CARGANDO

Tipo de búsqueda

Biodiversidad

Arca de semillas en la Luna: un delirante proyecto para preservar biodiversidad

Aunque pueda sonar mucho a argumento de una novela de ciencia ficción, hay investigadores que se encuentran trabajando en un proyecto bastante particular. Se trata de levantar la estructura de una especie de arca de semillas en la Luna que resguardé la información genética de millones de especies de la Tierra.

Arca de semillas en la Luna

Este proyecto surge de una preocupación bastante válida por el patrimonio natural que se encuentra almacenado en bancos de semillas. Consideran los científicos de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Arizona, que los lugares como la Bóveda de Semillas de Svalbard son cada vez más  vulnerables en un planeta cada vez más afectado por el cambio climático.

El trabajo fue presentado durante la celebración de la Conferencia Aeroespacial del IEEE. En el evento, los encargados del proyecto explicaron de manera más detallada en qué consistía la propuesta. En líneas generales, sería una suerte de depósito en la Luna, alimentado por energía solar, donde se resguardarían muestras de material genético de más de 6 millones de especies.

Esta bóveda estaría ubicada bajo la superficie de la Luna, protegida por una red de tubos. En ella se guardaría un “respaldo” de algunas formas de vida sobre el planeta en caso de que un escenario apocalíptico acabara con la vida sobre el planeta, tal como la conocemos en la actualidad.

El ingeniero Jekan Thanga, jefe del proyecto, explicó que el arca contendría semillas, esporas, espermas y óvulos congelados. Esta reserva sería una especie de “póliza de seguro de vida” en caso de que la crisis climática hiciera desaparecer especies o los depósitos que ya están operativos en distintos lugares del planeta.

¿De dónde surge esta idea?

En el año 2013 se descubrió la existencia de unos 200 tubos de lava bajo la superficie lunar. Estas estructuras tubulares, que tienen unos 100 metros de diámetro, forman cavernas que han permanecido inalteradas durante al menos 3.000 millones de años.

El faraónico proyecto de depósito de semillas en la Luna tiene previsto llevar a cabo 250 viajes al satélite lunar.

Dicen los padres del proyecto, que dentro de esos tubos, las cimientes de plantas y animales estarían protegidas de la radiación solar o del impacto de eventuales meteoritos. De igual manera,  estarían alejadas de amenazas “terrenales” como el agua o el aumento de las temperaturas.

Aseguran los expertos a cargo que la Tierra es escenario de eventos naturales y meteorológicos muy difíciles de predecir. Una característica que se ve acentuada por el cambio climático. Agregan que hace 75.000 años, la erupción del volcán Toba provocó un periodo de enfriamiento que se extendió a lo largo de 1.000 años.

Aunque la llamada Bóveda del Fin del Mundo está concebida y diseñada para cumplir la función de resguardo del material genético de toda la biodiversidad, esta no es todo lo segura que se pensaba.

En el año 2017, varios pasillos del edificio que alberga la bóveda se inundaron, producto del aumento de las temperaturas en esa región del mundo. Esto provocó que el permafrost que cubre el suelo se derritiera.

Los científicos vienen advirtiendo que el cambio climático en el Ártico ocurre de manera más acelerada. Cada año se registran subidas record en la temperatura de la zona.

Las cifras de un proyecto ambicioso y delirante

Lo que ya se ha dado por denominar como el Arca de la Luna requerirá, según los cálculos de los ingenieros, de:

  • 250 viajes a la Luna.
  • Para comparar: la construcción de la Estación Espacial Internacional solo requirió de 40 viajes.
  • En cada incursión a la luna se llevarán 50 muestras de cada especie a resguardar.
  • La temperatura de la Luna siempre es de -25ºC.
  • Para conservar las semillas se requiere una temperatura de -180ºC.
  • Las células madres requieren de -196ºC.
  • La instalación dispondrá de paneles solares para el suministro de electricidad.

Los dueños del proyecto también prevén un edificio de alojamiento para humanos, ascensores de acceso a la bóveda de almacenamiento y laboratorios. También se tiene pensado el uso de robots para navegar por el sistema.

Preservar la biodiversidad, el gran desafío de la humanidad

Los científicos que se encuentran a la cabeza del proyecto del Arca en la Luna aseguran que preservar la biodiversidad de la Tierra es un paso muy positivo. Sin embargo, consideran que la Tierra no es el lugar más seguro para tal fin. Con el cambio climático está previsto un aumento en los niveles del mar, y eso supone una perturbación difícil de sortear.

El Arca de semillas en la Luna y la biodiversidad
El Arca de la Luna sería una especie de “respaldo” en caso de que las bóvedas de semillas de la Tierra fallaran.

Sin lugar a dudas, conservar la biodiversidad es un gran desafío y hay que afrontarlo con todos los recursos técnicos y científicos que se tengan a mano. Pero no será la Luna la que logre poner a salvo la vida en la Tierra. No hay atajos. Con un proyecto como el del Arca lunar se estaría trasladando de sitio un sistema que ha destruido buena parte de los ecosistemas del planeta.

El Arca de semillas en la Luna no detendrá la deforestación de los bosques tropicales, ni la utilización de mano de obra infantil en las minas de coltán. Tampoco frenará la contaminación por plásticos de los océanos ni el incremento de enfermedades zoonóticas. Todas estas son tareas pendientes aquí en la Tierra, no en la Luna.

Etiquetas: