CARGANDO

Tipo de búsqueda

Cambio climático Medio ambiente

Se multiplican las acciones políticas en contra del cambio climático

Hoy, como nunca antes, las acciones políticas contra el cambio climático son necesarias, urgentes e inapelables. El mundo está dando suficientes muestras de que la humanidad se encuentra en un momento de profundas y dolorosas transformaciones y la política, definitivamente, no puede quedar a un lado.

Acciones políticas en contra del cambio climático

Una grave emergencia sanitaria de proporciones globales, sumada a la galopante crisis climática, están acelerando procesos necesarios, pero muchas veces obviados por oscuros intereses. El desafío que enfrenta el mundo no es poco. Está en riesgo precisamente la permanencia de la especie humana sobre la Tierra.

La aparición de la terrible pandemia de Covid-19, que obligó al confinamiento de todo el planeta, a la paralización de la actividad económica y comprometió la capacidad de respuesta de los sistemas sanitarios, provocó una catástrofe sistémica que aún está en proceso.

Ante esa realidad, es necesario que la clase política, las empresas globales y la sociedad civil en su conjunto, articulen medidas que tiendan a una recuperación y a un reimpulso económico. Pero no cualquiera.

El desarrollo del mundo post pandemia debe ser el que mire con piedad a los ecosistemas. Que oriente sus acciones con respeto por la biodiversidad, por los recursos naturales y los derechos humanos de los pueblos más vulnerables frente a los estragosdel cambio climático y la pandemia.

Señales de cambio

Parafraseando al Che Guevara, cuando hablaba del carácter socialista de la revolución cubana, podemos decir que la lucha contra el cambio climático, será política o no será. Desde distintos países e instancias, los dirigentes y jefes políticos lanzan señales de la necesidad de hacer un cambio en la gobernanza que privilegie la cuestión medioambiental.

Soluciones políticas en contra del cambio climático
No será posible la lucha contra el cambio climático si no se hace desde la política.

Los dirigentes más poderosos del planeta hablan acerca de la necesidad de reactivar la economía, el desarrollo y el empleo, con una mirada y un compromiso verdadero con el medio ambiente. En distintas comparecencias han insistido en la necesidad de disminuir o ser neutrales en emisiones, o en la urgencia de reforzar la lucha contra la deforestación.

El triunfo del Partido Demócrata, con Joe Biden a la cabeza, en las elecciones de Estados Unidos, el anuncio de China de ser neutral en emisiones para 2030, la creación de un Ministerio para el Cambio Climático en una provincia argentina, la petición de ayuda de Jair Bolsonaro para luchar contra la deforestación, son signos de que algo puede estar cambiando.

Y puede que ese cambio sea favorable para el planeta. Desde la ONU, la máxima autoridad del ente en materia de cambio climático, Patricia Espinosa, se muestra esperanzada en que la lucha contra el cambio climático empiece a mostrar brotes verdes.

Vuelven los demócratas a la Casa Blanca y el planeta respira

La elección de Joe Biden ha supuesto un respiro para las políticas en favor del medio ambiente. Una de las promesas del candidato demócrata antes de ser electo, era que retomaría todas las políticas en favor del medio ambiente, dejadas de lado por Donald Trump, un apóstol del negacionismo del cambio climático.

Con Joe Biden presidiendo el gobierno de Estados Unidos, el regreso del país al Acuerdo de París, luce como una acción inminente. Esto significaría una acción muy importante y significativa, puesto que Estados Unidos es uno de los países que más contaminan.

A partir de esa acción, no cabe duda de que los demás países del mundo industrializado seguirán la misma senda. Si las dos grandes súper potencias económicas, Estados Unidos y China, las que más dióxido de carbono emiten, se comprometen en favor del clima, no hay manera de que los demás países se nieguen a adoptar medidas similares.

La presencia de Estados Unidos en el Acuerdo de París es un factor predisponente que obliga a los demás países a alinearse.

Un Ministerio del cambio climático

La provincia de Misiones, en el nororiente de Argentina, ha marcado un hito en América Latina. Ha creado un ministerio regional que se encargará de manera exclusiva de asuntos relacionados con el cambio climático.

Misiones es un territorio que alberga el 52% de la biodiversidad argentina. Administra además una importante porción de las cataratas del Iguazú, es el mayor exportador de yerba mate del mundo y uno de los pulmones vegetales de su país.

Pese a todas estas riquezas naturales, Misiones ha estado expuesta a los efectos del cambio climático, agravados por la deforestación de su vecino Brasil. Las autoridades regionales están de verdad comprometidas en salvaguardar su territorio de las prácticas que acaban con el ecosistema de la zona, como el cultivo de la soja.

Las autoridades provinciales hablan con orgullo del ejemplo que está dando Misiones al mundo. Sobre todo en tiempos donde los negacionistas cunden en todo el planeta.

Bolsonaro pide ayuda

El ultraderechista presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, no solo contradice las señales del cambio climático. También asegura que no dejará de explotar ningún territorio de la Amazonía que pueda ser explotado comercialmente. Pese a su arrogante actitud, se ha visto obligado a solicitar ayuda de otros países para combatir la deforestación.

Izquierda y derecha se unen en contra del cambio climático
La relevancia del cambio climático convoca a la izquierda y a la derecha por igual.

En su acostumbrada alocución en Facebook, el mandatario brasileño enumeró los esfuerzos que ha llevado a cabo su gobierno para combatir la tala ilegal de madera en el Amazonas. Sin embargo recordó que esos esfuerzos serían infructuosos si los países que compran madera no se involucran en el problema.

Se negó a acusar de manera directa a ningún país o empresa, pero agradeció que desde esos países se tomaran acciones claras en contra de las importaciones de madera proveniente de la deforestación. El negocio de la madera ilegal en Brasil es una lacra que proviene incluso de mundos tan oscuros como el narcotráfico.

La importancia de la política

Sin una voluntad política no será posible avanzar en materia de cambio climático. Sin el respaldo de los líderes en todos los niveles de poder, mundial, nacional, regional o local, las iniciativas que se propongan en materia de medio ambiente tienen poco o ningún futuro.

El gran reto que enfrenta la humanidad en relación al clima debe comprometer no solo a los políticos, sino también a las grandes corporaciones e industrias, a la sociedad civil y a la comunidad científica. Aunque suene a lugar común, no es poco los que está en juego.

Todas las acciones en favor del planeta, de sus recursos y de los seres humanos que más sufren los estragos del cambio climático, deben estar marcadas por lo político. Afortunadamente, cada día son más y más contundentes las acciones políticas contra el cambio climático. Incluso procedentes de personajes absolutamente divorciados de la ecología y el medio ambiente.

Etiquetas: