CARGANDO

Tipo de búsqueda

Biodiversidad Contaminación Medio ambiente

Alarma en Colombia. Aumenta la plaga de caracol africano en Colombia

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on reddit
Share on telegram

La plaga de caracol africano en Colombia tiene a las autoridades contra las cuerdas. Las alarmas están encendidas. Solo en un departamento del territorio se han recogido tres toneladas de este animal. El caracol africano es una especie considerada invasora, muy dañina y peligrosa. Puede causar serias afectaciones a las especies nativas, a los cultivos y a los seres humanos.

Plaga de caracol africano en Colombia

Las organizaciones e instituciones ambientales del país están trabajando en los cinco municipios más afectados por la plaga de caracol africano, aunque con más éxito en unos que en otros. Los voceros de la Corporación Autónoma Regional de Quindío aseguran que han abordado la gestión de la plaga invasora en Calarca, La Tebaida, Montenegro, Quimbaya y Armenia.

Desde la misma corporación encargada de gestionar el manejo de la plaga invasora, aseguran que el número de caracoles se ha incrementado con respecto al año pasado. En ese entonces se hizo acopio de dos toneladas de caracol en todo el departamento de Quindío. El municipio más afectado fue La Tebaida.

Ante el auge de esta especie invasora convertida en plaga, las autoridades locales han puesto en marcha un trabajo articulado. Junto a la Administración central, se trabaja a diario para darle una respuesta a este grave problema. Tienen un mecanismo de recolección de los caracoles, que son sometidos a un proceso químico y posteriormente son incinerados.

Una peligrosa especie invasora

Como una especie invasora está considerado el caracol africano. Es una plaga presente no solo en Colombia, pues esta especie se ha extendido por casi todo el continente. En Brasil, ha invadido 24 de los 26 estados y desde ahí ha traspasado las fronteras hasta llegar a Venezuela, Colombia, Paraguay, Argentina, Ecuador y Perú. Hasta en Estados Unidos se ha reportado su presencia.

El caracol gigante africano es una especie invasora
Tres toneladas de caracol africano han sido recogidas solo en el departamento de Quindío.

El caracol gigante africano (Achatina fulica) es una especie terrestre, originaria del este de África (Kenia y Tanzania). Está inscrita entre las plagas más destructivas de los ecosistemas tropicales y subtropicales, donde arrasa con cultivos comerciales y de pequeños productores.

Según el Instituto Humboldt de Colombia, el caracol africano es, junto a las palomas y el pez león,  la segunda causa de extinción de especies a nivel mundial.

Su distribución, propiciada por las acciones de los humano, abarca unos 61 países en Asia, Oceania, América y Europa. La peligrosidad de esta especie de caracol viene dada por sus características. Es resistente a las variables ambientales, se alimenta casi de cualquier planta, líquenes, materia orgánica en descomposición y hasta heces. También se reproduce con facilidad.

Afecta también a los humanos

El caracol africano puede ser muy peligroso para los humanos. Las autoridades sanitarias de los países afectados han implementado varias medidas tendientes a controlar la propagación su propagación. De esta manera, se busca advertir a los ciudadanos de los riesgos de entrar en contacto con estos animales y de consumirlos.

Principales plagas que afectan los cultivos
Las plagas que afectan a los cultivos comprometen la vida

Para saber más, haz click sobre la imagen

Los caracoles son vectores de gusanos nematodos. Con su baba recogen toda suerte de microorganismos de los excrementos y de la basura. Al ser un animal polífago, que se alimenta prácticamente de cualquier cosa, ingiere frutas y hortalizas que contaminará y de ahí al ser humano.

Si se llega a ingerir las secreciones del caracol, llamadas comúnmente babas, dicha ingesta está asociada a varios tipos de meningitis, problemas intestinales, inflamación, fiebre e incluso la muerte. En Colombia se ha reportado la muerte de 42 personas por causa de enfermedades portadas por los caracoles.

Hasta ahora, la única forma de controlar al caracol africano es mediante el uso de químicos. Se rastrean las zonas más afectadas y se procede al uso de metaldehído, a razón de 5 litros por hectárea, para su erradicación.  Estados Unidos usó ese método de manera exhaustiva y hoy en día está libre de la presencia del voraz y peligroso caracol.

¿Cómo llegó el caracol africano a América?

El caracol africano entró por Brasil al continente americano. Una feria agroindustrial celebrada en Curitiba, en el sur del país, en el año 1988, fue el escenario donde se presentó al invertebrado por primera vez. Se prometía que los caracoles serían los sustitutos ideales del escargot.

El caracol africano es una plaga muy peligrosa
El caracol africano es un peligro para la biodiversidad, para los cultivos y para el humano.

Fueron tan halagadas y divulgadas sus supuestas bondades, que se empezó la cría de manera masiva. La promesa básica era que era su cría colocaría a Brasil como proveedor número uno de carne de escargot, además de un retorno de la inversión, rápido y seguro.

Pero, el prometido florecimiento de la producción de escargot nunca se hizo realidad. Todos los que se embarcaron en ese proyecto no contaban con medios ni recursos para procesar de manera adecuada la carne. El público tampoco se entusiasmó mucho. Frente a ese panorama, se abandonó la idea y millones de caracoles fueron liberados en la naturaleza.

La plaga de caracol africano en Colombia ha puesto en guardia a las autoridades. Otros países de  América Latina también deben unificar esfuerzos para erradicar esta plaga y evitar su propagación a nuevas áreas. Es un enemigo pequeño, pero solo en tamaño. Su presencia es sinónimo de incalculables daños y pérdidas, en los ecosistemas y en los humanos.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas: