CARGANDO

Tipo de búsqueda

Desarrollo sostenible

Austria le apuesta al transporte público y crea un billete climático

La carrera por cumplir con los compromisos del Acuerdo de París produce que los políticos tengan buenas ideas. Algunos han apostado por estimular el uso de transporte público por sus beneficios al medio ambiente.  Es así que el gobierno de Austria acaba de crear un billete climático que permitirá usar, de manera integrada y accesible, todas las formas de transporte público del país.

Austria crea billete climático para transporte público

El boleto se llama Klimaticket y empezará a funcionar a partir del 26 de octubre de este año. Con el billete, que tendrá un costo de 949 euros anuales, los ciudadanos podrán utilizar todas las formas de transporte público en funcionamiento, como trenes, metros, tranvías y trolebuses. Por 110 euros adicionales, los usuarios podrán viajar hasta cuatro niños.

Con esta iniciativa, el gobierno austriaco pretende promover el uso del transporte público frente al automóvil particular. Los grandes beneficiados con este boleto serán, sin duda, los viajeros frecuentes y el medio ambiente.

La lucha contra las emisiones de CO2 y el cambio climático exige medidas audaces y efectivas que logren verdaderos cambios. Por ahora, el billete climático estará en vigencia solo en seis de los nueve estados que componen Austria. Se espera que luego se incorporen los otros tres, incluido Viena.

Los datos del boleto climático austriaco

El billete climático tiene como principal objetivo reducir las emisiones de Austria por concepto de transporte. Cada viaje que se hace en transporte público representa una cantidad significativa de emisiones que dejan de llegar a la atmosfera.

El billete integrado es una iniciativa digna de emular en otras ciudades del mundo. Veamos por qué este boleto es una atractiva alternativa al vehículo particular:

  • El ticket tendrá un costo de 949 euros por 12 meses
  • El precio del billete es por persona, sin embargo, por un monto adicional pueden viajar hasta 4 niños entre 6 y 15 años de edad
  • Los niños menores de 5 años no pagan en Austria
  • Las personas menores de 26 años, los mayores de 64, así como las personas con discapacidad tienen un descuento del 25%

Con un solo billete es posible usar todos los servicios de transporte, tanto públicos como privados, en tres ámbitos distintos: local, interurbano y en toda Austria.

Un trabajo político

Detrás de la idea del boleto climático de Austria se encuentra Leonore Gewessler, política de las filas del partido Los Verdes y actual ministra del Medio Ambiente. La funcionaria posee en su haber un trabajo de varios años en favor del proyecto del Klimaticket. Desde el mismo momento en que asumió la cartera de Medio Ambiente ha hecho un trabajo intenso de divulgación.

Beneficios ambientales del transporte público
El transporte colectivo tiene múltiples beneficios para el ambiente y las personas.

Esta labor de difusión ha intentado convencer a la mayoría de la población sobre las ventajas de usar el transporte público. El billete climático de Austria vendría reforzar la idea de no usar vehículos privados, según las expectativas de la ministra Gewessler. Llegar hasta la cristalización del boleto integrado para el transporte público ha supuesto varios años de negociaciones.

Finalmente, se ha logrado conseguir los recursos financieros y un marco legal, avalado por todos los estados federados, menos Viena, para que el billete climático sea una realidad. Igualmente, las asociaciones de transporte y las empresas ferroviarias también participaron de las conversaciones que desembocaron finalmente en la concreción del Klimaticket.

La disponibilidad de medios de transporte público, a precios accesibles, es una medida eficaz para reducir la dependencia de otros medios de transporte menos sostenibles, como el vehículo particular.

El transporte público debe ser el norte

Hacer que las ciudades sean sostenibles y reducir las emisiones de gases asociados al efecto invernadero es posible si se fortalece el transporte público. Aunque los beneficios medioambientales del transporte colectivo están más que demostrados, todavía hay gobiernos, como el de Viena, que no se suman y siguen estimulando la movilidad particular.

Ventajas para el medio ambiente del transporte colectivo
El transporte público y colectivo es sostenible.

Veamos cuáles son los beneficios de usar el transporte colectivo y público, aun en pandemia, en la reducción de emisiones:

  • Es más seguro. Según los organismos encargados de regular el transporte, el autobús es el transporte más seguro. Solo el 0,2% de las víctimas en carreteras son imputables al autobús  
  • Reduce las emisiones de CO2. Produce casi 6 veces menos gases de efecto invernadero que los vehículos particulares
  • Disminuye los niveles de contaminación en las ciudades
  • El transporte colectivo y público reduce la necesidad de aparcamientos, carreteras y autovías   
  • Baja la contaminación acústica
  • Garantiza que los colectivos sin acceso a vehículos particulares, como jóvenes, mayores y personas con discapacidad, tengan movilidad
  • Es más barato que los coches individuales
  • Es accesible para todos
  • Ahorra tiempo porque no hay necesidad de buscar aparcamiento
  • Se pueden hacer otras actividades mientras se viaja, como leer, escuchar música o simplemente relajarse
  • Las ciudades se convierten en sitios más amables

El tiempo para reducir las emisiones y frenar el cambio climático se agota. A pesar de quienes siguen torpedeando la sostenibilidad promoviendo el uso de combustibles fósiles, el paradigma tiene que cambiar. Iniciativas reales y efectivas como el billete climático de Austria colocan al país europeo en el camino correcto hacia la descarbonización y la sostenibilidad.

Etiquetas: