CARGANDO

Tipo de búsqueda

Calentamiento global Cambio climático Medio ambiente

El eje de rotación de la Tierra está alterado por el cambio climático

La crisis climática que atraviesa el planeta, ocasionada por la actividad humana, tiene consecuencias en todos los aspectos. Algunas realmente insospechadas. El cambio climático está alterando el eje de rotación de la Tierra, uno de los tantos efectos del derretimiento de los polos causado por la elevación de las temperaturas globales.

El cambio climático está alterando el eje de rotación de la Tierra

Esa fue la conclusión de un estudio reciente y publicado por Geophysical Research Letters. En dicha publicación se advierte que la fusión de hielo que se está dando en el planeta, en los polos norte y sur, está modificando el movimiento de ambos polos. Porque, contrario a lo que pudiera pensarse, los polos norte y sur de la Tierra no son sitios estáticos.

Existe un eje alrededor del cual se mueve el planeta en un movimiento de rotación. Este eje, una especie de línea imaginaria, corta la superficie de la Tierra en dos puntos nombrados como polos. El eje siempre se está desplazando y los científicos aún no saben de manera exacta cuál es la causa. El desplazamiento es de este a oeste.

Este hallazgo surge en medio de las investigaciones sobre la deriva de los polos magnéticos de la Tierra. Existe un dato que pocas personas conocen. Los polos magnéticos de la Tierra no coinciden de manera exacta con los polos geográficos. Su ubicación oscila de forma constante y se ha venido acelerando desde la década de los 90 hasta ahora.

Un cambio constante y acelerado

Como ya hemos mencionado, aún los investigadores no han logrado determinar con exactitud por qué se desplaza el eje de rotación de la Tierra. Son varios los factores que pueden contribuir a la modificación del eje de rotación. Por ejemplo, se sabe que el hierro fundido presente en el núcleo y el manto de la Tierra interviene en la posición del eje.

Los polos magnéticos del planeta se desplazan
Los polos magnéticos de la Tierra no siempre coinciden con los polos geográficos.

Algunos científicos lo ejemplifican de la siguiente manera. El movimiento de rotación de la Tierra es como el movimiento de una peonza o trompo. Si el peso de la peonza se mueve, el movimiento empieza a oscilar y la peonza se va hacia un costado. De igual manera ocurre con el planeta. Si cambia la distribución del peso, la Tierra se inclina.   

El estudio que ha salido a la luz establece que muy probablemente, como consecuencia del cambio climático, la cantidad de agua presente en el planeta ha variado. Este cambio en la distribución hídrica ha originado que la deriva de los polos magnéticos se desplace.

Unos cuatro metros en dirección este se han venido moviendo los polos magnéticos del planeta. A este movimiento, que ha ocurrido a lo largo de la historia, se le llama deriva polar. Esta deriva cambió de manera radical en 1995. Desde esa fecha, hasta el año 2020, la velocidad se incrementó 17 veces, en comparación con el periodo entre 1981 y 1995.

La causa es el calentamiento global

Los investigadores insisten en aclarar que el desplazamiento del eje de rotación de la Tierra es un fenómeno normal. Los cambios en la distribución del peso del planeta hacen que el eje se traslade y por tanto, los polos también lo hagan.

El agua de los glaciares cambia el peso de la Tierra
El cambio climático está alterando el volumen de agua en los océanos, lo que influye en la deriva de los polos magnéticos.

Agregan que es un desplazamiento que obedece a causas como perturbaciones en la atmósfera, en los cuerpos de agua o en la parte sólida del planeta. Sin embargo, el gran descubrimiento del estudio es que el traslado del eje, que ha venido ocurriendo de manera acelerada en las dos últimas décadas, tiene como principal responsable al calentamiento global causado por la acción del ser humano.

Si bien es normal que el peso de la Tierra varíe de acuerdo a las trasformaciones geológicas, esta vez el agua es el principal factor que incide en la distribución del peso terrestre. Dicen los autores del estudio que al derretirse el hielo en los polos, el agua fue a dar a los océanos, produciéndose la alteración en el volumen.

La conclusión es lapidaria: el eje de la Tierra está cambiando aceleradamente desde la década de los 90 por el derretimiento del hielo glacial. Y por supuesto, es fusión del hielo en los polos está impulsado por el cambio climático de origen antropogénico.

En el mismo estudio se menciona la extracción de agua subterránea para consumo humano y para riego en agricultura. Aunque es un factor que juega en una medida menor, también contribuye. Es un agua que se encuentra bajo la Tierra. Pero, una vez se extrae, igual va a tributar al mar, aumentando su volumen.

Es una fuerza poderosa

Este estudio es muy revelador acerca de cuán poderoso puede llegar a ser el cambio climático, al punto de modificar el eje de rotación del planeta. Todavía se desconoce cómo nos puede afectar este desplazamiento en el eje de rotación de la Tierra. El planeta es un complicado sistema formado por muchos enlaces y conexiones difíciles de predecir.

Pero la subida abrupta y acelerada de las temperaturas en el planeta no es un fenómeno natural. La está produciendo el ser humano con su accionar y es ese el verdadero origen de que la deriva polar se haya acelerado en los últimos tiempos. Las consecuencias a largo plazo no se saben cómo afectarán la vida en el planeta.

El cambio climático está alterando el eje de rotación de la Tierra y eso debe ser tomado como una campanada, una alerta. De momento, los investigadores creen que de continuar el desplazamiento del polo norte magnético habrá que ajustar las redes que hacen funcionar el sistema de navegación GPS.

Etiquetas: