CARGANDO

Tipo de búsqueda

Calentamiento global Cambio climático Medio ambiente

Alertas por lluvias y sequías. Llegó La Niña 2020 y se queda hasta el primer trimestre de 2021

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on reddit
Share on telegram

El año que transcurre está siendo bastante movido entre pandemia y catástrofes ambientales. Como si eso no fuese suficiente, en el Pacifico ecuatorial se ha instalado el fenómeno de La Niña correspondiente a 2020. Los pronósticos aseguran que en todo el planeta sabremos de los efectos de este fenómeno al menos hasta el primer trimestre de 2021.

El fenómeno de La Niña 2020

La Niña es una manifestación climática de la que no se sabía nada desde el período 2010-2011. Los expertos de la Organización Meteorológica Mundial (OMM) aseguran que la intensidad de este episodio podrá ser descrita de moderada a intensa. No obstante, advierten que este fenómeno natural está siendo modificado por el cambio climático.

La Niña es la fase fría del patrón climatológico conocido como El Niño-Oscilación del Sur (ENOS), que describe tres fases: la cálida, denominada El Niño, la fría, correspondiente a La Niña y la fase neutra.

Durante La Niña, se enfrían las aguas del océano Pacífico, un descenso en la temperatura provocado por los vientos que llevan el agua cálida en dirección oeste, y las aguas más frías de las profundidades toman su lugar. Todo este proceso, cuando se da en condiciones normales, hace que las temperaturas bajen en distintas partes del mundo.

 

 

El 2020 sigue siendo el año más caliente

Aunque este proceso climatológico provoca que las temperaturas desciendan, parece que este año eso no será así. Petteri Taalas, el Secretario general de la OMM, afirmó que pese a la presencia de La Niña en el Pacífico, el 2020 pasará a los registros como uno de los años más cálidos de los últimos 130 años.

El calor que se encuentra atrapado en la atmósfera, como consecuencia de los gases de efecto invernadero, compensará el probable enfriamiento que pudiera propiciar La Niña. “Los años de La Niña ahora son más cálidos, incluso que los años del pasado con intensos eventos de El Niño”, puntualizó Taalas.

La OMM enfatiza que tanto La Niña como El Niño son eventos naturales y son los catalizadores del sistema climático. Pero, es necesario subrayar que todos los eventos naturales están afectados por el cambio climático provocado por la acción de los seres humanos. Esta condición hace que las manifestaciones climáticas sean extremas y se vea afectado también el ciclo hidrológico.

Tanto El Niño como La Niña, son eventos naturales, pero están afectados por el cambio climático.

Los pronósticos de La Niña

El portavoz de la mencionada organización también hizo referencia a que las precipitaciones mostrarán un patrón irregular en varias partes del mundo. Los países del Cuerno de África, el sureste asiático y Asia central observarán lluvias inferiores a lo normal. Por el contrario, en algunas islas del Pacífico y en la parte norte de Suramérica las precipitaciones serán mayores.

La llegada de La Niña este año ha coincidido con el tiempo de lluvias y siembra en buena parte del África oriental. Según los pronósticos, la sequía será la que marque la pauta.

Esta condición llega para agravar los efectos de la plaga de langosta que azota esa región del continente africano, hecho que sin duda pondrá en riesgo la seguridad alimentaria de la región.

La Niña podría provocar precipitaciones por encima de la media registrada en la región septentrional. Esta abundancia de lluvia provocará tormentas en los estados del norte de los Estados Unidos y Canadá, lo que seguramente propiciará la aparición de nieve.

Entre tanto, hacia los estados del sur de los Estados Unidos, las lluvias presentan una disminución. Esta previsión concuerda con los análisis de los resultados de los modelos de pronósticos más recientes.

La Niña propicia que los huracanes en el Atlántico aumenten en número e intensidad. Este evento hace que se reduzca la cortante del viento, que no es más que el cambio en los vientos entre la superficie y las capas superiores de la atmósfera.

La temporada de huracanes del año 2020, que se tiene previsto finalice el 30 de noviembre, ha sido una de las más activas desde que se llevan registros. En lo que va de actividad, ya han sucedido 17 tormentas con nombre, de las 19 a 25 que fuesen pronosticadas por la autoridad meteorológica estadounidense.

La región norte del subcontinente ya está sintiendo los estragos de un acusado aumento en las precipitaciones. En Colombia, las autoridades en materia de clima y protección civil han lanzado alertas a los gobiernos regionales. Es probable que se presenten fuertes vendavales, inundaciones y deslizamientos en varias zonas del país.

En el Cono Sur se espera que La Niña produzca una temporada de sequía.

Una alerta temprana

La prevención y la gestión de recursos son los objetivos principales de los anuncios hechos por los organismos internacionales. De esta manera, los gobiernos de los países afectados pueden planificar acciones tendientes a atender sectores que son vulnerables al clima, como la agricultura, la salud y la administración de desastres.

La Niña pone en riesgo la seguridad alimentaria
La Niña provocará sequías e inundaciones que tendrán serias incidencias en la seguridad alimentaria de algunas regiones.

Una de las políticas llevadas a cabo por la OMM de manera más insistente es atender, apoyar y asesorar a los organismos de carácter humanitario de cada país. El objetivo de estas iniciativas es lograr reducir las afectaciones en los sectores más vulnerables de la población.

Aunque algunos crean que La Niña o El Niño son fenómenos que solo afectan al Pacífico, el arribo del fenómeno de La Niña 2020 es un hecho que impactará en el clima a escala global y afectará a la población, sobre todo en un contexto de pandemia, donde la capacidad de respuesta ante eventos catastróficos está bastante mermada.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas: