadores de los ecosistemas y ha contribuido de manera significativa en la formación y en el mantenimiento de la vida en el planeta.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas: