CARGANDO

Tipo de búsqueda

Derechos humanos Medio ambiente

Record oprobioso: 212 ambientalistas asesinados en 2019

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on reddit
Share on telegram

En varias partes del mundo, defender la naturaleza se paga con la vida. La cifra de ambientalistas asesinados en 2019 se ubica en 212. De ese número, 64 son defensores muertos en Colombia. Aunque hay que decir que no se trata solo de una guarismo. Detrás de ese número hay historias de seres humanos sacrificados por la causa de la vida en el planeta.

Ambientalistas asesinados en 2019

El reciente informe de la ONG Global Witness, organización dedicada a la denuncia de corrupción y relacionada con recursos naturales, reveló que en año 2019 marcó una cifra récord de asesinatos vinculados con la defensa de los recursos naturales en la mira de la actividad extractiva, la agroindustria y los combustibles fósiles.

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Resalta la información que Colombia resultó ser el sitio más peligroso en el planeta para dedicarse al activismo ecológico. En el nefasto ranking se ubicaron 21 países, de los cuales diez son latinoamericanos. Estos últimos suman 148 de las víctimas. En peligrosidad, Brasil y México le siguen los pasos a Colombia.

Sin embargo, el dato más escalofriante revelado por la organización es que esta tendencia parece ir empeorando. Año tras año, la violencia contra los defensores del medioambiente se incrementa. En el año 2018, se contabilizaron 164 asesinatos. El 2019 esa cifra subió a 212.

Una realidad que viene aparejada con el creciente deterioro medioambiental y el empeoramiento de los efectos del cambio climático.

Estos son los verdugos

Los que aparecen como principales impulsores de los homicidios de activistas medioambientales son la agroindustria, la industria petrolera y la minería.

Los derechos humanos y el medio ambiente son las primeras bajas cuando se alían la corrupción política y los intereses comerciales y económicos de las grandes corporaciones.

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Defensores del ambiente son asesinados
2019 marcó cifras récord de homicidios contra quienes alzan las banderas en defensa del medio ambiente.

Detener el cambio climático no será posible mientras en una región clave de la biodiversidad mundial se siga asesinando a quienes la defienden.

La digna lucha y la vida de quienes llevan a cabo el activismo medioambiental deben ser garantizadas por las empresas involucradas, los entes financieros y los gobiernos. Hasta ahora han fallado.

De los sectores económicos señalados, el que luce como el más letal es el de la minería. La vida de 50 activistas fue segada cuando se enfrentaron a los intereses de compañías mineras. La agroindustria por su parte está detrás de la muerte de 34 defensores, la mayoría, 85% en Asia. La deforestación fue el sector que más creció en asesinatos, 85% más que en 2018.

Los pueblos indígenas originarios son los que más muertos ponen por la causa del medioambiente. El informe de Global Witness afirma que 40% de las víctimas pertenecen a comunidades indígenas. Un dato estremecedor si se tiene en cuenta que los indígenas son solo el 5% de la población mundial.

La sapiencia y el legado ancestral de los pueblos originarios los convierten en los administradores idóneos de los recursos naturales y la biodiversidad.

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

El profundo drama colombiano

La violencia en Colombia es estructural. Varias décadas de conflicto armado han marcado toda la sociedad neogranadina. Los defensores del medioambiente hacen parte de las víctimas por la violencia endémica. A pesar de la firma de los históricos acuerdos entre el gobierno y la desaparecida guerrilla de las FARC, la paz en Colombia sigue siendo una quimera.

Colombia posee el deshonroso primer lugar mundial en asesinatos de líderes ambientalistas, según el informe de Global Witness. También posee la titularidad de una riqueza medioambiental única, blanco de las ambiciones de diversos grupos.

El crimen organizado y fuerzas paramilitares, los autores materiales de los asesinatos, ahora controlan las zonas que antes eran feudos de grupos guerrilleros ya desmovilizados.

Tres años han transcurrido de los acuerdos de paz y los líderes sociales, sindicalistas, campesinos, indígenas y ambientalistas en general, deben enfrentar amenazas, que muchas veces se concretan y la impunidad de un sistema legal que no los protege.

Berta Cáceres activista hondurena
La historia de Berta Cáceres

Para saber más, haz click sobre la imagen

Diversas organizaciones recogidas en el informe, como la Fuerza de Mujeres Wayuu y el Programa Somos Defensores, le recomiendan al gobierno colombiano hacer valer todas las disposiciones de los acuerdos de paz, que garanticen la plena incorporación de las comunidades rurales pobres a la actividad económica productiva y sostenible.

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Las mujeres, las más vulnerables

El trabajo de la mujer en las sociedades latinoamericanas abarca varios escenarios. Son sostén del hogar, de la comunidad y tienen bajo su cuidado a niños y ancianos. Como si ese trabajo no fuese ya suficiente, deben además ganarse la vida y defender los territorios que les dan sustento y hogar. La vulnerabilidad agravada de ser mujer, pobre y activista medioambiental.

Ecologistas muertos en 2019
Los campos y ríos del mundo han recibido la sangre de los que han asumido la defensa de la naturaleza.

Según Global Witness 2 de cada 10 víctimas eran mujeres. Cuando una mujer decide enfrentar a los poderes fácticos, o a los Estados, en defensa del medio ambiente, recibe amenazas relacionadas con su género, muchas veces se concretan en la violencia sexual como arma.

Si no son ellas directamente las que participan en el activismo, sino que son familia o allegadas de los defensores, también pueden ser objeto de retaliaciones.

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Los justos reclamos de los activistas medioambientales deben ser escuchados y replicados. Los gobiernos, las corporaciones y los medios de comunicación deben velar porque les sean respetados los derechos y la vida a quienes hacen de la defensa de la naturaleza su bandera.

La ignominia de 212 ambientalistas asesinados en 2019 debe quedar como un doloroso testimonio de las luchas por el medio ambiente, pero nunca más reeditado.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas: