CARGANDO

Tipo de búsqueda

Arte ambiental Contaminación Ecología

10 documentales imprescindibles sobre el medio ambiente

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on reddit
Share on telegram

El poder que tienen el lenguaje cinematográfico y las plataformas de difusión como YouTube o Netflix, son una buena manera de inocular el mensaje en las audiencias a favor del medio ambiente. Los cambios empiezan a ocurrir cuando se cambia la mirada que se tiene sobre determinados temas.

10 documentales imprescindibles sobre medio ambiente

El cambio climático, el agotamiento de los recursos naturales, la pérdida de hábitats y biodiversidad, las condiciones de vida en el Sur global, son problemas que están ahí, más cerca de lo que pensamos y que exigen ser vistos con ojos y mente muy abiertos, pues de alguna manera todos somos corresponsables, por activa o por pasiva.

En las redes sociales es común observar cómo determinadas series se hacen virales, y permanecen en tendencia durante semanas. Se les dedican análisis, memes, encuestas y mediciones. Vale la pena también aproximarse al material audiovisual que se encuentra en la web sobre el medio ambiente y quizá se encuentren más de un motivo para debatir, analizar y reflexionar.

Ese acercamiento puede contribuir a cambiar nuestra percepción sobre los padecimientos del planeta y de otros seres humanos lejos de nuestra realidad, y cómo podemos, desde nuestro ámbito más personal, hacer sencillos cambios en favor del medioambiente.

La oferta es muy amplia y variada. Hoy te damos algunas señales para una primera aproximación, pero puedes seguir explorando. Hay verdaderas joyas.

Financiado por el método de crowdfunding, este documental en tono de humor negro, pone el ojo en el principal responsable del calentamiento global: el ser humano. Pete Postlethwaite, el mejor actor del mundo, según Spilberg, se mete en el papel de un anciano que vive en el año 2055 y debe padecer las consecuencias de un mundo donde el medio ambiente está devastado. La directora, Fanny Armstrong, advierte que lo que muestra el film sobre el futuro está basado en predicciones científicas y que las imágenes del presente tienen un carácter documental, es decir, son verídicas.

Dirigida por David Attenborough y galardonada con dos premios Emmy, esta serie documental tiene 8 capítulos y es una coproducción de Netflix, Silverback Films y WWF. Grabada durante 4 años en escenarios naturales de más de 50 países de todos los continentes, incluyendo 10 naciones de América Latina, la serie es un muestrario de la diversidad de hábitats del planeta y cómo las acciones de los seres humanos están modificándolos. Dicen sus productores que el principal motivo de la serie es despertar el entendimiento y la conciencia en el público sobre el gran desafío que enfrenta el planeta. Salma Hayek es la voz en off de la versión para el público hispano.

De la mano de Leonardo Di Caprio, en su papel de Mensajero de la Paz para el Clima, se puede recorrer la realidad del cambio climático desde diferentes países y realidades. Dirigido por Fisher Stevens y la producción de National Geographic, el documental muestra estremecedoras imágenes del derretimiento del hielo de Groenlandia o las inmensas nubes de gases contaminantes que manan de las fábricas en China o como las naciones insulares quedan expuestas a un futuro incierto producto de la devastación de los ecosistemas costeros. El film cuenta con entrevistas de gran valor político a dos expresidentes de Estados Unidos, Barak Obama y Bill Clinton, el ex secretario general de la ONU, Ban Ki-moon o al Papa Francisco. También le da espacio a las voces de científicos, ecologistas e investigadores de gran peso en la comunidad científica mundial.

La responsabilidad de la industria de la carne en el calentamiento global supera con creces a la del transporte o la de la minería, básicamente por el gas metano que expulsan las vacas, y es esta la principal denuncia de este documental. Este reportaje también pone el acento en el alto consumo de la industria ganadera del recurso hídrico del planeta y como lo contamina con sus residuos. La historia denuncia al poder político y económico que se oculta tras la industria.

“Un artículo que no se desgasta es una tragedia para los negocios”, aseguraba ya en 1928 una importante revista norteamericana. Y esa es la esencia de la obsolescencia programada, la denuncia contenida en este documental de Cosima Dannoritzer. Rodado en España, Francia, Alemania, Estados Unidos y Ghana, el filme hace un recorrido por la historia de esta práctica empresarial que busca que el planeta consuma de manera voraz e incesante y llene los vertederos de desechos contaminantes, casi siempre en países en desarrollo. En YouTube se puede conseguir completo.

Producido por National Geographic y narrado por Will Smith, este documental es un canto de amor a nuestro planeta. Con información científica pero ofrecida de manera amena, a lo largo de 10 capítulos se muestran las caras poco conocidas del planeta que habitamos y por qué es un caso especial en medio de la Vía Láctea. Un valor adicional de este documental es el testimonio muy íntimo de astronautas de élite que han tenido el privilegio de observar la Tierra desde otra perspectiva.

Un retrato hecho al detalle de la industria alimentaria y sus monopolios corporativos y sobre su responsabilidad en el deterioro del planeta y la salud humana. El reportaje, rubricado por Eric Schlosser y Michael Pollan, provoca en el espectador varios cuestionamientos acerca de cómo nos alimentamos y como ese modelo impacta sobre los recursos naturales y sobre la salud. Alimentos llenos de conservantes, colorantes y químicos forman parte de la dieta diaria de millones de seres humanos que son presa de una industria de operaciones muy opacas.

La búsqueda de la ballena azul que emprende el periodista Craig Leeson le permitió constatar la contaminación por los plásticos que son arrojados a los mares. Este hecho le dio pie para contactar a la buceadora Tanya Streeter y a un equipo de científicos para viajar, durante 4 años a 20 puntos del planeta. Fue así como logró documentar el grave deterioro de los océanos y las consecuencias que ese hecho tiene. El resultado de ese periplo mundial quedó plasmado en esta cinta de casi dos horas de duración.

Un documental, que se encuentra disponible en Netflix, que desnuda, nunca mejor dicho, el mundo del fast fashion o moda rápida, un sistema de producción que mantiene en condiciones de semi esclavitud a trabajadores en países en desarrollo. La película también señala de manera directa que la industria de la moda tiene una gran responsabilidad en la vulneración de los derechos de las mujeres. El 85% de las personas que trabajan en fábricas al servicio de grandes marcas de moda, son mujeres y a veces niñas.

Cosa inusual en el género documental, este se convirtió en el año de su estreno en todo un acontecimiento de taquilla, al llevar a las salas de cine a más de un millón de espectadores.  Melanie Laurent (Malditos Bastardos, El Concierto) se une al también actor y activista Cyril Dion y juntos emprenden un viaje a varios puntos del mundo, para conocer y documentar el trabajo que están llevando a cabo varios colectivos para resolver problemas económicos, sociales o ecológicos de manera creativa. El film busca inspirar a la audiencia para que se plantee la búsqueda de soluciones que redunden en un planeta más sano y una sociedad más justa.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas: